Vayamos a la raíz y Habilitemos al Pueblo Trabajador

Sin Poder Constituyente del Trabajo no habrá Economía Anticapitalista y Antiburocrática (I)

Una anotación pertinente y el otro componente de la corrupción

Hoy en la Asamblea Nacional se aprueba en segunda discusión la Ley Habilitante solicitada por el Presidente Maduro para actuar contra la Corrupción.  Valga el momento para citar un párrafo de algo que escribí hace cinco años durante la fase precongreso fundacional del PSUV:

‘‘En los países llamados socialistas quedó demostrado cómo, con supresión de la propiedad privada, la lógica del capital jugó un papel indetenible en la distorsión y degeneración de esos procesos revolucionarios, hasta el punto que la burocracia sustituyó a la burguesía en ese papel que para Marx era de “personificación” del capital. La burocracia no era simplemente un sujeto “gestor” en el proceso de distribución, el cual determinaba quién recibía qué parte de la riqueza y cuándo, sino que evolucionó hacia una casta inseparable del proceso de acumulación privada de capital. Dirigía el proceso de acumulación, actuaba como “personificación” del capital y, posteriormente, sus miembros se transformaron en los grandes capitalistas, en la naciente burguesía, de los países del desaparecido y llamado “bloque socialista”’’’.(http://www.aporrea.org/ideologia/a51171.html)

Hace doce días, el 7 de noviembre, en el diario “El Mundo: economía y negocios”, en su página 2, publicaron los nombres de los cinco (5) yates más lujosos y caros del mundo: cada uno pertenecía a un supermillonario de nacionalidad rusa de quienes se “desconoce” su identidad.  Tengamos la plena seguridad que estos privilegios provienen de la corrupción extendida en toda la nomenclatura que se conformó alrededor de la gestión del denominado “Estado Soviético” y que confiscó el protagonismo y gobernabilidad de los Soviets (consejos).  Un virus que fluye también por las venas de esas sociedades poscapitalistas nacidas de procesos revolucionarios con direcciones políticas que confiscaron la Gobernabilidad del Trabajo y cuyo antídoto intentó inocular Marx en su militancia contra la explotación del trabajo y como cofundador y redactor de los Estatutos generales de la Asociación Internacional de Trabajadores:

  • “QUE LA EMANCIPACIÓN DE LA CLASE OBRERA DEBE SER OBRA DE LOS OBREROS MISMOS; que la lucha por la emancipación de la clase obrera no es una lucha por privilegios y monopolios de clase, sino por el establecimiento  de derechos y deberes iguales y por la abolición de todo privilegio de clase;
  • Que el sometimiento económico del trabajador a los monopolizadores de los medios de trabajo, es decir de las fuentes de vida, es la base de la servidumbre en todas sus formas, de toda miseria social, degradación intelectual y dependencia política;
  • QUE LA EMANCIPACIÓN ECONÓMICA DE LA CLASE OBRERA ES, POR LO TANTO, EL GRAN FIN AL QUE TODO MOVIMIENTO POLÍTICO DEBE SER SUBORDINADO COMO MEDIO;
  • Que todos los esfuerzos dirigidos a este gran fin han fracasado hasta ahora por falta de solidaridad entre los obreros de las diferentes ramas del trabajo en cada país y de una unión fraternal entre las clases obreras de los diversos países;
  • QUE LA EMANCIPACIÓN DEL TRABAJO NO ES UN PROBLEMA NACIONAL O LOCAL, SINO UN PROBLEMA SOCIAL QUE COMPRENDE A TODOS LOS PAÍSES EN LOS QUE EXISTE LA SOCIEDAD MODERNA Y NECESITA PARA SU SOLUCIÓN EL CONCURSO TEÓRICO Y PRÁCTICO DE LOS PAÍSES MÁS AVANZADOS”

Esta anotación viene al caso debido al carácter antiimperialista, anticapitalista y socialista que empezó  a  asumir el gobierno producto de la revolucionaria e inédita retoma del gobierno el 13 de abril de 2002 y que llevó a Chávez a sintonizarse con la inmensa disposición de cambio protagonizada por el Pueblo Bolivariano contra la conspiración nacional e internacional del Capital que perpetraron sus dueños y sus gobiernos más lacayos.

 

Sobre la Corrupción del Capitalismo en el mundo y dónde buscar Salida

La Corrupción, como nunca antes en el mundo, es inherente a la Lógica del Capital.  Y hoy el Proceso Bolivariano, que es parte de las luchas de resistencia de los pueblos del mundo, está en presencia de:

  • Una Gobernanza Mundial Capitalista que admite y permite cínicamente el funcionamiento de un Sistema Financiero Paralelo,  que mueve igual o más capitales diarios que el Sistema Financiero Formal refrendado por todas las naciones del mundo y que además opera a sus anchas ante la vista complaciente de instituciones surgidas de los acuerdos de conformación de la ONU: Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.
  • Una degeneración natural del sistema capitalista que tiende a flexibilizar las Normas de Especulación y que produjo la ESTAFA donde están involucrados los dueños de los más grandes Bancos Privados del mundo y que hace cinco años llenaron de “Papeles Basura” toda la radiografía financiera formal que generó la actual crisis económica internacional.
  • Un tejido de operadores políticos y financieros internacionales, gobernantes y propietarios de consorcios bancarios y empresariales privados vinculados “decentemente” al sistema financiero formal, pero también al paralelo legal: “normado honestamente” por estos pillos de la gobernanza capitalista mundial y que funciona en lo que han denominado territorialmente “Paraísos Fiscales”.

De hecho toda política del Estado Nación está sometida a los vaivenes de una política internacional financiera demencial y funcional al sistema capitalista que corre orgánicamente contra la Humanidad y el Planeta. En nuestro caso, que transitamos un proceso revolucionario y somos blanco de ataques: ¡cómo no gobernar sin controles!  Controles que no solo deben dirigirse a combatir la corrupción como componente especulativo del Capital y de usufructo delictivo de la Renta Petrolera, sino que deben contribuir nacional e internacionalmente a destruir su raíz genética: la explotación y alienación de la  Personificación del Trabajo que es la fuente de toda la Acumulación Privada que realiza la Burguesía y su acompañante más propenso a corromperse… la Burocracia.

En el contexto anterior podemos adelantarnos a una verdad: la Salida, por ponerle un nombre, no está en ese 1 % dueños de los grandes capitales que ha sometido al 99 % de la población mundial.  Otra verdad es que ese 1 %, sustentado en la acumulación privada de capital a costa del Trabajo Alienado, ha sido capaz de corromper un importante porcentaje de la población mundial para que actúe como correa de transmisión de un sistema que se mueve de manera independiente: una enfermedad que  mercantiliza y desequilibra todas las relaciones humanas. Su extensión y permeabilidad es tan descomunal que todo se compra y se vende en la búsqueda insaciable de la ganancia especulativa que hoy impera… corrompiéndolo todo.  Pero, como toda locura: su irracionalidad pervierte sus propias normas de continuidad y supervivencia generando las crisis de gobernabilidad que hoy se desatan y generalizan en el mundo.

De allí, que no hay que perder de vista el aprendizaje histórico que encierra la lucha de los explotados contra el Capitalismo: TODA REVOLUCIÓN NACIONAL QUE NO ENTIENDA SU PAPEL COMO PARTE DE UN PROCESO INTERNACIONAL Y QUE EVITE SOSTENERSE EN EL TRABAJO SIN PROMOVER LA GOBERNABILIDAD DE LA ORGANIZACIÓN REVOLUCIONARIA Y AUTÓNOMA DE LA CLASE ESTÁ DESTINADA AL FRACASO.   Una enseñanza clave para toda direccionalidad política colectiva revolucionaria y que se reduce a revertir “QUE LA TOMA DE DECISIONES SEA EXPROPIADA POR EL CAPITAL A LA CLASE TRABAJADORA”, y habría que agregarle a lo dicho por István Mészáros: ¡Y POR LA BUROCRACIA!

 

Las próximas elecciones no son el problema

El problema son las condiciones de existencia de todo el pueblo que vive únicamente de su trabajo: si mejoran estamos bien, si se deterioran: pierde fuerza el proyecto bolivariano de transformación antiimperialista (II Independencia) que no tiene salida en el marco capitalista.

Hay que actuar sin demoras, con seguridad y plena confianza en el pueblo, en el marco constitucional como dispuso Chávez, activando el debate contra lo constituido y apelando al inmenso poder decisorio del pueblo, es decir,  bajar a tierra sin perder de vista la intuitiva inteligencia del Pueblo Bolivariano, pueblo civil y militar al que no podemos distraer con inventos alejados de la realidad sino empalmando con sus condiciones de existencia: allí radica la conexión pueblo-voluntad de cambio y direccionalidad revolucionaria que hay que fortalecer de manera objetiva, es decir, con Medidas de Emergencia Inmediata vinculadas a un  Programa  Estratégico Anticapitalista debatido públicamente y aprobado en ejercicio decisorio.

Venezuela es un referente histórico construido en miles de batallas. La etapa abierta con el 27F-1989 y las insurrecciones del 4F y 27 N-1992 junto a la conducción de Chávez han permitido recuperar la memoria histórica y levantar un referente que ha transcendido fronteras con un acumulado de simpatías entre los pueblos del mundo.  Mantener ese referente con todas sus conquistas, que no han sido superadas por ningún gobierno después de la muerte de Bolívar, es una tarea colectiva de proyección internacional donde la direccionalidad política del proceso bolivariano tiene que preservar de manera activa y permanente el espíritu revolucionario.  Y para ello. hay que emular el instinto revolucionario de Chávez y del Pueblo Bolivariano: pasar a la ofensiva, movilizar el protagonismo del pueblo y conducirnos de manera excepcional  frente a problemas excepcionales.  Problemas que son derivados de un Estado Capitalista intacto, que no hemos demolido y donde los actores de la burguesía y la burocracia  corrupta se mueven como pez en el agua.

De hecho la dirección política del proceso no ha sido consecuentemente anticapitalista: un error que ha aprovechado la burguesía financiera, empresarial, comercial e importadora nacional y extranjera (mando político de la oposición) en su tarea por recuperarse de las derrotas y lograr espacios perdidos en un Estado construido por ellos y que les seguirá sirviendo para:

  1. Cooptar y ganar para su bando a funcionarios de alto nivel  de las instituciones y empresas públicas de un Estado funcional a la lógica del capital que, de manera natural, corrompe todo lo nuevo surgido del proceso revolucionario: ¡No hay Burócrata que acumule capital sin un padrino Burgués que conozca el arte de la trampa institucional contra el erario público!
  1. Consolidar, al mismo tiempo y a contracorriente del proceso revolucionario, un tejido de operadores políticos y económicos (donde entra esa burocracia cooptada) reconstruido pacientemente y que lograron reposicionar en su Estado a pesar de las letales derrotas que el proceso revolucionario le había propinado.  Desde allí, que es el espacio natural de la burguesía, han influenciado en los mandos de decisiones en instituciones y empresas públicas para usufructuar de manera delictiva la Renta Petrolera.

Otro error, peor que el anterior, sería subestimar la inteligencia de la base social del proceso. Todas, absolutamente todas las instituciones, empresas, misiones y fundaciones públicas del Estado y del Sector Privado están permeadas por Pueblo Bolivariano: todo tarde o temprano se sabe, seguramente no en detalle en la mayoría de los casos, pero los cambios repentinos en el modo de vida y en las relaciones siempre delatan.  No hay morada privilegiada, sarao o sitio privado, semiprivado o público donde no esté un bolivariano de los 7 millones que votan por el proceso.  Una inmensa inteligencia social inorgánica que ha aprendido estar alerta ante cualquier descuido donde se devele lo oculto, un termómetro casi  imperceptible que puede computar el impacto que la actuación del gobierno, después de las medidas anunciadas por Maduro, ha tenido en las alturas y en la base social de la sociedad. 

Ya se puede adelantar como balance que las medidas y la actuación del gobierno ha generado expectativas positivas en el pueblo que apoya el proceso y en ese sector importante que se abstiene o vota por la oposición.  En el fondo no se retrocedió más y lo que se está intentando es hacer respetar el marco normativo conquistado en revolución cuando el pueblo junto a Chávez cambo el Régimen Constitucional, pero violado por los que usufructúan la renta petrolera y estafan el bolsillo de los que viven únicamente de su trabajo. Tardíamente se reaccionó ante la imposición de una liberación de precios y niveles de desabastecimiento como nunca se vieron en casi 15 años. Con la demora el propio gobierno estaba contribuyendo a una crisis de gobernabilidad de pronósticos reservados: y este era el problema, no las elecciones.  Prevaleció al menos la sabiduría popular: ¡más vale tarde que nunca!

Hay que reconocer que se actuó tarde y con una línea tibia de reacción alejada del carácter socialista del gobierno, que además no puede tolerar antecedentes recurrentes de estafas mil millonaria en dólares contra el erario público y, menos aún, la impunidad e inexistencia de responsables de carne y hueso.   Es verdad, faltó mayor contundencia y resolución en la activación de controles y sanciones penales para defender la Renta Petrolera.  Si esto se corrige, entre las muchas medidas de las que ha hablado Maduro y ahora con la Ley Habilitante, valdría la pena priorizar por dos que están vinculadas y donde habría consenso general del pueblo: hacer pública ya la tasa máxima de ganancia que ha anunciado y garantizar los precios regulados vigentes de las mercancías que han violado por años los especuladores.  Y hay dos más que van contra la corrupción, la impunidad y para hacer respetar la Renta Petrolera del Pueblo:

  • La publicación de la lista de las empresas e instituciones públicas o privadas que cometieron ilícitos cambiarios y/o fijaron precios especulativos junto a la privativa de libertad e imputación judicial de sus responsables.
  • Y el rediseño y ajuste hacia un Nuevo Régimen Cambiario que anule los  23 Convenios Cambiarios, llenos de derogaciones y modificaciones, que vulneraron el Convenio N° 1 que surgió en diciembre del 2003 en pleno Golpe Petrolero. Un Nuevo Régimen totalmente bajo Control Público, que garantice la publicación del Precio de Costo Unitario de Importación de las mercancías para la venta e, igualmente, para los insumos, repuestos, materia prima, equipos y herramientas dirigidos a mantener servicios esenciales y a reactivar las empresas que llenen los requisitos para un proceso de reactivación del aparato productivo jerarquizado por ramas de industrias, es decir, sobre la base de las solicitudes planificadas por las ramas y no por empresas, con excepción de aquellas que tengan solicitudes con especificaciones únicas, pero que también deberán solicitarlas por su rama. Un Nuevo Régimen Cambiario estrictamente bajo Control Público e imposibilitado de permear un solo dólar público al sistema financiero privado nacional e internacional.

 

Sin Poder Constituyente del Trabajo no habrá Economía Anticapitalista y Antiburocrática*

“… en el tránsito al socialismo, lo sustantivo para el ejercicio de la libertad, por parte de las mayorías, radica en transferirles, no sólo la posibilidad de participación, sino la toma de decisiones y la responsabilidad que éstas involucran”.

István Mészáros

*Esta parte ultima falta y sera publicado posteriormente.  Recomiendo leer este material donde se se abordan propuestas estrategicas imposibles de implantarse en el país sin el protagonismo y gobernabilidad del Trabajo: Ahora a derrotar el saqueo contra el Pueblo Bolivariano y construir el Nuevo Modelo Productivo para la Transición



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3463 veces.



Juan García Viloria

Co-fundador de Aporrea. Miembro de Marea Socialista y de la Plataforma por la Defensa de la Constitución Bolivariana.

 viloria8@gmail.com      @Trabajo_Capital

Visite el perfil de Juan García Viloria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a177189.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO