La pandemia otro aditivo más para la atomización del movimiento sindical

En estos últimos años el movimiento obrero mundial ha venido perdiendo fuerzas y conquistas históricas, como la jornada de trabajo de ocho horas la cual ya no se respeta en la mayoría de los países, retrocedemos al siglo XIX donde los trabajadores laboraban jornadas indefinidas, como se dice en criollo hasta que el cuerpo aguante, han desaparecido los contratos colectivos ya que los trabajadores laboran y cobran por horas trabajadas y con el cuento inventado por el capitalismo de que así pueden trabajar en diferentes sitios o empresas, y de esta forma mejorar su poder adquisitivo, a llevado en muchos países a la atomización del salario real e incluso la desaparición del movimiento sindical, y por supuesto a las luchas del movimiento obrero.

Y en estos momentos con el tema de la pandemia los empresario han pisado chola a fondo para terminar de salirse con las suyas, aplicando flexibilización laboral a fondo, eliminación de los contratos colectivos, flexibilización de las jornadas de trabajo, y algo más delicado todavía, la eliminación de una de las conquistas más históricas de la clase obrera mundial como lo son los sindicatos, esto de la eliminación de los sindicatos también ha sido una lucha eterna la cual se les a echo cuesta arriba debido a que el movimiento obrero a logrado en la mayoría de los países que el derecho a la sindicalización sea incluido dentro de las leyes de cada país, incluso en algunas constituciones y esto no ha permitido que los empresarios se terminen de salir con las suyas, claro esta, todas estas conquistas se han logrado debido a las luchas del movimiento obrero mundial durante décadas, las cuales hoy se corre el riesgo de perderse debido a la crisis del capitalismo mundial, y aunado a esto la pandemia, esto traerá como consecuencia una arremetida de las transnacionales a nivel mundial para "recuperar" según ellos todas las pérdidas ocasionadas por el COVID-19 y toda esta arremetida la ejecutarán en algunos países bajo la mirada complaciente de algunos gobiernos.

En nuestro país Venezuela los trabajadores no escapamos de esta realidad, ya que nuestra principal central la cual tiene la mayoría de sindicatos afiliados como lo es la Central Bolivariana Socialista De Trabajadores C.B.S.T, se a olvidado del papel fundamental que debe asumir ya que es la que agrupa la mayoría de los sindicatos en nuestro país, y es una de las pocas herramientas que tenemos los trabajadores para defender nuestros derechos, y dejarle el tema político al gobierno, por ahora, ya que se han ocupado más de este tema que de la problemática de los trabajadores y esto a dejado a los trabajadores inermes e inertes, ya que si se movilizan sin el respaldo de la central para luchar por sus reivindicaciones tales como aumento general de salarios, estabilidad laboral, y a decirle no a la flexibilización laboral, en contra de los despidos masivos tanto de las empresas públicas como privadas e incluso de la privativa de libertad de algunos compañeros dirigentes que están detenidos pues los terminan tildando de escuálidos, infiltrados, que son colaboradores de la C.I.A, y que estamos en contra del proceso revolucionario etc.

Con esto no quiero decir que todos estos dirigentes que estén enfrentando cargos ante la justicia sean buenos samaritanos, pero creo que la Federación debería hacer una investigación bien exhaustiva de cada caso y luego emitir un comunicado nacional donde toda la clase obrera sepa los cargos que se le imputan a cada uno de estos dirigentes, creo que es la salida más salomónica a todo este tipo de acto que dejan mucho que decir de un gobierno que se reclama obrerista como el que tenemos en nuestro país. Tenemos que tomar en cuenta que para que un proceso revolucionario sea sólido no podemos echar a un lado la clase obrera que a sido y seguirá siendo fundamental en todas las revoluciones a nivel internacional, y se lo pueden preguntar a la historia que en todos los países donde han triunfado las revoluciones la clase obrera a tenido un papel histórico, no podemos tildar de contrarrevolucionarios quinta columna, de la C.I.A a los trabajadores cuando salen a defender sus reivindicaciones, su estabilidad, y sus derechos en general, porque una revolución con hambre es como el amor, que con hambre no dura, tenemos que tomar en cuenta para que una revolución funcione nosotros los trabajadores debemos estar bien reivindicados en el aspecto socio económico y en todos los aspectos, no como pretenden decirnos algunos dirigentes de la federación que me imagino están cómodos, que somos locheros, para aquellos lectores que no son Venezolanos o que pertenecen a las nuevas generaciones, lochero significa que nos gusta es La Plata, y la locha era una moneda de varias denominaciones que en los años 60, 70, y 80 se utilizaba acá en el país, eran de 5 céntimos, de 10 céntimos, y 12.5 céntimos de Bolívar, pero me imagino que estos señores que se expresan así de la dirigencia y de la clase obrera y del sector de dirigentes que no se ha desclasado y que continuamos inmerso en la revolución permanente por las reivindicación de los trabajadores, deben tener la nevera como la canción que dice, LA NEVERA ESTA FULL, porque de verdad han demostrado poco interés por estos temas y entonces han optado por dejarle estos temas que nos competen a nosotros los trabajadores, solo al gobierno para que decida algo que no debe ser, el gobierno es un empleador más debería de ser una decisión conjunta trabajadores, gobierno, y empresario incluso una discusión que debería someterse a un debate público nacional donde participen todos los sectores que quieran participar, es parte de la democracia participativa y así tomar una decisión consensuada para asegurarnos que las decisiones tomadas sean respetadas por las partes es lo más salomónico y así evitar por ejemplo que la hiperinflación pulverice los salarios acordados, y se aprovecharía esa valiosa oportunidad para resolver el montón de pliegos y reclamos particulares y colectivos introducido por los sindicatos y trabajadores ante las inspectoría regionales y el ministerio del trabajo, ya que los trabajadores nos encontramos en un estado de indefensión increíble y los patronos más protegidos que nunca, y no podemos permitir que con la excusa de la pandemia y de la crisis económica el sector más afectado sea el de los trabajadores. En estos momentos de crisis las cargas tienen que ser equitativas no puede llevarla nada más la clase obrera.

  1. No estoy invitando irresponsablemente en estos momentos a que salgamos a movilizarnos y violentar las normas decretadas por la O.M.S, y el gobierno nacional referente a la pandemia, pero no podemos permitir que entre la pandemia el problema de la gasolina y el bloqueo nos olvidemos de una de las principales bases que soportan este proceso revolucionario, como lo es la clase obrera que siempre a sido vanguardia en las luchas revolucionarias no solo acá en el país si no a nivel internacional. Esto es un llamado a la central más representativa para que abra el abanico de discusión para así retomar nuestras banderas de lucha y enviarle un mensaje al gobierno nacional que la clase obrera venezolana no tiene en mente derrocar ningún gobierno el único enemigo que quiere derrocar la clase obrera es el hambre y la explotación, que con este salario mínimo ningún trabajador puede cubrir ni siquiera el 10% de la cesta básica, y los trabajadores no tenemos otra herramienta de lucha si no las centrales obreras, en este caso, y acá en Venezuela la más representativa es la C.B.S.T.

¡TRABAJADORES UNIOS!.

 

osmancanizales77@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 541 veces.



Osmán Cañizales


Visite el perfil de Osman Cañizales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: