Tenemos un Sur

La baja de los precios, una medida electorera

La manera como califican los voceros de la oposición, Luis Vicente León incluido, la lucha contra la guerra económica y el forzamiento a bajar los precios por parte de la burguesía parásita especuladora, es que es una medida electorera. Es decir, que su objetivo inmediato es provocar votos para el chavismo y que luego del 8D no tendrá prioridad en las acciones del gobierno. Esta acusación los auto acusa, pues su razonamiento revela otro opuesto, como es, por lo tanto, que la más reciente escalada de los precios y la escasez orquestada tienen un objetivo político, minando la base popular del gobierno al hacerse desesperante la merma del poder adquisitivo de sueldos y salarios; de manera que al hacer ese señalamiento, están reconociendo la agenda sin escrúpulos de la derecha, para quien cualquier recurso es válido con tal de acceder al poder, así se pisoteen los derechos de los sectores populares y de la misma clase media que estaban siendo triturados por sus acciones conspirativas.

La dirección político militar de la revolución bolivariana ha tomado esta culebra por el pescuezo y poco a poco le ha venido quitando el veneno, desarticulándole los anillos con los que se aprestaban a constreñir al pueblo hasta asfixiarlo, y podemos ver las espontáneas expresiones de alegría de la gente al sentirse libre del parasitismo agudo que el desquiciamiento golpista había impuesto para estas navidades; aunque nos parece tibia la “sanción” a especuladores que apostaron a ganarse el 2.000 % y no pierdan nada. El resultado, por lo pronto, es la caída, no de Nicolás, como pretendían, sino de los disfraces con los que habían logrado embaucar a un considerable número de compatriotas, no sin ayuda, hay que decirlo, de los infiltrados que hacen de las suyas en diferentes instituciones del Estado, desnudando su verdadero carácter de clase, los intereses del sector donde se agrupan, Fedecámaras, y el contubernio con los factores internacionales que les dictan sus guiones.

Todo augura ahora una categórica victoria de las fuerzas verdaderamente progresistas y revolucionarias en las elecciones municipales. Pero cuidado, que esta serpiente tiene más de una cabeza. Nuestro Presidente ha mostrado músculo y se convierte en objetivo militar de la reacción mundial. Las baladronadas del biperdedor darían risa si no tuvieran detrás la caterva de asesinos de la talla de Uribe y de sus jefes gringos, así que no podemos bajar la guardia en la observancia de la disciplina, en el estrechamiento de la unidad cívico militar y en el fortalecimiento del poder comunal, haciendo efectiva la transferencia de gestiones.

Por ahora, los objetivos han sido logrados: con leyes habilitantes como armas para adecentar la economía y reducir la corrupción, el poder popular dando sus primeros pininos y el debilitamiento de los candidatos de la oposición, ligados a la Manada de Usureros Desquiciados (como el caso de Carcón, aquí en la ciudad de Valera), todo parece indicar que tendremos hayacas suculentas y felices.

¡Chávez vive y la Lucha, la Patria, el Pueblo y Nicolás siguen!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1832 veces.



Oscar Pérez Cristancho


Visite el perfil de Oscar Pérez Cristancho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas