La serpiente cambia de piel pero no de naturaleza

Entendemos la posición del Presidente Maduro y su gobierno pero no la compartimos. Desde que surge La Revolución Bolivariana nos la hemos pasado buscando dialogar y entendernos con la oposición, organizando comisiones por la paz, inaugurando bases para la paz y la vida, tratando de entender las razones del odio venático y sin razón de la oposición, donde unos les lavaron el cerebro a un buen grupo de ciudadanos y los cabecillas pescando en río revuelto para sus propios y oscuros intereses; unos y otros colaborando con los planes del Imperio, que ya sabemos cuales son.

La serpiente cambia de piel pero no de naturaleza, y es inútil, desde aquí lo decimos por lo que los acontecimientos por venir serán el resultado de un plan bien concebido cuya primera fase, la desestabilización económica, dio el resultado esperado para los planes Imperiales, inútil las reuniones con los empresarios que manejan la mayor cantidad de rubros alimentarios, amen de otros muy necesarios y básicos para la vida de un país, en esa reunión, en la que sentimos conmiseración por los verdaderos revolucionarios defensores de esta patria y de La Revolución Bolivariana por la afrente a la que se vieron obligados de acompañar una visión estratégica equivocada de un gobierno que piensa que la paz, aunque mal paguen, significa pactar con el enemigo.

Mil veces demostrado por ellos mismo de lo que han sido capaz al someter al pueblo venezolano a la traición desmedida de esconder y acaparar la comida, elevar hasta lo irracional los precios de los insumos y enseres básicos para la vida y además como si fuera poco, agredir inmisericordemente al trabajador que se las ve y desea para que le alcance el dinero para adquirir la comida para su familia.

Por más que el presidente Maduro insista que las medidas que ha tomado, todas insanas para la revolución, no la ponen en peligro, más bien cayo en la trampa bien orquestada por la ultraderecha en donde escuchamos aquello de “somos humanistas y es por eso que no accionamos las fuerzas del orden del estado porque respetamos los derechos humanos” como si ser humanistas fuera sinónimo de pendejos.

Pero más zoquetes y nos perdonan algunos camaradas, que supuestamente son de izquierda y muy revolucionarios, muy ex guerrilleros, muy comprometidos con La Revolución Bolivariana, pero no pasan sino de cantarle loas en pleno “jalabolismo” al decir del argot popular, defendiendo lo indefendible, sencillamente porque es más fácil taparse los ojos y los oídos para no ver la realidad, claro camaradas, el miedo es libre; nosotros no podemos pensar que nuestros hijos están a salvo por las medidas apresuradas tomadas por el gobierno cuando y como siempre, nuestros muertos claman por que se les haga justicia y mueren los hijos de los demás por no haber el gobierno accionado a tiempo en la salvaguarda de la vida y los bienes del pueblo revolucionario y de la nación.

Es imposible como revolucionarios y pueblo de nuestra Patria no condolerse y no estar que nos lleva la vida porque por más que lo analizamos no encontramos las razones sino timoratas, pusilánimes de quienes a estas alturas, creen que rezando se van a solucionar todos los problemas: ¡aterricen compañeros! Les tenemos una noticia, ¿Y si esto es apenas el abreboca de la siguiente escalada de violencia? ¿Dejara el gobierno y el presidente Maduro que sigan haciendo lo que les de la gana sabiendo que son terroristas? ¿Cuantos muertos tiene que poner el pueblo revolucionario para que el Presidente Maduro y su gobierno se decida a actuar?

Haber paralizado al país, sacándolo de vacaciones antes de lo previsto, para contener la violencia, sabiendo que dadas las circunstancias, el pueblo no estaba preparado para asumir el gasto económico que requiere una familia pobre o promedio porque la clase media acomodada siempre, oigase bien, siempre se va de vacaciones pues lo tienen preparado con antelación, pero además lanza un decreto chimbo e improvisado en gaceta oficial en la que paraliza la actividad bancaria sin tomar en cuenta que los trabajadores no habían podido cobrar por anticipado, para salir después enloquecidos, a lanzar otra ley que modificaba a la anterior, pero el mal ya estaba hecho.

Y por ahí nos critican porque no defendemos el gobierno del Compañero Maduro, y nos agazapamos tras los escritos en APORREA, quisiéramos ver y saber quienes serán los primeros en correr a esconderse debajo de la cama si tenemos que salir a defender a La Revolución y al pueblo como uno más de la masa trabajadora, con pusilanimidades y mariquismo mental, con miedo al que dirán los escuálidos a la orden del Imperio, con el oportunismo, con eso camaradas, seguro que se va directo al matadero al estilo Chile, por lo que si se pretende con esta actitud hacerse los locos y ganar prebendas ante el pueblo revolucionario, bajense de esa nube porque ahora el pueblo revolucionario si tiene los ojos y los oídos bien abiertos, y ya no lo engañan como antes.

La insistencia del gobierno y del Presidente Maduro de pensar en que dos sistemas tan disímiles como el socialismo y el capitalismo puedan convivir en paz, la historia ha demostrado que es imposible y ahora mucho menos, pensar que lo que ocurre aquí es un antagonismo entre dos bandos: la izquierda y la derecha mirándolo como un hecho aislado del contexto global, es una estupidez redomada y una falta de visión geopolítica, lo que aquí ocurre forma parte del proceso agónico del capitalismo que se empeña en no fallecer y se va a implementar a fondo con todo su aparataje bélico, para lograr sus objetivos.

No podemos defender lo indefendible, la desconfianza y el desprestigio del gobierno ante los ojos del pueblo revolucionario se lo están ganando a pulso, aunque los gritos destemplados del presidente Maduro y los obstáculos que se les pone cada día a los verdaderos lideres populares que tienen ascendencia en el pueblo, ellos crean que están dando resultado, la ultima maniobra del gobierno les quedó chucuta.

Confiamos en el Líder.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2659 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor