Viva la caperucita roja y sus valientes hijos

Mientras por una parte el presidente Nicolás Maduro convoca a las Mesas de Paz por otra la oposición guarimbera ataca a millones que siguen esta revolución quienes son amenazados, perseguidos, acosados, heridos y asesinados. Este ha sido el caso de la célebre Caperucita Roja del municipio Chacao de la región capital a quienes la oposición odia y por eso sus hijos casi pierden la vida.

Pero que no ha hecho esta señora que no sea amar y defender a la revolución bolivariana que es de todos. Sus vestidos color rojo vuelan como el viento quizás así llegó el Generalísimo Francisco de Miranda cabalgando con nuestra hermosa Bandera tricolor. Su coraje son las cosas de los más valientes.

La Caperucita Roja anda feliz su misión es sonreír, amar y llevar la alegría que en vida no se cansó de enseñarnos el valiente presidente Hugo Chávez Frías. Está viejecita del gran vuelo rojo es una atenta revolucionaria. De seguro una trabajadora jubilada pues en su rostro y lentes se ve alguien que ha venido a darnos felicidad con su sonrisa. Esta viejecita es un ángel del cual muchos no se han percatado.

Ahora la vemos triste pero con unos ojitos lindos de piedad rogando con su iris que su hijo se recupere después de un cobarde atentado que casi le segó la vida. Aquí muchos venezolanos sufren los embates de la violencia opositora porque un día muy valientes decidieron seguir a Hugo Chávez Frías y ahora a Nicolás Maduro.

Por eso han asesinado a cientos de militantes revolucionarios, mientras otros han quedado con muy serias lesiones para el resto de sus vidas. La cobarde militancia opositora juega su guerra en cualquier parte de Venezuela. Quieren destacarse, desde algunos municipios acomodados como Chacao mandan mensajes de felonía, cobardía y disimulo mediático a sus seguidores en otras partes del país. Pero si aquí los medios de comunicación no fueran tan hostiles y capones nuestro pueblo no habría sufrido el embate de los recientes años ni los daños opositores de estos últimos tiempos y lo peor que ha pasado desde el triunfo legitimo del presidente Nicolás Maduro.

Pero Dios quiso que sus inocentes hijos y nieta no sufriera un daño mucho mayor y metió a tiempo su mano para ayudarlos pero la cobardía de los atacantes —hoy gracias a Dios plenamente identificados— actuaron con alevosía y mientras su hija fue ferozmente golpeada y arrastrada hasta el fondo de una alcantarilla su hermano sufría la peor parte.

Hoy este muchacho esta recuperándose en los centros de salud de nuestra revolución mientras en la Mesa de paz impulsada incansablemente desde el gobierno la oposición pide libertad para sus presos. Pero lamentablemente solo una pequeñita parte de los asesinos de revolucionarios están pagando sus crímenes.

Todos queremos justicia y cero tolerancia con la impunidad. Caperucita Roja recibe nuestra fe y oraciones por tus hijos que son los retoños de esta nuestra patria bolivariana quien te respeta y acompaña.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2384 veces.



Miguel Jaimes

Politólogo, Magister Scientiae en Ciencias Políticas y Doctor en Ciencias Gerenciales. Director del Diplomado en Geopolítica del Petróleo. Sitios webs; https://www.geopoliticapetrolera.com y https://www.lamucuy.com.ve

 venezuela01@gmail.com      @migueljaimes2

Visite el perfil de Miguel Jaimes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Jaimes

Miguel Jaimes

Más artículos de este autor


Notas relacionadas