Como lo veo lo escribo N° 207

Ya sé por quién votaré

Chavistas claros o nublados, oposición confundida, venezolanos todos.
 
Me dirijo a ustedes para tratar de contagiarlos de esta nueva esperanza que nace en el momento donde la decepción crece; tanto en los que están claros en que se debe rescatar el Socialismo Bolivariano, como a los que confundidos, que han acompañado a unos opocionistas que solo han demostrado su desamor por Venezuela desde hace mucho tiempo; y sobre todo, a los que se convirtieron en ni-ni, por no estar de acuerdo con una polarización que sigue dividiendo a la Patria; y que cada vez más se parece a la tragicomedia adeco-copeyana del pasado, que  no les deja una opción valedera, que quiera recuperar las virtudes dormidas en los corazones de todos los venezolanos.
 
Los que se atrevan a leer mis opiniones, podrán constatar mi fe en el pueblo bolivariano y mi certeza de que los venezolanos gozamos del mayor talento humano al que solo le falta el despertar de su amor por la Patria. Mi llamado a la conciencia ha sido una letanía desde mis primeros escritos, al igual que mi clamor por la unión del pueblo; no a un partido, ni a una secta, sino a la construcción del mundo que visiono Bolívar y dejo documentado en su discurso de Angostura, de esa Venezuela que llena de virtudes, será el ejemplo que derrotará a los imperios con la fuerza del humanismo, que para mí, si es la verdadera etapa superior del socialismo.
 
Lamentablemente los enemigos de la Patria, han convertido este irreversible destino en una utopía, sobre todo aquellos que dicen creer en Jesús de Nazaret y lo ofenden con su comportamiento, sumados a los que se dicen bolivarianos  pero no siguen su pensamiento y los que se llaman chavistas y ocultan su verdadero legado. Si creen que estoy hablando paja los ilustrare con tres ejemplos reveladores.
 
“Amaos los unos a los otros” – “La gloria está en ser útil a la Patria”  – “Eficiencia o nada”. Tres pensamientos sublimes, que la mayoría no ha logrado internalizar ni transmitir a sus descendientes y en su defecto día a día y en forma galopante: las divisiones, las ambiciones y el facilismo; tres antivalores de los muchos incentivados por los depredadores del mundo, han hecho infructuoso, que se logre, “por ahora”.
 
Yo pensaba votar nulo hasta que me entere que existe un candidato en mi circuito que se distingue no solo por pertenecer a la comunidad sino por su currículo de luchador social que permite predecir que debatirá cualquier propuesta y levantará la mano con dignidad si esta favorece a la Patria y a su Pueblo. Porque nada cambiará, si votamos como borregos, por intereses personales, por miedos o amenazas, por fanatismos, odios o siguiendo líneas partidistas. Los venezolanos debemos rechazar todo intento de imponer kinos, llaves y todo tipo de traspaso de votos y componendas, es más, el voto lista permite la desvinculación del elegido con la mayoría de los electores, al igual que los impuestos a dedo o los que abandonaron sus regiones por mucho tiempo; los paracaidistas e importados ajenos a las necesidades de los pueblos que representan.
 
La esperanza de la que hablo está en todos nosotros; en ese comportamiento que se vislumbra, motivado por la crisis moral, política y económica, que se está haciendo evidente ante la verdad que está saliendo a flote. Una vez más se corrobora que la mentira tiene patas cortas, aunque es una lástima que esta llegue a la conciencia cuando la crisis ahoga, y pareciera confirmar aquel designio, que para emerger de la profundidad es necesario tocar fondo. No esperemos que esto pase y para evitarlo nuestro primer deber y obligación es la elección a conciencia  de los venezolanos que nos representarán  en la Asamblea Nacional.
 
 Si queremos que Venezuela salga de esta crisis la Asamblea Nacional tiene que estar compuesta de hombres y mujeres, como mi candidato; salidos de la tierra que representan y servidores leales del pueblo que por mayoría votara por ellos, con la plena convicción de que si actúan en contra de los intereses de sus regiones serán revocados de sus cargos. Si ustedes quieren encontrar al suyo, lean con atención lo contemplado en la Constitución Bolivariana en sus artículos 186, 188, 197 y sobre todo el 201, donde especifica lo siguiente:
 
“Los diputados o diputadas son representantes del pueblo y de los estados en su conjunto, no sujetos o sujetas a mandatos ni instrucciones, sino solo a su conciencia. Su voto en la Asamblea Nacional es personal”.
 
Les recomiendo leer cada uno de ellos así como las atribuciones y deberes de los asambleístas pasados y presentes para que cada quien juzgue si esto se ha cumplido cabalmente. Creo que como el librito rojo que nunca aceptaron, también muchos han sido antiparabolicos a lo que manda la Constitución Bolivariana, la misma que el Comandante Chávez enarbolaba con orgullo mientras que otros la violan con descaro; una muestra de todo esto, y discúlpenme por ser tan repetitivo, es la lectura del documento conocido como Golpe de Timón, que para aquellos que se llaman chavistas debería ser un mandato, sin embargo se puede observar que por ejemplo el párrafo dedicado al canal del estado y a todos los que cuentan con programas de opinión, sigue siendo de oídos sordos para estos, y por eso lo repito:
 
“Otra crítica, y espero que nadie se sienta mal, no voy a nombrar a nadie, pero en estos días he estado viendo, como siempre, televisión. Veo algunos programas de nuestro canal, el canal de todos los venezolanos y seguimos aferrados a aquello que ya pasó, incluso dándole vocería a quienes casi no tienen nada que decirle al país, poniendo videos, que esta persona dijo tal cosa. ¿Será eso lo más importante en este momento? ¿Y la gestión de gobierno? ¿Por qué no hacer programas con los trabajadores?, donde salga la autocrítica, no le tengamos miedo a la crítica, ni a la autocrítica. Eso nos alimenta, nos hace falta.”  (Hugo Chávez)
 

Y lo repetiré hasta el cansancio con la esperanza que en algún momento reflexionen tanto los periodistas como los intelectuales y hagan honor al Comandante que al final se dio cuenta que la estaban cag….como dijo un compatriota, que es una verdad que corre en boca de muchos revolucionarios desde hace un buen tiempo, y que espero no se rindan ante los embates que les esperan.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1884 veces.



Luis Díaz


Visite el perfil de Luis Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas