Elección, selección, consenso y derrota

El 23 de noviembre es la cita, ese día de nuevo los venezolanos le estaremos demostrando al mundo la verdad verdadera de nuestra democracia protagónica y participativa. Ya ni los sectores más radicales de la oposición golpista se atreven a convocar el boicot o la abstención, esa copita de tártago no la quieren saborear de nuevo.

El escenario no es nada fácil, ni para los que apoyamos al presidente Hugo Chávez, ni para los que inexplicablemente se dejan dirigir por el “estratega y filosofo” del Zulia. En esta contienda, la disciplina, los métodos y las reglas del juego son determinante, aquí quien más se divida mayores posibilidades de derrota tendrá; y esto es valido para todos los bandos en disputa.

Ya lo decía Sun Tzu, “un ejército victorioso, gana primero y entabla la batalla después; un ejército derrotado lucha primero e intenta obtener la batalla después”. De tal forma que del lado de las fuerzas del chavismo estamos obligados no solo a presentar candidatos de forma unitaria; sino a demostrar con los hechos, que de verdad esos que serán nuestros estandartes de combate, deben tener el mayor arraigo popular y deben ser seleccionado con el mayor consenso; es decir, con el consenso no solo del PSUV, sino de las demás fuerzas de la alianza patriótica; de lo contrario iríamos a la lucha con la esperanza vaga de obtener una batalla victoriosa.

No hay prisa, pero tampoco debe haber pausa. Tanto a los batallones del principal partido chavista, como a todos los que militan en los otros factores que apoyan al comandante, y a la gran mayoría que estando con el proceso no es activista de estas agrupaciones, deben ser consultadas y escuchadas.

La selección no debe ser un reparto y forcejeo de grupos, roscan o tendencias; si así se hiciera, estaríamos condenados a la más estrepitosa derrota. De los resultados del 23N va depender el destino de este proceso de cambio que se inició el 4F, apostemos a que el ciclo histórico no se cierre.

Desde abajo, con el pueblo que acompaña al presidente, impulsemos el consenso, asumiendo que este incluso, puede ser asumido a través de una gran elección interna, que pudiera ser costosa desde el punto de vista financiero; pero que nos ahorraría el trauma mas caro: la división.

Con los resultados del 2D en nuestras espaldas, debemos recordar que no podemos repetir el error de individualizar la confrontación entre nuestro principal líder y las ofertas electorales de la oposición. Llegó la hora donde cada liderazgo regional o municipal demuestre que puede aportar a este proceso sin tener que agarrarse de las charreteras de Chávez. Ese es el reto, escojamos los mejores manteniendo la unidad, solo así podremos ganar de nuevo una elección.

douglas.zabala@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2976 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Elecciones Regionales en Venezuela

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Elecciones Regionales en Venezuela


Otros artículos sobre el tema PSUV - Partido Socialista Unido de Venezuela

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre PSUV - Partido Socialista Unido de Venezuela


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad