Balance sobre las municipales, la coyuntura y el porvenir. Guerra avisada…

Comenzaré citándome a mí mismo, se trata de algo que escribí al analizar la elección de la Constituyente y que mucho llamó la atención a Isaías Rodríguez, "Si algo malo aparejan estos resultados son los graves problemas que ocultan".

Por nuestra parte, lo primero y como demasiado evidente por decir de estas elecciones es: dieron un resultado lógico y esperado por cualquier sensato. Para nosotros -uso la tercera persona en plural y no el yo, para evitar que me digan, como cuando era carajito, "el burro por delante"; aunque pudiera decir, "cuando digo yo, digo somos", pero me parece muy acomodaticio- el sistema electoral es eficiente y está diseñado para reproducir exactamente lo que el votante expresa, al margen de las razones que tenga para ello. Hablar de fraude a partir del manejo del CNE es blasfemia y excusa hasta malintencionada. Eso está destinado a crear una matriz de opinión favorable a la aventura, el golpe y hasta la invasión, que como dice Roy Chaderton Matos, pudiera venirnos por Colombia. Y como mínimo justificar el fracaso ante quien les quiera prestar atención a los fracasados.

Lo siguiente es destacar como en esta oportunidad la oposición, que de paso está por demás fragmentada, hasta ahora no ha acudido al simplismo de decir que el ente electoral les hizo chanchullo. El argumento que pudiera utilizar, que lo ha utilizado, es el ventajismo del gobierno con el uso de todos los recursos que dispone, pero como se dice, lo que es igual para el pavo lo es para la pava, la oposición también hace lo mismo a partir del uso abusivo de los medios privados que son mayoría, recursos materiales de todo tipo de allí provenientes y hasta el ejercicio de periodistas y publicistas en todos sus programas, hasta los deportivos, donde siempre hayan la forma de inmiscuirse en los asuntos de la política. Y he dejado para el final el descarado intervencionismo gringo en nuestros asuntos que proporciona dólares en cantidades como exageradamente "bondadosas" al bando opositor para que nos destruya, mientras aplica medidas de todo tipo para dañar nuestra economía, empezando por la mesa del venezolano. Sin olvidar como dólar to day y buena parte del empresariado pone el hombro.

El fracaso de la política oposicionista es tal que, como dijo Luis Vicente León, lo que es cierto, el sector quedó deslegitimado para hacer reclamo alguno, incluso usar el arma de la abstención a favor suyo y hasta, por lo menos a corto plazo, llamar a quienes le habían venido siguiendo para implementar acción racional alguna. El lector debe darle al adjetivo racional el valor exacto que intentamos asignarle. Porque lo irracional puede pagarse y no necesita grandes contingentes. Pero también hay que destacar, como la oposición, por su gestión anti política y hasta infantilmente extremista, cedió espacios a quien pareciera no querer desplazar, dicho así para no poner de bulto la verdad. Y esta es que, el nivel de contradicciones allá dentro se traduce en garrafales errores que convierte en derrota lo que pudieran ser victorias fáciles. Quienes más peso tienen en la formulación de la política opositora son una especie de rey Midas al revés.

Si bien es cierto, otro asunto para agregar al balance, que el chavismo antes, en los eventos electorales, en alguna región del país no ha logrado consenso absoluto y eso es y ha sido natural, pero esta vez hubo la particularidad que ese fenómeno se produjo en Caracas y con una figura importante como Eduardo Samán, circunstancia esta que debe ser tomada en cuenta, no para apretar tuercas, desatar una cacería de brujas sino para revisar procederes y buscar acuerdos que eviten el problema se agrave y expanda.

Es una verdad parcial lo que dijo Eleazar Díaz Rangel que ante la candidatura presidencial de Maduro, el gobierno estadounidense se afincará en mayores medidas contra nosotros. Pero también cierto y hasta más, que con estos resultados, donde el gobierno ha dado una formidable muestra de su capacidad de movilización y recursos para entusiasmar electores, ya tiene Trump un motivo para eso mismo, al margen de quién resulte al final el candidato presidencial.

En estas circunstancias, el movimiento revolucionario y nacionalista, que no se agota en quienes forman el gobierno, tiene planteado un objetivo común y fundamental, enfrentar al imperialismo y sus intenciones de someternos para sus conocidos fines, por lo que es pertinente revisar a fondo las relaciones, replantearse el asunto de la unidad y la manera de concebirla y construirla que no es sólo hablar de ella y sus ventajas. Tampoco se construye exigiendo o imponiendo condiciones, como una especie de rendimiento incondicional, fundamentándose en números o votos, a quienes pueden ser perfectamente aliados con sólo ajustar algunos asuntos importantes, que aún siéndolo, no alejan de aquella contradicción fundamental.

Ha llegado el momento, dadas las condiciones políticas, que se caracterizan por una oposición en lo inmediato atomizada y débil, lo que pudiera favorecer la idea que el gobierno norteamericano opte por participar más directa y activamente en nuestros asuntos porque la estrategia hasta ahora aplicada, diseñada por sus agentes y puesta en práctica por la gente de la MUD, le ha resultado demasiado costosa en todo los sentidos y un rotundo fracaso, aparte de lo relativo al tema de la unidad, para los venezolanos patriotas, antiimperialistas y hasta partidarios del socialismo, de abordar con la debida seriedad el asunto económico.

Parece elemental que se trata de impulsar a los mayores niveles la producción y hacer del venezolano un productor por excelencia. No haberlo sido, por causa del rentismo, la agresión de la derecha y el capital internacional, nos hallaron desguarnecidos. Pero la creación de un aparato productivo eficiente, en el sentido más amplio de la palabra, tiene un carácter estratégico y por ello no a tan a corto plazo. Por ello, tenemos que admitir, que por ahora, seguimos dependiendo del rentismo que, como siempre se ha pensado, no hay otra fórmula más expedita, es a partir de él como podemos lograr nuestras metas independentistas. Es decir, sigue vigente aquella consigna, haya provenido de sectores del capital y la oligarquía o no como he leído que escriben algunos para justificar sus posiciones, sin que haya necesidad de eso, de "sembremos el petróleo". Sólo que habría que darle un sentido poético y la entendamos como ir más de allá de la agricultura.

Un problema fundamental que padecemos es la disminución del ingreso de divisas, no tanto y menos tan sólo, como se ha venido diciendo, por la caída de los precios del petróleo, que ahora se hallan en un nivel aceptable y conveniente, tanto como para no reactivar la extracción por fracking, sino por la caída de nuestra producción cercana a un millón y medio de barriles diarios. A la vuelta de Alí Rodríguez Araque al alto mando de PDVSA, aunque sea con el rango de presidente honorario, anunció que la meta inmediata era elevar la producción en un millón de barriles. Allí hay una tarea a cumplir que no puede correr el mismo destino del "Sacudón", "Revolcón", "Precios Acordados" y de aquellos motores que parecen no arrancar, porque sería la forma inmediata, coyuntural, para producir ingentes ingresos en divisas para apalancar lo que se tiene definido como nuevo modelo. Parece obvio que lo económico, en este sentido lo cotidiano, como la alimentación, es el problema fundamental de los venezolanos y del gobierno mismo para mantener a raya a quienes se le oponen con un proyecto antinacional.

El cuadro, para finalizar, muestra una oposición en desorden, fragmentada y dividida por heridas no fáciles de sanar. Incapaz de definir una política económica por la disparidad de los factores que la integran, las disímiles posiciones que allá dentro y fuera, en el amplio espacio de la sociedad venezolana, se expresan, que van desde sectores democráticos, pusilánimes, hasta extremistas de ultra derecha que rayan con el fascismo. Tan complicado es el cuadro que los agentes de la política norteamericana, pese los grandes recursos invertidos y la gestión de esos que Fernando Travieso llamaría "tanques pensantes", que suponemos intentan diseñar una práctica política para deshacerse del gobierno por cualquier vía, hasta ahora sólo han sumado fracasos y cada día menos respaldo popular.

Ojalá las cifras, tales como ellas son, sin tomarlas y menos interpretarlas según nos convenga y los acontecimientos todos, sirvan para revisar el marco de la sociedad venezolano de este momento, en todos sus detalles, otear el camino, medir exactamente las barreras que habrá de colocar el enemigo histórico de los venezolanos y definir una meta, ritmo y un acompañamiento que más que a lo emocional y hasta afectivo atiendan a las demandas de la historia y el movimiento.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1209 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Elecciones Municipales, de Alcaldes, Noviembre 2017

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Elecciones Municipales, de Alcaldes, Noviembre 2017



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a256469.htmlCd0NV CAC = Y co = US