Saber es poder conocer lo que se sabe

"Para ver un mundo en un grano de arena, y un cielo en una flor silvestre, sujeta el infinito en la palma de tu mano, y la eternidad en una hora." William Blake

Ha llegado el momento en el cual hay que dar un salto cuántico en la realidad actual, lo real es que todo lo que hay nos pertenece a los seres humanos por igual, teorías sobran para explicarlo en los campos desde los temas y las prácticas cotidianas, pues el conocimiento nos ha sido dado por lo que llamamos Dios, en el que hay quien cree como algo, alguien, alguna cosa, no posible de explicar con palabras, sino solo manifiesto dentro de cada quien y cada cual; hay fe, hay milagro, si crees es posible, si no crees hay probabilidad, azar, incertidumbre, ficción, metafísica, trascendencia, que rompe con los paradigmas que la ciencia, la creencia y la conciencia nos explican de manera que se haga inteligible, entendible, probable, posible, aprehensible por quien se atreva a buscar la verdad, que es como buscar a Dios.

En cuanto a la política, como manifestación de poder y control sobre las masas, pues desplazando a las otras manifestaciones precedentes, de las ideas, del pensamiento y de cómo se ha hecho y elaborado todo este sistema actual, que nos es sino lo que se viene manifestando a partir del siglo XVIII, cuando se revoluciona por segunda vez lo que el mundo clásico ya conoce hasta entonces y se destapa, impulsado por los burgueses, ya desde el siglo XI vienen armando todo lo que será en adelante el Nuevo Orden Mundial, que está colapsando ya desde finales del siglos XIX, y en el XXI entramos al nuevo escenario y la implantación del Nuevo Orden Global, términos que utilizamos para explicar, en realidad todo forma parte de lo que hacemos con lo que somos, y somos lo que otros han hecho antes y ponemos en práctica, sobre todo en Occidente, donde nos guiamos por signos, significantes, imaginarios.

Dicho esto, y sin ahondar más en el asunto, pues cada quien debe hacer lo propio, si de verdad se llama a sí mismo revolucionario, es decir, revelador de lo que subyace y reconfigura desde la transformación total, principalmente desde la conciencia, a la que apelan todos y todas quienes han propuesto salvar al mundo, haciendo un cambio verdadero, no en discursos, no en letanías, no en dar falsas esperanzas de que habrá, de que será posible en el futuro, en el más allá, una vida mejor para los pobres, los humildes, los desheredados de la tierra, mientras los que mandan y a quienes quieren que se les obedezca ciegamente, gozan, disfrutan, reciben, se reparten, obtienen, cuanto necesitan, requieren, les interesa, aquí y ahora, en cada instante de la existencia actual, no recurriendo al pasado para explicar el presente de lo que será el futuro, sólo existe y es real el presente continuo en cada alma, espíritu, cuerpo, mente, persona de carne y hueso que requiere alimentarse cada día para reponer sus energías que ocupa en el trabajo, físico, intelectual o ambos a la vez.

Ya basta de dicotomías, ya está bueno de eufemismos, es decir, de ponerle azúcar a lo neutro para darle dulzor, o sal para cambiarle el ph a lo que consumimos. Somos seres humanos, seres no humanos, personas, mercancías, insumos de los pocos que tienen el control y manipulan desde los gobiernos, no personalizado, sino el del planeta entero, porque el poder es el dinero, el capital, y todo debe convertirlo en mercancía, para que sea redituable para la acumulación originaria y todo lo que conlleva tal conocimiento de causa. De lo que se trata es de transformar, y verle el queso a la tostada, y no desde el sistema piramidal, donde Dios padre a la cabeza del dios papa, dios monarca, emperadores, sobre los dioses minusválidos que descienden desde la cúspide a la base y más abajo inclusive; porque hay quien satisface sus necesidades diarias y tiene reservas probadas para hacerlo mientras viva y en forma abundante, mientras otros y otras ven morir a sus hijos e hijas por millones diarios, porque no tienen ni un grano de nada y menos agua, ni lo que cualquier ser vivo requiere para poder seguir su evolución.

No quiero detenerme en lo que muchos saben y otros también, solo recordar que estamos condenados por quienes no saben qué camino tomar para lo que ya está anunciado, lo dicen con toda claridad los libros, textos, biblias, libros sagrados o como los quieran llamar, sobre cómo la humanidad, por sus diferencias elaboradas, someten a los débiles, porque no puede pensar quien no ha comido durante mucho tiempo. La realidad es que el 1% de los 7.750.000.000 de quienes habitamos este planeta, serán los que permanecerán, pues ya no hay pan para tanta gente, ya no hay posibilidades ciertas, las hemos acabado en los últimos 400 años transcurridos desde que se instauró el capitalismo, y que se vendió siglos atrás como la panacea del progreso de los pueblos del mundo para salir del atraso y como solución real. Pues ha sido todo lo contrario para las mayorías.

Es por ello que debería antes del 2050, los tiempos y el ritmo de depredación y destrucción de la tierra continúa y de manera acelerada, por lo que hay una cuenta regresiva, que sólo podemos disminuir si nos incorporamos todos y todas en el mundo entero, frente a los 775.000.000, a los que quieren reducir la población mundial, para que hecho lo propio, es decir, eliminado el problema, ellos dicen que somos los pobres, los que no trabajamos, un argumento falaz, pero que repetido algunos se lo han creído; y ya que cuentan con tecnología de punta, que me atrevo a decir, es la solución de todos nuestros problemas totales para la existencia, lo que no quiere decir que solucionará de una vez lo que es cada cual, que ya es otro asunto personalísimo, más bien de conciencia, es decir, de estar despierto, ser crítico, saber cuál es el rol que corresponde asumir y hacer con lo que tenemos el bien común. Bueno, espero que reflexionemos, que nos pongamos la palma de la mano sobre el corazón, y desde ahí, desde los latidos, conduzcamos a nuestra mente sobre cuál es la verdadera razón que nos impulsa, qué queremos para la humanidad.

Ya no hay tiempo, no solo de política vive el hombre y la mujer, si de verdad vivimos en una Estado de derecho y de justicia, en una democracia participativa y protagónica, en un proceso revolucionario, que busca es el cambio, es decir el avance continuo y permanente para el bienestar de cada vez más y más personas, creo que estaremos en el camino correcto, el que han elegido quienes sirvieron en vida como guías espirituales, y materiales, y los que estando vivos, que no son los que se muestran todos los días en las pantallas de televisión o por la caterva de aparatos de alienación creados por el poder para mantenernos sumisos, sometidos al imperio de la sin razón, porque no hay lógica real, sino una matrix, un saco, donde todos estamos mezclados y revueltos, en condiciones diferenciadas por clases sociales, estratificados y segregados por el poder, llámese Estado burgués, oligárquico, aristocrático; Iglesia al servicio de tal Estado, desde la cristiandad; y por supuesto la propiedad, donde el 20% del total de la humanidad tiene el 99% de los recursos y el 80% restante debe repartirse el 1% de lo que no hay.

Para concluir, la mayoría me conoce, y desde que he pateado las calles de Venezuela en mis apenas cortos 65 años en este mundo, he procurado contribuir con mi granito de arena en una playa inmensa que es el entero planeta tierra del cual todos somos sus huéspedes, y medramos de la naturaleza junto al resto de lo que tiene vida propia. Pero esto que es verdad casi absoluta, es lo que está en peligro de no tener continuidad, y no porque siendo algo que como vivo perecerá, por cualquier posible circunstancia, sino que nosotros mismos, nos hemos encargado de acelerar su destrucción, por motivos que, me reservo mis criterios al respecto, son de conocimiento en general, y no soy quien lo dice, me baso en fuentes directas, en testimonios de expertos en cada uno de los campos de conocimientos explícitos y coherentes; científicos tanto sociales, como naturales, para decirlo con palabras sencillas. Para nada toco lo mítico, mágico, religioso, filosófico, pero sí lo comprobable y lo puedo corroborar con este simple ejercicio narrativo sobre esta pantalla virtual que es la última tecnología en el confín de este universo maravilloso en el que nos encontramos y hacemos lo que hacemos, cada cual con sus capacidades y a cada quien satisfecho con sus necesidades intrínsecas.

Los quiero a todos y a todos y les deseo que la luz del entendimiento los colme de bendiciones y enhorabuena por existir y brindarme la oportunidad de compartir esto.

Por eso insisto: SABER ES PODER.

"Hay una inteligencia profunda, una fuerza intrínseca que nos habita más allá del ámbito de nuestro intelecto o condicionamiento social¸ un poder mayor que nos conecta con la fuente, y para lo que hemos venido a hacer aquí, por qué y para qué estamos en el mundo actual y nuestro papel en última instancia, al hacer este viaje al conocimiento, siendo en sí mismo es mucho mayor. En realidad representa quien eres no solo temporalmente como quien vive en el mundo como persona, sino en la trascendencia, en l conciencia."



Esta nota ha sido leída aproximadamente 699 veces.



Franco Orlando


Visite el perfil de Franco Orlando para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Franco Orlando

Franco Orlando

Más artículos de este autor


Notas relacionadas