Nuestra Constitución

Nosotros, los pueblos indígenas, queremos mucho nuestra Constitución, ella nos ayuda y nos resuelve problemas.

La actual Constitución de nuestro país acepta la existencia de normativas indígenas; por ejemplo al palabrero wayuu pütchipü´ü, hoy reconocido por la UNESCO como patrimonio de la humanidad.

Esto es muy importante. Es necesario también un diálogo intercultural.

Un pueblo indígena nunca jamás, jamás de los jamases podría aceptar un discurso político grosero, lleno de descalificaciones y amenazas, hasta de muerte.

Tal forma de hablar constituiría por sí misma una declaración de guerra y sería obviamente rechazada. ¿Cuándo aprenderíamos algo de los pueblos originarios?

Debemos hacer una gran cruzada nacional contra la "coprolalia" –del griego "excremento" y "hablar"-, el lenguaje grosero, propio de los bajos fondos, repleto de insultos, descalificaciones y amenazas, incluso de muerte. La coprolalia, el lenguaje de odio, es uno de los peores enemigos que obstaculizan la convivencia y mutuo reconocimiento entre todos los venezolanos, y las buenas relaciones con todos los pueblos del mundo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1181 veces.



Esteban Emilio Mosonyi

Antropólogo y Lingüista. Rector de la Universidad Experimental Indígena del Tauca


Visite el perfil de Esteban Emilio Mosonyi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Emilio Mosonyi

Esteban Emilio Mosonyi

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Asamblea Constituyente 2017

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Asamblea Constituyente 2017


Otros artículos sobre el tema Pueblos Indígenas

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Pueblos Indígenas



US mp N Y ab = '0' /ddhh/a247746.htmlCd0NV CAC = Y co = US