El golpe cambia de faz pero no de fondo

La guarimba cambia de cara, pero no de fondo. El libreto de la CIA, viene con otro formato, es un proyecto sin prisa pero sin pausa, con diversos ensayos. Pareciera que su lema es: perdimos una batalla pero no la guerra. Los “Cachorros del pentágono” manageados por Roberta Jakconson y su entrenador Alvaro Uribe Velez (a) Alvarito, el número 81 en la lista de los mas buscados por la DEA, fracasaron con su criminal ofensiva.

La tala y quema indiscriominada de árboles y bosques, el sacrificio de mascostas en situación de calle (perros y gatos) quemados vivos en las hogueras fascistas, los 40 venezolanos asesinados, entre ellos cinco funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (Dos capitanes y tres sargentos) y más de un centenar de heridos por los francotiradores, paramilitares, el secuestro colectivo de residentes en las urbanizaciones de clasde media, toturados con el humo tóxico de los cauchos, basura y combustible quemados en las trincheras terroristas, atacados a tiros, amenazados de muerte si cruzaban las guarimbas, matraqueados con elevados peajes para salir y entrar de sus urbanizaciones, el toque de queda impuesto a los comerciantes, se convirtió en un gigantesco búmerang, que acabó no solo con el escaso respaldo que en principio tuvieron de algunos disociados en esos sectores de gente con poder adquisitivo, sino que también acabó con la frágil unidad que sostenía a la MUD, esa franquicia contra la patria, a través de la cual canalizaban financiamiento y apoyo mediático en el exterior para promover el vandalismo, como una protesta “pacífica de una mayoria cansada de la dictadura de Maduro”.

Los bocazas que sdesde el 12 de febrero llamaban a la “Salida” y que convocaban marchas con fines criminales hoy están reducidos a la nada: Leopoldo López, el fascista mayor, encarcelado y ya nadie lo recuerda. Henrique Capriles Radonsky, con la carga de doce homicidios a cuesta, que mas temprano que tarde el Ministerio Público, deberá llamarlo a rendibú, ahora es repudiado y despreciado por los guarimberos que él aupó en principio, en su disputa con Leopoldo López, por el liderazgo de la oposición.

La embajadora alterna de Panamá en la OEA, que se autodefenestró como diputada y el abuelo Monster, que seguramente saldrá de la Alcaldía Mayor de Caracas con los ganchos puestos, por su responsabilidad en la violencia registarada en el país, son dos ceros a la izquierda, dentro de lo que puede denominar el mapa pólítico venezolano. Son cadáveres in sepultos, que no les quieren ni en su casa, por el olor a formol que despiden.

De suerte que la dirigencia de la Guarimba ha perdido fuerza y especialmente con la captura de los alcaldes de San Cristobal y Nagunagua, en los Estados Táchira y Carabobo. Esta decisión del Tribunal Supremo de Justicia, hizo que los gobernantes locales de la Gran Caracas, que estaban resteados con la acción terrorista y criminal de los paramilitares disfrazados de estudiantes, de manera disimulada echaran marcha atrás y se hicieran los locos, como los casos de los alcaldes de Chacao, Baruta y Sucre, que le sacaron la silla a sus protegidos.

Esa es la razón por la cual la señora Roberta Jacobson, Secretaria de Estado Adjunta para el Hemisferio Occidental, ha decidido salir a la palestra pública para alentar a sus cachorros, para que no se achicopalen y para eso salió con sus destempladas declaraciones de que su gobierno no descarta sancionar a Venezuela, si el regimen de Maduro no da apertura democrática a la oposición. Haciendo coro a la injerencista gringa, un vocero de la falange venezolana, sale proponiendo un gobierno de transición y un dinosaurio de la podrida y descalificada cúpula de la iglesia católica venezolana, también sale secundando al coordinador de Voluntad Popular.

El problema señora Jacobson, es que usted repŕesenta a un inmoral y sanguinario régimen cuya credibilidad no tiene cabida en el mundo, porque aunque el relacionista del complejo militar, financiero y comunicacional, Barack Husseein Obama, ha cambiado la táctica de la guerra indirecta a través de proyectos desestabilizadores, nadie compra ese adefecio y hasta el mas puro analfabeta sabe que, Estados Unidos tiene sus manos metidas hasta los codos en las conspiraciones que han degenerado en guerras civiles en el mundo y, que está pujando por llevar a Venezuela a la misma situación de Ucrania y Siria, lo cual es cada dia mas difícil, por cuanto la idiosincracia de nuestro pueblo se caracteriza por la tolerancia y amor por la paz. Esa es la muralla que la CIA ha encontrado para su libreto en Venezuela, cuya arremetida criminal y terrorista, en vez de encontrar cobardía y reacciones en cadena, lo que ha encontrado en el pueblo patriota, es la condena y el rechazo y el apyo a la Fuerza Armada Nacional Bolivriana, al Poder Ciudadano y al Poder Judicial, para que enfrenten constitución en mano a los mercenarios criminales que intentaron incendiar el país.

Pero no hay que bajar la guardia, sino que por el contrario tenemeos que redoblar la vigilancia, frente a la modalidad de los vendepatrias, de montar campamentos de colores y de supuesta resistencia pacífica en las plazas publicas de cada ciudad.

Esa entente debe ser evitada a toda costa y el poder popular tiene que activarse para defensder sus plazas contra las pretenciones de los criminales pirómanos y asesinos de inocentes, que ahora pretenden cambiar la prática de la violencia radical por “resistencia pacífica”. Esos campamentos en menos que canta un gallo, serán convertidos en depósitos de armas y guarida de los escuadones paralimtares (Los urabeños) que desde Colombia son traidos al país, para hacer las tareas sangrientas.

La ultra derecha nacional e internacional, se ha planteado que esta es la oportunidad de acabar con el legado del Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías y no va a renunciar al proyecto que tiene en marcha desde 1998, mucho antes de que la revoluciópn bolivariana tomara el poder, pero que ya se avizoraba el sólido liderazgo del Arañero de Sabaneta. Por eso no podemos bajar la guardia hay que profundizar la acción de la justicia, agudizar las labores de inteligencia y el diálogo, para quienes se acojan a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y respeten las instituciones. Para quienes optan por la violencia y el terrorismo está la fuerza institucional del Estado Venezolano. No olvidemos que el golpe cambia de faz pero no de fondo.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1591 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas