Las transnacionales petroleras detrás de los problemas en Venezuela

La política energética en todo momento debemos someterla a un marco estratégico.

Resulta increíble conocer que el sabio José María Vargas, el 3 de octubre de 1839 señalaba las propiedades de un producto que llamó asfalto o betún de Judea, sustancia hallada en Pedernales, Cantón del Bajo Orinoco. Dentro de sus apreciaciones, llegó a señalar que este hallazgo sería más precioso y digno para los venezolanos que el oro y la plata. Su verdad es una realidad hoy día. Lamentable que su lucidez no le permitió visualizar que el "hermano del norte" y sus aliados europeos, nos tendrían en la mira para desatar su furia y odio contra la Patria de Simón Bolívar. La realidad ahora es clara, el enfrentamiento que vivimos, en estos momentos, casi a punto de una guerra civil, tiene una sola explicación: petróleo.

Los países más desarrollados y en especial Estados Unidos, han librado una serie de guerras, hablando de democracia y derechos humanos, tocando en especial a los países petroleros, siempre en busca del preciado recurso. La destrucción, crímenes y muertes que desataron en Libia es la demostración más evidente. Los operadores de las petroleras que controlan a los gobiernos desde años, siguen en la búsqueda y no están satisfechos, aun no se han saciado, con lo que han conseguido, de paso día a día se quedan sin este recurso, de ahí que sus ojos siguen pendientes de un país llamado Venezuela.

Tenemos claro que la OPEP, controla casi el 80% de las reservas de petróleo del mundo; siendo Venezuela la que tiene el mayor porcentaje. Es esta la razón por la que Estados Unidos y varios países de Europa financian el conflicto en nuestro país. Figuras como Capriles, Borges, Leopoldo, Ledezma, María Machado, Guanipa, Guevara, el economista Guerra, Tintori y partidos de laboratorio como Primero Justicia, Voluntad Popular y Vente, reciben inmensas cantidades de dólares para incentivar y crear más muertes, con el fin de llevar a Venezuela a una situación similar a la de Libia. Por ahora, no les ha funcionado, pero siguen operando y comprando más figuras prominentes.

Las petroleras han comprado a funcionarios, periodistas, profesionales, artistas, deportistas, obispos y cardenales, meritocraticos y en si figuras conocidas, tanto nacionales como internacionales. Además, tienen negocios con medios de comunicación escritos, televisivos y técnicas modernas, su fin unico atacar, como lo hicieron contra el gobierno de Chávez y, ahora "la dictadura" de Nicolás Maduro. Buscan con esto que el pueblo se subleve y desconozca la legitimidad del gobierno, bajo el argumento que PDVSA está quebrada y que ya hay alternativas al petróleo.

Conocemos como Bush con sus aliados petroleros, realizaron explotaciones petroleras en zonas prohibidas; lo mismo hizo Obama con su técnica fracking. Sin embargo, el remedio ha sido pasajero, el problema subyace, de ahí que Trump ahora con más ministros petroleros pretende llegar al país de los sueños: Venezuela.

Este "showman", comediante y mercader de la política, pretende seguir el camino trazado hace años: destruir los países que conforman la OPEP, generar crisis, derrocar gobiernos y balcanizar países productores de petróleo, poniendo especial énfasis en Venezuela, su ubicación geográfica y sus riquezas petroleras probadas, lo convierten en el premio mayor. Cuenta para ello con el regalo otorgado por Obama "Venezuela es una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad de Estados Unidos".

Nuestra situación interna la venimos confrontando desde que Chávez tomó el poder, por ello el golpe de estado de 48horas; luego la "arrechera" de Capriles, en el 2013 que ocasionó 11 muertos; la salida de Leopoldo con 43 muertos y ahora el crimen que genera el matemático Borges, en alianza con el pitufo Guevara y la Tintori que llevan más de 60 muertos.

La tramoya generada por Ramos Allup, en enero de 2016, llevó a la destrucción de la Asamblea Nacional, pero tenía un plan en mente, buscaba como fin que declararan a Venezuela estado fallido. Su plan incoado, con otras fuerzas nefastas clamaban para que en el ámbito internacional se declárese a Venezuela como país sin poderes. Es evidente que no hizo nada como Presidente de la Asamblea y, le dejó un "muerto" al tartufo de Borges. Este vende patria, traidor e incapaz, demostró lo que es, un analfabeta funcional. Hoy día la Asamblea Nacional tiene meses sin funcionamiento real, a pesar de contar con mayoría son incapaces de hacerla funcionar, pero siguen generando caos, crisis y lamentos internacionales. Como traidores tienen cuentas pendientes y negocios que atender, ahora acaban de adquirir el as de la fiscalía, amiga íntima de la multimillonaria extesorera nacional Claudia Patricia Díaz, esposa del capitán Adrián José Velásquez Figueroa con fuertes sumas en los papeles de Panamá. Sin duda tendrán otras cartas para jugar, pero todo les sigue funcionando mal. Seguro estamos, que no descansaran en su cometido, buscaran más muertes, sacrificaran otros funcionarios y compraran algunos otros figurines connotados, periodistas de renombre, como el tal Villegas.

Sin duda el mundo sabrá mañana el criminal daño que ocasionó Bush, además de la mentira del derrumbe de las torres gemelas, la invasión a Irak, Afganistán. Luego sabremos el desastre de Obama con su explotación del petróleo de esquistos, el crimen en Yemen, Sudan, Libia y Siria. Además, tendremos tiempo para ver cual Nerón, como el nuevo mandatario gringo, obedeciendo los magnates de las petroleras, buscara aduanarse del petróleo de Venezuela.

Como vemos ya no son los presidentes quienes deciden, ellos son marionetas de las transnacionales petroleras las cuales están decididas a controlar el petróleo venezolano, Trump está en la jugada. Lamentable que algunos intelectuales y alguna gente honesta en Venezuela, ataque "el régimen" la "dictadura" de Maduro, bajo el argumento que el problema es político, de falta de gerencia, de ahí la crisis alimentaria y de medicinas. Es triste que mucha gente, se ubique en el WhatsApp y aprende por esta vía, sin entender que la crisis es generada por la industria petrolera que insiste en crear una guerra civil, donde nos matemos los venezolanos para entrar ellos en el nombre de la democracia y su defensa de los derechos humanos.

Llego la hora de luchar por la Asamblea Nacional Constituyente donde PDVSA sea parte del Poder Popular y ningún Presidente pueda hacer negocios a su nombre, como acontece ahora en Brasil, bajo el vil mandato de Temer.

Ahora más que nunca son de vital importancia las palabras del Embajador Jorge Valero: "es insólito que el imperio estadounidense, que ha masacrado pueblos enteros con sus guerras preventivas y que practica la tortura contra personas arbitrariamente detenidas en centros ilegales, se pronuncie contra nación alguna, menos aún contra Venezuela donde se disfrutan plenamente los derechos humanos y las libertades fundamentales"

Es el momento de luchar por el Socialismo como la única esperanza para salvar la humanidad. Luchar y vencer, Patria Soberana y Socialismo ya, todo el poder a las Comunas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1601 veces.



Asdrubal F. Márquez C.


Visite el perfil de Asdrubal F. Márquez C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a247396.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO