Diálogos sin Pueblo: Camino al bipartidismo

Por lo que se ve por ahora hay descontento entre quienes esperaban algo del diálogo entre el Gobierno y la MUD. Y también mas allá hay bastante escepticismo; así pues, la falta de fe y no obstante la presencia papal,   es general. Parece que se está cumpliendo la profecía de que de ese proceso saldría la nada en términos de soluciones a los problemas que afectan a los venezolanos y venezolanas. Esa es la percepción nacional de lo que está ocurriendo allí en esas mesas de diálogo.

Pero al menos, diálogo, lo que se dice diálogo, hay. Para muestra dos botones. El acuerdo de cinco aspectos de la reunión y una declaración leída por Monseñor Celli, llamada CONVIVIR EN PAZ, como parte del acuerdo. Todo eso por obra y gracia del espíritu del Papa Francisco quien vela y ora por nosotros desde la Santa Sede del Vaticano, de los expresidentes, de UNASUR y, por qué no, también –lo certificaremos mas adelante– de la buena voluntad y la necesidad de las partes en conflicto.

En contraste, no con el escepticismo colectivo ya que casi nadie espera mucho de esa puesta en escena, están las declaraciones de quienes se sientan en cómodas sillas -con todo y cafecito y demás delicateces- a dialogar  y que de la paz del país. Chúo nos dice que vamos por el camino correcto y voceros del Gobierno manifiestan parecida opinión. Una fiesta democrática, pues, como quien dice.

Ciertamente es necesario un proceso de diálogo que ponga límites a la violencia anti institucional y anticonstitucional que en nada contribuye con la paz de todos (¿Qué será eso?). Pero no el que estamos medio viendo, bastante secreto como le gusta al Gobierno y a la MUD pues no estamos percibiendo directamente lo que se discute ahí adentro ni los intereses político, financiero y corporativo que se mueven sobre esas mesas de diálogo, como los zamuros sobrevuelan el área donde van a aterrizar y a comer soberanía y recursos. Aun así, tiene sentido que nuestras dos cúpulas políticas mas culpables de lo que ocurre en el país se reúnan a diseñar la paz que sus dirigentes aseguran nos conviene a todos.

Puede ser, quizá, que si el país retoma las vías institucionales y constitucionales la vida no se nos pondrá peor por eso. La paz alcanzada de este modo se trata apenas de un requisito para que funcione nuestra querida Venezuela según los designios del capital, las élites políticas y corporaciones multinacionales que son el alma  del capitalismo depredador y que nos hace mas doloroso y corto nuestro breve paso por el universo.

Esos intereses necesitan de una paz así como la que se está buscando entre las élites políticas que nos gobiernan.

Quién sabe si hasta bueno sea que se pongan de acuerdo las burocracias desviadas del Gobierno y de la MUD, ambas neoliberales y capitalistas y de ese proceso salga una sólida estructura consensuada, explotadora y clasista, que venga por las cabezas de la clase trabajadora, de los pensionados, de la clase media y de todos los derechos del Pueblo. Ese paisaje  tendría la ventaja de la claridad de horizontes para todos los venezolanos. Se acabaría el espejismo socialistoide de Maduro y la mentirosa retórica de María Machado y Ramos Allup de libertad y democracia.

Una sola franquicia política que nos explote y obligue a abrir los ojos a la realidad de que SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO y que las dos alternativas que nos presentan los medios son dos variantes de la misma cosa que nos condena a una vida miserable. ES URGENTE ORGANIZARNOS EN CONTRA DE LA MUD Y DEL GOBIERNO PARA DEFENDER NUESTRO DERECHO A LA VIDA. No nos ilusionemos mucho con esta promisoria perspectiva bastante utópica, antes que eso será realidad lo que con frecuencia parece que está en construcción: un nuevo bipartidismo entre el PSUV y la MUD, estrategia de dominación que dio beneficios financieros y políticos a AD y a COPEI durante los 40 largos y empobrecedores años que el país estuvo bajo su maridaje y sus diálogos.

Si el diálogo se trunca seguiríamos donde estamos y el asunto se resolverá en el 2018, fecha para la cual el Presidente Maduro aceptó que saldría de Miraflores si el Pueblo así lo decide. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 979 veces.



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Licenciado en Educación, mención Matemática y Física, Universidad del Zulia.

 oscar.fmyor@gmail.com

Visite el perfil de Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas