Autonomía secesionista



Autonomía secesionista

Por Pedro Carreño

pedrocarreñoe@gmail.com

Con la implementación inconstitucional e ilegal del referéndum para aprobar los estatutos autonómicos en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, los gobiernos progresistas de América Latina inician su bautizo de fuego para garantizar la Unión Nacional y la Integridad Territorial. El Imperio, ante la imposibilidad de seguir manejando al hemisferio con gobiernos jalonados por democracias neoliberales, implementa la bandera de la autonomía como mecanismo para dividir a las naciones, aislando las zonas donde se concentra el mayor potencial económico y energético.

Santa Cruz aporta 31% del PIB de Bolivia, 50% de los rubros rurales y es el principal productor de soya, girasol, azúcar, leche, ganado y madera. Además posee yacimientos minerales de hierro y manganeso, y uno de los pozos más importantes de gas del país.

Como se puede observar, la intención separatista tiene como objetivo principal garantizar a la oligarquía criolla grupos de poder, económico y transnacionales, el usufructo y manejo de los recursos internos.

Aunque este estatuto autonómico va más lejos, y además de establecer la facultad de dictar leyes otorga el manejo de los suelos, bosques, educación, salud, control de impuestos y un cuerpo policial propio, es decir, la aprobación de una suerte de constitución local para la creación de un nuevo país idénticamente igual a lo implementado en Kosovo.

En Venezuela vivimos momentos similares con la incipiente propuesta sobre el estado Zulia y el plan actual de escindir la zona sureste del país, específicamente la frontera con Colombia. En Ecuador sucede lo mismo con Guayaquil, y a Bolivia le aplican la receta en el sector conocido como la Media Luna. Indistintamente del espacio geográfico, los métodos empleados son similares; para muestra veamos que en Santa Cruz se autodenominó una Asamblea Autonómica que se subrogó las facultades y la autoridad del Congreso Nacional al tomarse atribuciones legislativas, y lo que es más grave aún, pretende legitimarlas al decidir – en violación flagrante a la Constitución Nacional Boliviana y la Ley de Referéndum– una consulta popular que la Corte Nacional Electoral calificó de ilegal.

En Venezuela, para el tema educativo, utilizan como Caballo de Troya a la Asamblea Nacional de Educación. Es común en todos los escenarios el empleo de una vanguardia juvenil, y en Bolivia asume un rol fundamental la unión juvenil cruzeñista, la Federación de Estudiantes de Universidades Privadas y en cada barrio crearon los Comité Cívicos Juveniles, infiltrados por paramilitares para generar un estado permanente de terror y zozobra a través de la violencia activa, aunque su eslogan es de no violencia al estilo Otpor.

Hay manifestaciones xenófobas y discriminatorias contra los indígenas en Santa Cruz, similar al Congreso Tibetano de Jóvenes, quienes agreden a chinos y musulmanes en el Tíbet y fueron financiados para viajar por el mundo entero a sabotear el paso de la antorcha olímpica. Eso nos permite determinar que no son hechos aislados y detrás de ellos está el imperio manipulándolos como jauría para intentar frenar su caída con el sacudón que irrumpe con la fuerza de la erupción de mil volcanes.

Por ello se hace necesario entender lo vital de la victoria de estos movimientos libertarios de redención social que labran el futuro y destino de nuestros pueblos, por lo que hoy, como nunca antes, tiene vigencia la arenga que el mariscal Sucre le dio a sus tropas antes de la Batalla de Ayacucho: "Soldados, la suerte de América del Sur depende de cómo luchéis esta jornada".

pedrocarreñoe@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1756 veces.



Pedro Carreño


Visite el perfil de Pedro Carreño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Carreño

Pedro Carreño

Más artículos de este autor