La Revolución no puede seguir teniendo pánicos, atajaperros ni sorpresas electorales

Tarde o temprano (llueva, truene o relampaguee) esté o no unida la oposición; así en los ni-ni se produzca una migración en contra o a favor de nosotros (sin que importe que Globovisión quede finalmente cerrado o abierto), independientemente que la revolución por fin se vuelva eficiente o enferme más aún, contra lo que reclama Chávez, de burocratismo indolente y así continúe o no la manipulación sobre la propiedad privada, en cualquier domingo, de finales de 2010 y 2012, habrá elecciones cruciales en Venezuela, y nuevamente volverá a mandar la voz contundente e inexorable de los votos.

Estos dos procesos electorales despejarán la penitente duda de sí lo que se hizo o dejó de hacer, en todo este valioso tiempo, fue suficiente y conveniente a los fines de producir la cantidad de votos necesarios para darle continuidad a la revolución y al socialismo bolivariano o sí, al contrario, las acciones que desarrollamos estimularon la generación de los sufragios en contra, que el enemigo necesitaba para barrernos total o parcialmente del poder.

No olvidemos nunca, que fue un domingo cualquiera de noviembre, del año 2008, cuando se verificó, con ejemplarizante pateticidad, que el voto castiga contundentemente; que el voto saca sorpresivamente, que el voto factura cuentas pendientes, que el voto embosca a los desprevenidos, que el voto es ocioso, que el voto aguarda a los distraídos, que el voto muta unas horas antes, que el voto enloquece a los desesperados, que el voto petrifica voluntades desatendidas y que, en definitiva, el voto derrota proyectos políticos, sí esos proyectos políticos se vuelven aéreos y olvidan el cultivo y mantenimiento, día a día, del "árbol de los votos", que es el pueblo, quién de paso siempre ejerce sus actos electorales con responsabilidad difusa e intangible. 

El problema del voto en las revoluciones pacíficas, que no lo padecen las revoluciones de origen armado, es que el examen comicial periódico, que deben presentar, no tiene reparación ni segundas oportunidades inmediatas, en caso de aplazamiento.

En este juego a la democracia, todos hemos asumido la sempiterna regla burguesa, o no burguesa, de que el perdedor sale, y el ganador entra.

Veamos, como dice Antonio Aponte: salió Diosdado entró Capriles; salió Barreto entró Ledezma; salió Rangel Avalos entró Ocaríz; salió Di Martino entró Rosales y su sustituto; salió Blanco la Cruz entró Pérez Vivas, salió Acosta Carles (ya no era nuestro) y entró Salas Feo.

¿Cuál es, entonces, la prodigiosa fórmula de gobierno coordinado y eficiente que debemos implementar para que la revolución no salga nunca del poder, por la fuerza de los votos?... ¿el deseo? …¡Los científicos aseguran que el deseo es un estado mental y que por lo tanto no contiene espermatozoides!

El primer proyecto de república en Venezuela se perdió, según el General Simón Bolívar, porque "los códigos que consultaban nuestros magistrados, no eran los que podían enseñarles la ciencia práctica del gobierno, sino los que han formado ciertos buenos visionarios que, imaginándose repúblicas aéreas, han procurado alcanzar la perfección política, presuponiendo la perfectibilidad del linaje humano. Por manera que tuvimos filósofos por jefes, filantropía por legislación, dialéctica por táctica y sofistas por soldados. Con semejante subversión de principios y de cosas, el orden social se resintió extremadamente conmovido, y desde luego corrió el estado a pasos agigantados a una disolución universal, que bien pronto se vio realizada"

.

Pregunto ahora, ¿Los ministros de esta revolución, junto a las 17 gobernaciones del chavismo , los más de 280 alcaldes bolivarianos y todos los diputados nacionales, regionales y concejales estarán en este momento con los pies bien "aterrizados" en el suelo, acordados transversalmente en ejecutar una sola y coherente versión de gobierno social, popular y eficiente que asegure, sin sobresaltos ni sorpresas electorales, los votos necesarios para el triunfo contundente de la propuesta socialista en las comprometidas elecciones del 2010, y peor aún en las del 2012?

Vuelvo a preguntar, ¿merece un hombre de la extraordinaria talla ética, política y moral de Chávez que un grupo de desubicados funcionarios, que recibieron su determinante ayuda electoral para que resultaran electos, lo expongan desde las regiones y localidades a riesgos comiciales de rechazo, producto de gestiones públicas achantadas, incoherentes, impopulares, corruptas, ineficientes, "mata votos" y repudiadas por la ciudadanía en general?

Miren amiguitos: el imperio se la tiene jurada a Chávez y cuenta entre sus aliados internos no sólo a la timorata oposición actual, sino también a los desleales funcionarios del gobierno que desprecian y maltratan al pueblo insensiblemente en las oficinas públicas, haciendo odiosa y cansona a la revolución y alejando de ella sus útiles y preciosos votos.

Las revoluciones llegan por el sufrimiento social, pero también parten y desaparecen por el mismo sufrimiento social. ¡Qué vaina!...¡Qué vaina!

Los gringos están trasladando fuerzas y pertrechos militares a Colombia, en su agenda contra Venezuela, no para ahora. Ellos tienen cifradas sus esperanzas en el desgaste y descrédito de la revolución y en el crecimiento y unificación de los sectores opositores que lleve a un resultado electoral bien cerrado, en el 2012, para generar una matriz de "empate técnico", que facilite y justifique un desconocimiento "legítimo" de los resultados y envuelva a este país en las llamaradas de la ingobernabilidad y la guerra civil.

La derecha imperial, entre largos aperitivos de guerra sucia y manipulación mediática aguarda, relamiéndose, este posible escenario. ¡Qué vaina!

En el año 2007 a la Revolución Bolivariana se le fueron tres millones de votos cuando perdimos el invicto, con ocasión de la reforma constitucional.

En Febrero del 2009 regresaron dos millones. El otro millón se fue a la oposición o se atrincheró con los ni-ni. De cualquier modo, ha sido una pérdida muy dolorosa que estoy seguro sólo le dolió y le sigue doliendo a Chávez.

El socialista que se olvide que esta revolución pacífica tiene que estarse poniendo transfusiones de votos cada cierto tiempo, para mantenerse viva, adolece de un grave error político y conceptual.

Ingenua o irresponsablemente no ha comprendido las reglas de juego del poder pacífico y democrático a las que nos hemos venido sometiendo voluntariamente, y con las cuales obtuvimos el gobierno el 6 de diciembre de 1998.

Ahora, sí nos vamos a acordar de la importancia del voto sólo tres meses antes de cada desafío electoral, entonces podemos estar caminando hacia el abismo con los ojos abiertos.

La derrota que sufrimos con la propuesta de reforma constitucional en el año 2007 nos comprueba que los números electorales son fundamentales todo el tiempo, y que en virtud de ello un descalabro comicial tiene una fuerza de tal magnitud que puede llegar a frustrar cualquier proyecto político por muy humanista y democrático que este sea, incluyendo al propio socialismo.

En esta Revolución hay gente ultra romántica que confunde, con total buena fe, la realidad con la ficción.

Piensan y quieren creer que la revolución venezolana no le debe nada a los votos, sino que esta se produjo mediante un desembarco de infantes revolucionarios que marchó hasta Caracas admirablemente, tomando a sangre y fuego el Palacio de Gobierno para después fusilar en la plaza mayor, previo juicio popular, al tirano derrocado que ostentaba el poder.

Lo peor es que estos mismos compatriotas creen que los votos tampoco cuentan para mantenernos en el poder.

Según ellos, basta conque un día nos arrechemos todos y saquemos los tanques a la calle para empezar a joder tanto a los cinco millones y pico de escuálidos, que andan por ahí esperando una elección para votar en contra, como a los otros cinco millones de ni-ni que, por falta de una adecuada y eficaz política de captación y estimulación, no nos han parado bola históricamente.

La ciencia matemática es exacta, y si nosotros no hacemos nada para que estos dos grandes volúmenes de votos, representados tanto en los escuálidos crónicos como en los llamados ni-ni, permanezcan separados y sin entenderse entonces una eventual reagrupación de ellos, bajo ciertas condiciones políticas como las actuales y las que vienen, puede meternos por el buche una monumental catajarra de votos que nos mande a llorar al valle con socialismo y todo, en los próximos desafíos electorales.

Vean que esas dos fuerzas suman más de 10 millones de votos. ¿y nosotros cuántos tenemos realmente y hacia dónde podemos crecer? Esta es una ecuación muy verraca que tenemos que resolver urgentemente.

El Comandante Mayor de la sabiduría política de este planeta, Fidel Castro Ruz, le dijo al presidente Chávez, en el referendo del año 2004, que era imposible que la gran mayoría de los casi cuatro millones que votaron, para que él se fuera, pertenecieran a la oligarquía.

El Comandante Castro lo que le quiso trasmitir al Presidente fue su percepción de que ciertamente, por las causas que fueren, una parte del pueblo venezolano no estaba digiriendo el extraordinario contenido social de la propuesta redencional de Hugo Chávez para Venezuela y que, desde luego, algo tenía que hacerse para que este sector, por lo menos, detuviera su crecimiento o lo empezara a captar la Revolución.

El socialismo no puede implementarse en oposición. Esto significa que es necesario tener el poder para plantear su formulación a la sociedad.

Ahora lo que debemos vigilar es que el mismo socialismo no nos conduzca, por mil millones de causas, a una derrota electoral, puesto que los sucesores lo sustituirían por otra fórmula. ¿Y entonces camaradas?

El proyecto socialista no puede seguir inspirado y dirigido en la espejista idea de que Venezuela es sólo del tamaño del chavismo electoral, y que por lo tanto eso es suficiente para mantener eternamente amarrados los votos de la victoria.

Esta premisa, además de ser una imperdonable ilusión política, alienta y conduce a errores y decisiones de gobierno que puede producirle favorables migraciones de voto a los "complacidos" opositores, muy probablemente provenientes del "asustado" y manipulado sector ni-ni.

Nosotros no podemos seguir mal acostumbrándonos a esos pánicos y "atajaperros busca votos" en cada desafío comicial, porque colocamos penosamente a esta revolución en unos escalofriantes ejercicios de equilibrismo en cuerda floja, confiando solo a Dios y a María Santísima un resultado favorable que nos libre de la maldición de las sorpresas electorales.

Con los votos no se puede andar jugando. Ellos no están seguros ni son eternos para nadie, por lo tanto todo proyecto político por muy avanzado, altruista y humano que sea, si depende de una coyuntura electoral, correrá con severos riesgos e incertidumbres de detenerse o avanzar, en función de un resultado electoral no previsible.

Si hay alguna fanática duda al respecto, recordemos la ya comentada desgarradura ocurrida en el año 2007 con la Reforma Constitucional y los importantes espacios perdidos en el 2008.

Todo esto derivado a que la tsunámica fuerza de los votos no actuó totalmente a nuestro favor.

Observemos también lo que le acaba de pasarle al camarada Néstor Kirchner, cuyas consecuencias ya están amenazando con torcer el rumbo originario del proyecto social argentino.

El reciente suceso panameño, donde la derecha se alzó con el poder sirve igualmente para ilustrar, un poco más distante, los brutales desengaños que producen los votos cuando las vainas políticas marchan orientadas por la filosofía de Eudomar Santos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 10845 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Enmienda Constitucional: Reelección indefinida o postulación continua

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Enmienda Constitucional: Reelección indefinida o postulación continua


Otros artículos sobre el tema Balance de las Elecciones Regionales 2008

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Balance de las Elecciones Regionales 2008


Otros artículos sobre el tema Elecciones Regionales en Venezuela

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Elecciones Regionales en Venezuela


Otros artículos sobre el tema Balance de la Reforma Constitucional

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Balance de la Reforma Constitucional


Otros artículos sobre el tema Reforma Constitucional

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Reforma Constitucional


Otros artículos sobre el tema Elección Presidencial 2006-VENEZUELA

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Elección Presidencial 2006-VENEZUELA



Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US N ab = '0' /tiburon/a83374.htmlCd0NV CAC = Y co = US