Genocidios cotidianos sobre el asesinato de dos Yukpas del pasado viernes 13 de abril de 2012


Mientras en Caracas se celebraba la victoria popular que permitió hace 10 años el regreso de Presidente Chávez, en las inmediaciones de la hacienda La Estrella, Machiques, territorio ancestral yukpa, invadido por los ganaderos, Silfrido Romero y Ronal Ramos, resultaron asesinados en plena jornada de cacería de báquiros.


Silfrido y Ronal, ambos yukpas de Kasmera y Chaktapa se juntaron para ir de cacerìa. Partieron desde la madrugada y al hacerse de noche y no llegar, la gente empezó a sentirse alarmada. Algunos aliados recibimos desde el sábado mensajes de textos e incluso llamadas por parte de familiares de los desaparecidos. Algunos, narraban que ya habían incluso escuchado detonaciones de rifles. Aconteciò lo temido.

Ayer domingo 15 de abril, un grupo de yukpas de Kasmera y Wasama insistieron a los efectivos de ejército que les dejases pasar a La Estrella. Estos militares se encuentran hace aproximadamente unos meses desplegados en la zona obedeciendo la orden de “evitar que los yukpas invadan ninguna propiedad privada”.


Estaban allí los cuerpos ya picoteados por zamuros; descompuestos. Narra Sabino Romero “la gente los vio ya podridos. Ellos me convidaron a ir de cacería pero no quise porque desde hace días vemos a los militares con los hacendados”. Una de las víctimas era el yerno de Sabino, esposo de Guillermina Romero (por cierto a Guillermina en el 2009 también le asesinaron a su entonces pareja Ever Garcia), quien narra desconsolada que “ellos estaban no mas cazando báquiros porque tenemos hambre. Y los mataron, están ahí no mas como perros tirados en el monte”.

Quienes vieron a los cadáveres informan que estos resultaron muertos por disparos de R 15., y temen los yukpas que por la arraigada relación de poder entre sectores de los diferentes cuerpos de seguridad del Estado en la zona (ejercito, guardia nacional y policías) con los ganaderos, se les atribuya a las victimas el haber empezado un supuesto enfrentamiento con el ejercito… “ya dicen (el grupo que vio a los cuerpos) que el CICPC les vas a poner armas a los muertos para que digan que ellos dispararon pues no dejan a la genets estar allí cuando ven a la policía”, comenta Sabino quien vivió en carne propia dos años de un juicio montado que lo incriminó.

Este hecho no solo es una muestra más de que el poder que ha asesinado por años al los pueblos indígenas es difícil de desmontar con solo palabras y actos montados por la Ministra Indígena Nicia Maldonado quien jamás ha manifestado un ápice de solidaridad por los indígenas caídos, por el contrario se ha encargado de difamar a quienes han luchado por la tierra acusándoles de indios de derecha; o indios manipulados. Con esta sentencia, la ministra y sus operadores en la zona han logrado dividir al pueblo yukpa, además de ordenar en reuniones públicas sostenidas en centros pilotos que no deben juntarse con los indios malos, refiriéndose a los que como Sabino Romero, han cuestionado la lógica gubernamental asistencialista.

Estos asesinatos son también un ejemplo de que el racismo y discriminación que encuentra vivo en los cuerpos de seguridad del Estado cuya conciencia obedece solo al poder económico y lo que es peor esto es muestra contundente de que en Venezuela, ALGUNOS MUERTOS VALEN MAS QUE OTROS.

Son indios, dirán unos. Son roba ganado dirán otros. Son malos porque seguro iban a robar haciendas, sentenciaran algunos. Dada la realidad de discriminación, nos quedaremos esperando al Ministro de Relaciones Interiores y Justicia exigiendo que se investigue el hecho. Nos quedaremos esperando. Estos indios no están la ciudad; no tiene dinero; no tiene familia de embajadores o cónsules; no son estrellas del deporte ni de músicos; no dan discursos; no están en el Psuv; no citan a Marx no a Mao…estos indios no representan para el Gobierno ningún caso que ponga en tela de juicio su reputación.

Por eso no valen nada. Por eso es que sus muertes sigan quedando impunes y luego que se les invente algo…

¿Què pueden decir?
Que eran indios contrarrevolucionarios?; que eran guerrilleros?; que eran invasores? que se les enfrentaron a militares? Que van a decir para explicar lo que pasó.

Aun esta impune el crimen del padre de Sabino Romero, José Manuel Romero, asesinado en el 2008 por sicarios y un conocido hacendado de la zona y aquí una lista de seres humanos ASESINADOS en los últimos once años por representantes de las alianzas de poder ganaderos , ejercito y sicarios
Aristide Maikishi
Jose Rafael Fernandez
Arturo Romero
Juancho Anane
Alirio Nuñez

¿Por qué son estas muertes desapercibidas ante el poder del Estado, el gobierno y grupos de militancia de izquierda que antes se indignaban por esto y ahora bajo la lógica de alianza gubernamental se quedan sin manifestar expresamente su indignación?

La tesis de Bartolomè Clavero sobre los genocidos cotidianos cobra fuerza ante hechos como estos:¿Es que puede haber hoy genocidios invisibilizados, genocidios que estén perpetrándose de forma cotidiana por latitudes de la América indígena?

El genocidio no solo se genera a partir de las masacres extendidas a grupos de seres humanos. Para el derecho penal internacional, nos recuerda Clavero, el genocidio es también la acción tendente a hacer desaparecer en todo o en parte determinados grupos humanos entre los que los pueblos indígenas están a estas alturas expresamente comprendidos.


Las políticas de acoso a comunidades persiguiendo la neutralización de sus formas de vida puede constituir genocidio; el genocidio obedece a una intencionalidad que viene acompañada de una violencia más o menos selectiva, sin que necesariamente sea masiva; además el genocidio opera también porque hay TOLERANCIA (del conjunto de la sociedad) que acompaña el hecho y que colabora con su invisibilizacion y justificación. Pero el delito es evidente y genera la muerte de saberes ancestrales, formas de vida, prácticas cotidianas no occidentales de relación con el ambiente, cosmovisiones diversas, genera pánico, miedo a ser indígenas, miedo a vivir…sino preguntémonos que más se murió cuando asesinaron al anciano de 103 años José Manuel Romero.


.......................................................................................................................


Cuenta el cronista de Indias Gonzalo Fernández de Oviedo y Váldes en su Historia General y Natural de las Indias que en cierta ocasión el obispo Rodrigo de Bastidas, hijo del conquistador del mismo nombre y primer obispo de la diócesis de Venezuela (1534-1542), al recriminar a un indio por su mal comportamiento, le dijo: "Dime, bellaco, ¿por qué haces estas cosas?", y respondió el indio: "¿No ves tú, señor, que me voy haciendo cristiano?".
Gustavo Pereira. El Legado Indígena





Esta nota ha sido leída aproximadamente 3015 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Pueblos Indigenas

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Pueblos Indigenas


Otros artículos sobre el tema Demarcación de tierras indígenas

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Demarcación de tierras indígenas


Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social