Pildoritas 96 (año VII)

Una verdad

Un Gran abrazo a los valientes que hace 12 años iniciaron un camino en el que, sin ser fácil, han sembrado y cosechado frutos, que han tenido su cuota en los avances de esta Revolución; Aporrea nació para ir de la mano con ella. Felicitaciones y mil gracias por permitirme el honor desde hace ya, casi siete (07) año,s ser uno de sus colaboradores.

Mientras la ultraderecha nacional e internacional, sigue en el empeño como el sapo estrellándose de manera obsecuente, por la vía que lamentablemente en otros países del mundo les ha dado resultados para hacerse, más que del poder, de los recursos, mientras los medios de la derecha muestran al mundo una realidad que no es más que un intento por vender un país como si estuviese en guerra civil o en violencia generalizada, y un prototipo de traidora a la patria como es la Maricori, contando con los tarifados de diversos sectores en el exterior, sigue como el pájaro carpintero dándole pico al árbol hasta abrirle el hueco, el desempeño del gobierno sigue su ritmo con el llamado gobierno de calle, ministros y demás altos funcionarios, por primera vez con la gente, donde están lo padecimientos del pueblo, para darles solución en el menor plazo, entregando viviendas cada semana, créditos industriales y agropecuarios, dotando de canaimitas y tablets al estudiantado, luchando contra el contrabando, el acaparamiento el desabastecimiento, la inseguridad, ésta por cierto, incrementada por lo actos terroristas patrocinados y financiados desde fuera, la educación funcionando en más del 95 por ciento de la instituciones en todos los niveles, el comercio igualmente, los centros de salud es decir el aparato económico y en general funcionado y la oposición ejerciendo todos sus derechos a manifestar todos los días, siempre y cuando, según los establecen las leyes, no sólo aquí sino en todos los países del mundo, lo hagan pacíficamente.

Sólo en un pequeño sector casi que insignificante pero muy violento, siguen las escaramuzas aunque ya en sus estertores finales pero como dijo alguien más peligrosos; a sabiendas de que este no es el fin pues ya tenemos como ejemplo la experiencia de otros países, en los que la siguiente etapa, que aquí, con lo que le hicieron a Eliecer Otaiza, pareciera ha comenzado prematuramente, son los asesinatos selectivos, y mientras ello sucede y todo el pueblo es testigo, fuera de aquí, por lo que publican los medios, sobre todo a través del ciberespacio, la violencia es unilateral por parte de un gobierno que lo que está haciendo es pujar por resolverle los problemas a la gente, sobre todos a los más necesitados, lo cual sería más fácil de lograr, si no existiese un sabotaje de grandes dimensiones de factores endógenos y exógenos con muchos recursos e irreconciliables con la paz.


saulmolina2006@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1701 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas