Poder Popular y Desestabilizacion

En la actividad revolucionaria el Poder Popular debe tener presente que la transición socialista no se puede lograr con decretos ni con la adopción de puntos de vista fundados en la propiedad privada de los medios de producción. Es preciso comprender el carácter del cartel de dominio político, productor de egoísmo, riquezas materiales y explotadores. Ahora bien, ¿cuáles son las consecuencias derivadas del posicionamiento del cartel socialdemócrata en el movimiento revolucionario? Por ejemplo: el Poder Popular es intervenido desde posiciones políticas internas y externas. Si así es, los poderes económicos, políticos, educativos, sociales, religiosos, institucionales, electorales y partidistas; íntimamente ligados al contenido de dominación socialdemócrata, construyen la artificialidad de la subsistencia que, cosifica el dominio y la servidumbre sobre el Poder Popular. Este es el destino del hombre, la mujer y el Poder Popular, cuando se les utiliza como instrumento de acreencias políticas dentro de las estructuras políticas partidistas y políticas institucionales socialdemócratas.

La autonomía del Poder Popular es la constitución de una vanguardia altamente organizada en la construcción y la defensa del Socialismo Bolivariano. Evidentemente, el Poder Popular, no puede consolidarse bajo la orientación de métodos educativos, económicos y políticos… cómplices del sistema capitalista de explotación humana y las necesidades, superfluas, creadas por los medios de comunicación capitalistas.

En el momento de la evaluación de la transición socialista, debemos internalizar, críticamente, la contradicción entre el Poder Popular y el reformismo socialdemócrata. Esta contradicción es una razón de vida y fortalecimiento del Poder Popular: la socialdemocracia antagónica, ve la contradicción como un conflicto altamente riesgoso para sus intereses de clase; mientras el Poder Popular, piensa en un conflicto de baja intensidad.

¿Por qué razón, no nos vemos a los ojos con frecuencia? Y nos preguntamos: desde dónde podemos visualizar con claridad y responsabilidad, las consecuencias de las condiciones económicas materiales y las condiciones políticas e ideológicas del Poder Popular. Se trata, claro está… de elegir entre un modelo político de explotación humana definido bajo las premisas del egoísmo, despotismo, sectarismo, automatismo y dogmatismo:

Asesino de pueblos.
Protagonista de Genocidios.
Violador del derecho humano fundamental.

Se puede definir con igual claridad la formación integral del pueblo bolivariano para crear una nueva sociedad que sepa leer y escribir con visión crítica, los adiestramientos, deformadores de lo auténticamente humano. El capitalismo fundamentado en el egoísmo e individualismo, construye la injusticia con la cual se castigan los pueblos. Por esta razón en la construcción del socialismo, la conciencia creadora le exige al Poder Popular, que se organice y que planifique las distintas tácticas y estrategias a seguir… a fin de lograr los objetivos planteados por la revolución bolivariana.

La tendencia socialista de los Consejos Comunales durante y después de la ascensión al poder de nuestro líder, Hugo Rafael Chávez Frías, trae consigo una oposición apátrida, autoritaria y fascista. De las reflexiones expuestas, se pueden deducir algunos planteamientos de esencial trascendencia para la discusión de una estrategia socialista. Tomaremos prestado del “Prólogo de la Critica de la Economía Política” de Carlos Marx, sus premisas y condiciones: “Una formación social no se hunde nunca antes de que se hayan desarrollado todas las fuerzas de producción para las que se está preparada, y las nuevas y superiores condiciones de producción nunca sustituyen las antiguas, antes de que las condiciones materiales de su existencia hayan sido incubadas en el seno mismo de la anterior sociedad. De ahí que la humanidad sólo se pone aquellas tareas que puede solucionar, porque visto más de cerca siempre se verá que la tarea misma sólo nace donde ya existen las condiciones materiales de su solución, o donde al menos están en pleno proceso de desenvolverse”. Sería suficiente ver la socialdemocracia y la contradicción desde los privilegios gubernativos de permutación circular: cada vez que manipulan los espacios políticos para crecer en militancia y burocracia socialrevolucionaria. Lo anterior es de suma importancia porque el concepto de revolución social y la legalidad del Consejo Comunal se enfrentan a las tendencias incubadas como privilegios partidistas junto al reformismo institucional. Por lo tanto: las actividades revolucionarias deben tener claro estas contradicciones:

Revolución social del Consejo Comunal y la acción política y social consciente.
Realidad concreta de la contradicción entre el Consejo Comunal “Pío Tamayo”; la Sala de Batalla “Ana Soto” y la Escuela Media Jornada “Romeral III” in situ (parroquia Tamaca, Municipio Iribarren, estado Lara).

Por qué, si somos protagonistas de la revolución social se construyen las fases de su evolución a espalda de estas contradicciones: revolución y reformismo, constructo legislativo social y reformismo institucional.


TODAS Y TODOS LOS PATRIOTAS EN LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA SOMOS MILICIANOS EN PERMANENTE DEFENSA DEL SOCIALISMO

¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2361 veces.



Candelario Reina


Visite el perfil de Candelario Reina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas