Las candidatas y el levante de votos

Si todas las mujeres fueran como Vanessa Davies e Iris Varela,
por nombrar solo dos con estilos un pelín distintos, pero con idéntica mística revolucionaria, consideraría un privilegio que la Asamblea Nacional o la dirección del PSUV estuvieran integradas únicamente por camaradas del sexo femenino.

De hecho, si a ver vamos, la presidenta de la Asamblea Nacional, la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, la presidenta del Poder Electoral (en el cual tres de las cinco rectorías son detentadas por damas), la Fiscal General de la República, la Defensora del Pueblo, la Procuradora General de la Nación, amen de no sé cuántas integrantes del Consejo de Ministros, son mujeres. Esto haría suponer que difícilmente exista otro país donde el predominio femenino en los poderes públicos sea tan avasallante.

No obstante, aún así, el Consejo Nacional Electoral determinó que la mitad de las candidaturas a cargos de elección debe ser ocupada por dirigentes femeninas y el PSUV opta por lo mismo (aunque algún malicioso piense que la cosa fue al revés).

Un observador despistado podría preguntarse cuál inequidad se intenta corregir con una medida arbitraria bajo un sistema democrático donde cualquiera se puede postular con entera libertad, sea hombre, mujer o de género indefinido, que también abundan.

Por otra parte, además de la dudosa constitucionalidad de tal disposición, la misma fue decidida prácticamente horas antes de las elecciones internas del PSUV, destinadas a seleccionar candidaturas a los consejos legislativos estadales, creando un zaperoco mayúsculo ya que la militancia revolucionaria debió alterar combinaciones o alianzas previamente pactadas, tras largas y dificultosas deliberaciones.

Siempre he sido partidario de la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres, pero ésta es una de esas conquistas que no se obtiene por decreto, sino mediante el imperio de la realidad social, cuyos avances son indetenibles en una comunidad dinámica.

El colmo sería que las candidaturas femeninas impuestas, lejos de levantar nuevos electores, ahuyenten a los que de por si están remolones y predispuestos a la abstención.



augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2395 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Elecciones Regionales en Venezuela

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Elecciones Regionales en Venezuela


Otros artículos sobre el tema PSUV - Partido Socialista Unido de Venezuela

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre PSUV - Partido Socialista Unido de Venezuela