A la verdad no la mata nadie

Mientras el presidente Maduro nombra a "una comisión de altísimo nivel" para estudiar la actuación de los españoles durante la conquista, y Diosdado Cabello trata por todos los medios a través de su programa por TV de resucitar la obra perdida del Comandante Chávez, mientras mantiene al pueblo dividido, el país anda "manga por hombro".

En el país de mangua en que vivimos nadie se preocupa por el presente, la incapacidad de a quienes Chávez les entregó el poder prácticamente como una herencia, se ha convertido en un inmenso desorden donde cada quien hace lo que le da la gana, la corrupción campea por doquier y el gobierno en su afán de ocultar lo que ya es imposible se escuda haciéndose los locos cuando cada vez son mayores las incoherencias de este grupo de Tirios y Troyanos que se unen para tapar los escándalos y la traición que le han hecho a este pueblo que les dio el beneficio de la dudad por aquello de que la "Obra de Chávez" no se podía perder.

Y con esa cantaleta lacrimógena y demagógica mantienen dividido al pueblo cada día y en vivo a través de los canales de los medios del "estado" o sea del pueblo, mientras lo que se ve es el robo y las miserias humanas que se perciben por doquier y que una panda de fanáticos, unos por alienados, otros por intereses y los menos aun con esperanzas pero con una venda en los ojos no queriendo ver la verdad que se les muestra descarnadamente ante sus ojos "El que tenga ojos que vea, el que tenga oídos que escuche", el engaño la peor de las calamidades pero el autoengaño es el peor desastre para un pueblo que tiene una labor que cumplir.

Si, el Estado no es el gobierno, es el pueblo, el verdadera dueño de este país, el pasado ya no puede retornar para causarnos daños ni para resucitar lo que no se pudo hacer, el futuro no lo conocemos, es el presente el que tenemos que rescatar, en el que vivimos, que se nos muestra cada día peor en vez de mejorar.

Las graves consecuencias de la incapacidad demostrada a todas luces, y que se han tratado de tapar sin conseguirlo: el Sigma del PSUV, la entronización de Rosales en el estado Zulia, la derrota cantada en Barinas, la corrupción en la cadena de mando, el país dolarizado mientras nuestro símbolo económico que ostenta el nombre y la cara del Libertador SIMON BOLIVAR, la verdadera espada de Bolívar que cabalga por América Latina y el mundo, esta casi aplastada por los enemigos, errores graves en materia económica, malos consejeros y peores funcionarios ignorantes y amorales enemigos de este pueblo o quizás ¿con alevosía y ventaja?.

El desorden por doquier, un Fiscal que no defiende al pueblo, que no tiene la capacidad ni la moral, tal parece, para enfrentarse a un gobernador que cree que es el presidente, un presidente que no gobierna porque "no sabia" de la corrupción, el oportunismo, y las miserias humanas de sus funcionarios que el mismo a puesto a dedo, ministros cuyo deber es defender y proteger al pueblo plegados a la obediencia y a la defensa del gobierno de turno y que no le importa decir "no entregaremos ni por las buenas ni por las malas", y si de cualidades histriónicas, un artista que en medio de la burla y payasearía entretiene a las masas a través de los medios a la usanza del circo romano en vez de ocuparse de este presente donde este pueblo clama que se ocupen de todos los males que ellos mismos han creado y porque se le diga la verdad que tanto han callado desde Chávez hasta ahora.

Si, estamos en una gran disyuntiva: por un lado están los enemigos de todos los pueblos del mundo: Los Estados Unidos de Norteamérica, que ya han tomado a Colombia, por el otro lado la incapacidad y corrupción del actual gobierno de nuestro país, con un gobierno paralelo rampante y campante paseándose por nuestro suelo en la figura de GUAIDO, al que la Asamblea Nacional que no se sabe como esta allí por obra y gracia de la tramposería y la violación a la Constitución, ratifico, de una corte suprema cuyos funcionarios no cumplieron los requisitos y así y todo allí están, de un mando militar que se parece a una guardia pretoriana que obedece al cesar de turno en el poder,, esto es un circo plagado de artistas para entretener que prefieren remontarse al pasado en vez de ocuparse del presente y de los graves problemas que por negligencia tiene este pueblo, de una cadena de mando enferma de corrupción y que no tiene empacho de emitir permisos para realizar saraos en los parque nacionales como si de su propia hacienda se tratara, asi como la extracción de nuestros recursos mineros ¿hasta donde se les va a permitir a tirios y troyanos seguir devastando lo que nos pertenece a todos. El mal anda siempre en cambote, cual manada de lobos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1197 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social