Guerra económica y el Voto el 6D

Todo el pueblo, chavista y opositor, sufre la guerra económica: dificultad para conseguir productos, especulación gigantesca, colas enormes, frustración, rabia. 

El opositor, de acuerdo con su postura política, está claro que el 6D ira a votar con la esperanza de que si ganan, a partir de ese mes comenzarán a cambiar al  gobierno chavista, mediante boicoteos y leyes que conduzcan a la caída de la revolución. Este será el objetivo principal de sus legisladores. Para ello principalmente trabajaran sus diputados. 

Muchos de los opositores, no obstante su posición política, disfrutan de alguna misión chavista: pensión salario mínimo, vehículo iraní, casa de misión vivienda, universidad pública aperturada por la revolución, abasto bicentenario, pdval, cdi, etc. Votaran por un cambio, que sin lugar a dudas, pasará por eliminar estos beneficios debido a las restricciones que según sus economistas impone el bajo precio del petróleo y la necesidad  de eliminar controles de precios y de cambio. Una política económica que habría que implementar según los sesudos de la oposición es la reducción del gasto social (inversión social de acuerdo al concepto de la revolución)

El elector chavista por su lado se divide entre el voto duro, con clara conciencia revolucionaria, que votará con convicción por la revolución, y el otro chavista blando, de poca o ninguna formación ideológica, ni conciencia de clase, que ama a Chavez y su legado pero que critica fuertemente al presidente Maduro y dice estar cansado de la crisis económica,  inducida si, pero no suficientemente combatida por el gobierno revolucionario. A este, en lo económico, lo tienen contra las cuerdas, lanza algunos golpes de defensa certeros pero no termina de noquear al sector privado saboteador que tiene al pueblo padeciendo la crisis. Este chavismo blando considero que no llegara a votar por la oposición, pero pudiera no votar por el gobierno como castigo, sin medir que cada abstención seria un voto por encima de la oposición, lo que podría causar en el peor de los casos que el chavismo se hiciera minoría en la asamblea. 
 
Este último escenario seria aprovechado por la derecha para legislar contra las misiones que a ellos y a los empresarios les parece gasto social que debe reducirse y hasta eliminarse con la actual disminución de ingresos al país por el tema del precio petrolero. 
La jugada final seria legislar para destituir al Presidente Maduro, promoviendo quizás una reforma constitucional de reducción de periodo de mandato o algún tipo de golpe parlamentario tipo Honduras o Paraguay.
 
Esto acabara con la paz del país. El pueblo más pobre no se calara que le arrebaten sus beneficios de las misiones.
Los precios de los productos subirán a los niveles que necesiten los empresarios, sin subsidios ni precios regulados por nadie. Se congelaran salarios y que compre el que pueda. Además se eliminaría decreto de inamovilidad, con lo cual podrán despedir como quieran y cuando quieran contribuyendo a la falta de ingresos para el pueblo.
 
Este es el escenario ante una eventual victoria opositora en la asamblea, provocada por la abstención del voto blando chavista causado  por el desgaste en este sector inducido por la guerra económica.
Por ello los chavistas blandos deben estar claros en lo que arriesgan si el 6D no van a votar. Nada mas y nada menos menos que pondrian en riesgo toda la revolución y el legado del comandante Chávez.
 
 
wiljocast@hotmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2460 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Elecciones Parlamentarias 2015

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Elecciones Parlamentarias 2015


Otros artículos sobre el tema Guerra Económica 2013

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Guerra Económica 2013