El Negro está de luto

Nada tiene de sátira política el contenido de esta reflexión. La Negra murió y el Negro está de luto. Ya la Negra no existe, pero dejó un corazón latiendo de frustración, que es el Negro. Murió porque se desgastó en su propio cansancio de correr apresurada por llegar a la meta queriendo saltar obstáculos cuyo tamaño no se lo permitía sin una escalera grande y otra chiquita; fracasó y se infartó en un ofrecimiento que socava no sólo la posibilidad de una acción creadora de producción material de bienes, sino también en que no encontró sustento en la conciencia de la mayoría de los votantes para ser creíble. El Negro tiene un dolor. Precisamente ese dolor es lo que debemos entender para con gestos de solidaridad contribuir a que lo supere conquistando la libertad que le falta sin  que el Rojo concilie los principios revolucionarios con los verdugos de la humanidad.

El Negro –entendámoslo bien- es esa parte de pueblo que votó –apasionada para gozarse a la Negra- por el candidato Manuel Rosales. La Negra era demasiado ambiciosa y demasiado infiel a su Negro. Generó contradicción en el propio seno de quienes la amaban y querían llevarla a dirigir el destino de este país como si fuera un panal de abejas. Cada vez que alguien decía “Esta Negra es mía”, se expresaba una pugna ambiciosa y desmedida de propiedad privada y no de propiedad social, olvidándose que es ésta la fuente del horizonte redentor del mundo actual. Suerte que nunca el Negro fue plenamente convencido ni del triunfo de la Negra ni de que una sociedad se redime cobrando su gente sin trabajar, institucionalizando la holgazanería y el parasitismo social en medio de los tentáculos del capitalismo salvaje que, precisamente, se nutre y se enriquece la minoría sobre el sufrimiento y el esfuerzo de la mayoría.

El Negro tiene su dolor, se le murió su Negra. Y ninguno de quienes nos hemos solidarizado con el Rojo tiene algún derecho o deber de burlarse de ese dolor, porque una cosa es el Gris –que desde arriba maquina y miente- y otro es el Negro, que por seguir el amor de su Negra, fue víctima del engaño y votó atraído por el perfume provocativo de la Negra que incitaba a gozarla de placer de cobrar sin trabajo productivo, pero… pero si llegaba primero al poder.

El Rojo sabe que combinado con Negro es bandera de revolución. El socialismo no es cosa de minoría sino de mayoría. Es la creación de un nuevo régimen, en teoría y en práctica, que sustituya para siempre el capitalismo y todas sus perversiones. Esa parte de pueblo que actualmente no comparte la idea del proceso o del socialismo tiene que se ganada por políticas generadoras de bienestar social. Eso también vale para esa parte que sigue siendo indiferente y se abstiene de participar electoralmente en la elección de su destino. El Negro no debe ser excluido, porque entonces lo que se le hace es alargar su dolor. La misma justicia que se propone la mayoría de los que votaron por el Rojo viene siendo la misma que clama el Negro que perdió a su Negra, porque ésta era muy falsa y muy de barro y ya  no existe un Dios que se la convierta en carne y hueso. Hay que confiar en el hombre y no en la superstición.

Viene, téngase por seguro, el período más difícil para el proceso bolivariano. Cualquier resbalón de éste, levantaría todo el cuerpo caído de sus enemigos. Si nos concentramos en vivir del optimismo ciego, el adversario consciente se va a deslizar sigilosamente como hace la víbora para capturar y aniquilar a su víctima distraída en el disfrute de sus propios encantos reflejados en el espejo en que se mire. Si le ganamos la base a la dirigencia política de derecha, que es el Negro hoy adolorido por la muerte de la Negra, los enemigos al sentirse solos tendrían que pensar demasiado para actuar y, lo demuestra la historia, los generales sin tropas no ganan guerra.

Es menester que los seguidores del proceso, los dirigentes del proceso, los cuadros del proceso, sepan tender su mano solidaria al Negro, que padece el dolor de la muerte de su Negra pero que es también pueblo propiamente dicho, para que entienda que en el proceso tiene cabida, tiene espacio, tiene oportunidad, tiene futuro, porque al igual que el Rojo se beneficiará de las políticas económicas que se implementen para servir a los intereses de la mayoría y no de la minoría.

Nada es eterno en el mundo, como lo dice la canción. Si el Rojo, que es esa buena parte de pueblo que está con el proceso bolivariano, execra, desprecia, acosa, y vive atacando al Negro, nada se gana y es mucho el riesgo de lo que se pueda perder. Nunca olvidemos que los imperios, que explotan y oprimen a la humanidad, se sostienen esencialmente por el nivel de pugnacidad y de contradicción que crean ficticiamente en el seno del mismo pueblo, y que desgraciada y equivocadamente lo divide en sectores opuestos, y a éstos los pone a pelearse y matarse entre sí disputándose –unos- intereses que no son de ellos sino de sus explotadores y –otros- defendiendo la causa que los libere de toda expresión de esclavitud social.

No es rendición ni una conciliación que vulnere los principios de un proceso revolucionario lo que acá se está exponiendo. Es, en mi rústica manera de interpretar la política y sobre todo la lucha por el socialismo, una idea digna de ser considerada y necesaria de llevar a cabo. Si por la mente nos pasa la necesidad de un nuevo triunfo en 2013, ganémonos al Negro y a la mayoría de los incoloros con justicia social y hagamos que su dolor se extinga en el afecto y simpatía hacia el proceso bolivariano. Sólo así aseguraremos la masa indispensable para el socialismo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4248 veces.



Freddy Yépez


Visite el perfil de Freddy Yépez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a27922.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO