Qué tantas vainas con las leyes, con tantos diputados comprometidos, con tanta Revolución, sí los ledezmas andan súper sueltos

¡Qué tal, camarada! Continuamos en esta lucha mediática a favor de nosotros mismos. Nosotros los interesados en que el proceso revolucionario cuaje pronto. Y duro. 

En una oportunidad titulé un artículo: “Fidel cómodo, Chávez jodido”, donde simplemente exponía que Fidel arrancó desde cero la Revolución Cubana y fueron construyendo su socialismo disciplinadamente. Pasando el trabajo parejo, claro, pero cada vez más orgullosos de los logros en todos los campos. 

Los traidores murieron tal como los que traicionaron y como los que asesinaron. Y los pitiyanquis se fueron a Miami.  

Allá son estadounidenses de segunda pero disfrutan de las iniciativas que se llevaron para crear capitales monetarios: unos en comercios legales, pero otros en extensiones de bares y casinos como los que habían convertido a Cuba en el “burdel de América”. 

Y lo que hacen es echar vainas en contra de un gobierno y pueblo dignos. Por extensión, salpicando de excrementos verbales el nuestro. 

Recuerdo cuando en mi columna semanal en EL TIEMPO de Pto. La Cruz (por 22 años y me sacaron en 2006) expresaba que Fidel Castro debía internamente reírse a carcajadas cuando en cada reunión o cumbre latinoamericana, los presidentes ignorantes de países de América de aquella época oscura, todos pues, le proponían, o le exigían que copiase sus modelos de gobierno y de sociedad. 

O sea que debía descuidar las labores de la agricultura y la cría; que la pesca de arrastre no marcara la destrucción ecológica; no convertirse en una potencia americana y mundial en los deportes; que la educación no llegase a todos los estratos sociales eficiente y gratuita no salir del analfabetismo; que la medicina no siguiera avanzando y que tampoco fuese gratuita y buena para todos.  

Que hiciera como ellos, que se fijara y los copiara igualitos, gobernando para que no haya corrupción; sin la delincuencia que no parte de la creciente marginalidad que, de paso, no generaban; que, como ellos, acabara con la inseguridad, que luchara contra las drogas, y que no hubiese desempleo, entre tantas. 

Que no fuese solidario con otros pueblos, etcétera. Que se convirtiera en un descuidado gobernante. Que siguiera sus ejemplos. Ja, Ja, Ja…    

Chávez ha venido tratando de cambiar un país con todo el mierdero adentro. Y con todo lo que sabemos que significa luchar contra los poderes constituidos que quieren seguir mandando, explotando y especulando. Y con apoyo externo de los otros estercoleros. Y que me perdone la mierda. Disculpen, el estiércol… 

Imagínense, se han cambiado algunas leyes ajustadas a la medida del mundo monetarista, y con esto acompaño el criterio de mi amigo Manuel De Brabandere de no llamar “capitalismo” al sistema, ya que siempre interviene un capital, el mayor y mejor, que es el capital humano.  

Ah, camaradas, los muy informados o conocedores ruego me disculpen porque algunas veces me extiendo en los artículos como me lo comentó a manera de sugerencia mi querido primo-hermano Jesús Sevillano (el olvidado en los programas musicales de emisoras del proceso o en conciertos, siendo un revolucionario a toda prueba) –, aclaro que a veces lo hago para muchos camaradas noveles o para refrescar situaciones o conceptos. 

Bien. Decía que hay tantas leyes cambiadas, pero más las hay por cambiar o por crear. Una de ellas, o a lo mejor son varias, que quisiera compartieran conmigo, como es la que limite, evite, prohíba los desplazamientos de gobernantes municipales, gobernadores, fuera de los ámbitos de sus competencias. 

Simplemente es eliminar que veamos alcaldes de un municipio equis haciendo giras políticas, fuera de las campañas eleccionarias nacionales, haciendo proselitismo, y del barato.  

Más de una vez estuvo “leopoldito” por Anzoátegui. O ratonsky en las mismas circunstancias. En especial por Lechería que es el municipio más escuálido de Venezuela.

Si quieren un orador de orden, búsquelo (sí los hay) dentro de sus partidos, pero no en funciones de gobierno.  

Utilizan los recursos de sus municipios, y lo peor, su tiempo de trabajo (son funcionarios como cualesquiera otros) que en vez de dedicarlo a sus comunidades, andan buscando mecanismos para surgir mediáticamente y, lo más dañino, para desestabilizar. 

Igualmente ocurre con los gobernadores. Más de una vez vimos a Rosales “haciendo el ridículo” apreciación los que somos inteligentes y recibiendo aplausos de sus obligados admiradores, en Margarita. También por acá en tierras firmes orientales, sin agua por todas partes. 

Bastante ruleteó (parece que antes de enfermarse, según dicen) “frijolitico”. Así como lo hicieron otros especimenes que pululan en la oposición. Ocurrió con “cachuchapa´tras”, etc. 

Y más reciente, y con ellos sentimos que es una gran burla nacional, que “el vámpiro” (según Nolia) viaje a España, a Colombia, a Brasil y, lo más arrecho, hablando mal del proceso venezolano, del Presidente Chávez.  

No puede darse ese lujo. Hablar fuera del territorio venezolano contra un Líder universal como nuestro Presidente.  

Y con una corte de pajúos PAGADOS CON DINEROS DEL PUEBLO. Hasta un embajador paga. ¡Qué bolas! 

Se le olvida que es un simple alcalde cagón. Lo único que es muy bullero… y cuenta con unos programas de televisión para cuando los quiera.  

Y me perdonan lo escatológico (en una de sus acepciones) de algunos adjetivos, pero no me cuadran otros. Disculpen. 

¡ES INTOLERABLE! ¡INACEPTABLE!  

Legislemos sobre el asunto, chíllenla o no. ¡Qué importa!  

De cómo solicitar un permiso de traslado regional, o internacional sólo para eventos que se refieran a reuniones masivas de Alcaldes. Y los gobernadores, evitando que lo hagan en detrimento de la imagen de cualquier gobierno nacional electo. Reglamentaciones.

Considerando una traición a la Patria (con las penalizaciones respectivas inmediatas) cualquier declaración que afecte a los millones de venezolanos que eligieron al Presidente. 

¡Que se dediquen a atender sus predios y a sus respectivas y necesitadas comunidades! Y ni siquiera compararse con Chávez y sus viajes. 

Por cierto, tenemos que investigar hasta lo último cómo se van del país todos los balseros (avioneteros, automovileros) de oposición, en especial al Perú territorio de los inocentes perseguidos políticos. 

Que es otro tema a definir en los planos internacionales. ¿Asilo político a sinvergüenzas y ladrones? 

De la misma manera, debemos legislar, opino, creo, sobre los insultos y las mentiras comprobables. Aunque las diga el presidente de Fedecámaras. Malos augurios, estadísticas perversas, mojones, pues. (Y ya solicité disculpas) 

¡YA BASTA!


edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2135 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social