Articulación de la inteligencia, operaciones encubiertas con fuerzas especiales y guerra psicológica.

La Nueva Estrategia Imperial

Las fuerzas armadas de los EEUU han ido modificando las teorías, métodos y técnicas de intervención en la actual coyuntura,  partiendo de la experiencia de Irak y Afganistán. Por supuesto, el  último manual del  año 2008 ( FM 3-24 . US Army Field Manual, elaborado por el ex - general David Petraeus, actual director de la CIA y el general de cuatro estrella Stanley McChrystal, quien cayó en desgracia siendo comandante de la fuerzas de ocupación en Afganistán ) se subsume en el marco de la “Guerra de baja intensidad”  surgida en 1986 como una sistematización de la experiencia contrainsurgente de la década de los 60.

I.- LA NUEVA VERSION DE LA GUERRA DE BAJA INTENSIDAD

La guerra de baja intensidad posee actualmente las siguientes características político-militares:

1.- Recoge el “síndrome de Vietnam”, donde el pueblo norteamericano y la opinión pública mundial rechazó la intervención yanky. Particularmente en el caso de los ciudadanos norteamericano tal comportamiento estuvo influenciado por el número de bajas ( muertos, heridos, desaparecidos, neuróticos de guerra ), lo prolongado del proceso y la incertidumbre sobre el final de la guerra prolongada, proceso este que deslegitimó la escalada guerrerista del pentágono e hizo pagar un alto costo político a la élite gobernante. De allí la necesidad político-ideológica de darle otro marco justificativo a las intervenciones, agresiones o invasiones, donde no se comprometiera indefinidamente el empleo de grandes cantidades de tropa y sin violar los dispositivos legales y el apoyo de la opinión pública.

2.- La naturaleza de las mayorías de los conflictos en la postguerra, son de resistencia locales con raíces sociales, étnica o nacionales,  luchas focalizadas territorialmente, pero con un enemigo invisible y escurridizo donde se expresan variadas formas de lucha, con predominio de la guerra de guerrilla. Estas características inutilizan las formas convencionales de guerra, con el empleo de armas tradicionales basadas en el volumen de fuego y gran despliegue de tropas.

3.- Los justificativos de las intervenciones o invasiones dejó de ser el peligro comunista, siendo sustituido por la lucha contra “terrorismo y el narcotráfico”, la defensa de la democracia y la libertades o en algunos casos “ guerras humanitarias” para salvar vidas, como es el actual argumento para agredir a Libia.

4.- La intervención unilateral se deja como último recurso, pero en general se trata de darle legitimidad institucional para actuar bajo el mandato de la comunidad internacional o a través de múltiples alianzas.

5.- De igual forma, en este marco doctrinario, se trata de copiar los procedimientos y tácticas empleadas por la insurgencia, manejar el terreno para imponer el control territorial, sacarle partido a algunas costumbres y tradiciones, aprovechando las diferencias étnicas, culturales o religiosas

6.- Los conflictos de baja intensidad, se asocian también a la doctrina de las “guerras preventivas” surgida después del 11 de Septiembre, dirigidas  a conjurar con antelación los  estallidos revolucionarios, defender gobiernos títeres, derrocar mandatarios progresistas o intervenir en países que tienen posturas nacionalistas. En este contexto se emplean diversas estrategias  políticas y diplomáticas de aislamiento, económicas con bloqueos y restricciones, militares como asesorías, entrenamiento, dotación de armamento e intervención directa.

Veamos ahora como se enmarcan las directrices del FM 3-24 . US Army Field Manual en la doctrina de la guerra de baja intensidad, tal como lo hemos sistematizado en nuestro ensayo “LA ACTUAL ESTRATEGIA IMPERIAL: THE OUTSOURCING DE INTELLYGENCE”.:

“Tomando en consideración el papel que juegan los manuales en las fuerzas armadas de los EEUU y sus aliados en todo el mundo, incluidos muchos de los ejércitos de nuestro continente que se asumen “coinistas” ( donde destaca el papel que le ha imprimido el Clan Santos a las FFAA colombianas como repetidoras en nuestro contexto del COIN ) se hace relevante destacar las principales orientaciones contempladas en dicho manual, resumiéndolas así:

1.- Intentos de conceptualización de la guerra asimétrica o guerra de resistencia desarrollada por los pueblos que luchan por su liberación. En el manual se reconoce y se analiza en detalles como esta modalidad de lucha puede neutralizar el poder de fuego concentrado o masivo empleado por fuerzas armadas convencionales, así como también inutilizar la tecnología asociada a la forma tradicional de combatir la guerrilla.

2.- Reconoce la importancia del contexto socio-cultural y las especificidades locales y nacionales, por lo que intentan dar respuestas concretas a situaciones singulares.

3.- Asume como básico el control territorial y el dominio de corredores estratégicos, donde se incluye el manejo ofensivo de pasos fronterizos, justificando el empleo de operaciones “extraterritoriales” o persecución en caliente en países vecinos.

4.- Desarrolla la doctrina de operaciones conjuntas con un mando único.

5.- Promueve el papel preponderante de las fuerzas especiales y fuerzas de despliegue rápido aerotransportadas, integrando un solo equipo para operaciones encubiertas. En el caso de los EEUU, el Comando Conjunto de Operaciones Especiales(JSOC)  coordina los siguientes componentes de las fuerzas armadas y de la comunidad de inteligencia: los Rangers y Boinas Verdes del ejército, los Seal de la marina, los "Night Stalkers" ( apodo del 160o Regimiento de Operaciones Especiales de Aviación  del Ejército de los EE.UU )todos conformando la DELTA FORCE, sumándole las fuerzas de los paramilitares de la CIA, que se activan en el Comité Nacional Clandestino (NSC), más específicamente en la División de Actividades Especiales .

Delta operators on the ground use GPS-guided weapons to assure bombs are accurate to within three yards in Iraq. 6.- Localización y muerte de los líderes insurgentes, empleando la inteligencia tecnológica y los aviones no tripulados: drone o Predator

7.- Tercerización o privatización de una serie de servicios, donde se incluye desde el apoyo logístico, las comunicaciones, el transporte hasta la inteligencia y las operaciones psicológicas

8.- Búsqueda de apoyo o adhesión de la población a través de operaciones psicológicas, a través de distorsiones informativas y manipulación de percepciones.

9.- Formación y Estabilización de un gobierno aliado que permita traspasar las responsabilidades de la seguridad interna y permita una retirada honrosa. Esfuerzos en la formación de fuerzas militares y policiales, para tal relevo.”

II.- GUERRA ASIMETRICA O “GUERRA DE TODO EL PUEBLO” PARA ENFRENTAR LA NUEVA ESTRATEGIA IMPERIAL

Tal como lo reseñamos anteriormente y como resulta de la actual agresión a Libia, debemos elaborar una estrategia de defensa del proceso revolucionario, ya que nuestro país al igual que otras naciones del sur, se convierten en objetivos militares del imperio, siendo también “una crónica anunciada” de los pasos y las políticas que se vienen impulsando contra el proceso bolivariano:

-- Campaña de manipulación propagandística a nivel mundial.

-- Esfuerzos de aislamiento diplomático y acusaciones ante la corte penal por supuestas violaciones a los derechos humanos.

-- Señalamientos de  vinculaciones con  grupos terroristas y narcotraficantes

-- Apoyo a planes conspirativos internos y fomento de posiciones separatistas en los Estados Táchira y Zulia.

-- Preparación de operaciones encubiertas con paramilitares y fuerzas especiales colombianas.

-- Instalación de bases y dispositivos para el bombardeo estratégico.

Frente a este cuadro de amenazas reales que se ciernen en el horizonte, debemos formar y preparar nuestra fuerzas para una confrontación político-militar con las fuerzas imperiales, bajo un enfoque de guerra asimétrica, guerra de resistencia o “guerra de todo el pueblo” como lo planteó en el pasado reciente el general vietnamita Nguyen Giap, pero tomando en cuenta los nuevos parámetros de la contrainsurgencia contemplados en el “COIN que reseñamos previamente

En tal sentido, es esencial tener clara la dirección estratégica de esta confrontación, para lo cual proponemos sumariamente los siguientes aspectos:

1.- Combate sistemático (en lo teórico y práctico) al  outsourcing de inteligencia en su triple acepción e implicación: inteligencia, operaciones psicológicas, fuerzas especiales privatizadas:

a.- En el terreno ideológico cultural impulsar una campaña comunicacional y educativa sobre las múltiples implicaciones que posee la subcontratación con los monopolios de la industria militar en los EEUU.

b.-Definir líneas de investigación que reconstruyan la realidad subyacente de la injerencia del complejo militar-industrial:

  • Descomposición del sistema político norteamericano, conflictos interinstitucionales.
  • Violación de los derechos humanos
  • Corrupción generalizada
  • Impunidad de los crímenes de guerra
  • Profundización de la enajenación y las conductas psicóticas del militarismo en EEUU .

d.- Caracterización y ubicación de las fuerzas mercenarias en Colombia, las cuales van a ser empleadas como fuerza de choque

2.- Construir alianzas y planes conjuntos con el movimiento social nuestramericano y mundial, donde participen los sectores progresistas y revolucionarios, incluidos los movimientos insurgentes.

3.- Desarrollo de una estrategia comunicativa global, que contemple el ámbito mundial-continental, construyendo redes informativas con fuerzas anti-imperialistas en todo el mundo.

4.- Estrategia continental de lucha, siguiendo el ejemplo del ejercito libertador, de allí la idea fuerza de “VOLVER A AYACUCHO”.

5.-Acelerar los planes de preparación de nuestras fuerzas, empleando estrategias diversas, convencionales y no convencionales, donde destaca la guerra de resistencia con la activa participación de la población. La experiencia histórica señala, que el poderío militar estadounidense puede ser derrotado, igualmente existen lecciones de cómo neutralizar sus más sofisticadas tecnologías empleadas en las guerras convencionales. Al poder de fuego y la supremacía tecnológica de los gringos, la podemos confrontar con armas convencionales y la capacidad de lucha de los componentes militares, pero resulta ser un postulado de la “guerra asimétrica” y UNA CLARA LECCION DE ACTUAL CONFRONTACIÓN EN LIBIA:

  • Los componentes militares convencionales pueden ser neutralizados en forma rápida por el poder fuego y el empleo de tecnologías avanzadas que utiliza el imperio.
  • No ocurre de la misma manera cuando le oponemos nuestra fortaleza como pueblo revolucionario: el factor subjetivo y las convicciones, el dominio táctico del terreno, las redes de inteligencia social, la creatividad en el empleo de diversas formas de lucha ( urbana, suburbana y rural ), la utilización de armamento popular ( explosivos caseros, trampas )la propaganda y la contrapropaganda.

6.- Frente a una eventual agresión del imperio, es necesario desarrollar la anterior concepción político-militar, donde se ponen en juego todas las enseñanzas acumuladas, desde las lecciones del Vietnam heroico, hasta la experiencia reciente del conflicto libio. En esa perspectiva, vamos a reiterar los criterios que hemos esbozamos en diversos documentos:

  •  Las fuerzas extranjeras pueden desplegarse y ocupar territorio, pero en el largo plazo no pueden sostenerse. Por ello ls fuerzas revolucionarias no pueden ser cortoplacista, ni se confrontan en términos de guerra de posiciones, tampoco se emplean a fondo en la fase en que las fuerzas de ocupación están a la ofensiva.
  • Organización en pequeños grupos o unidades, difíciles de localizar e identificar porque están mimetizadas en el terreno y en el seno del pueblo, desarrollando de mil maneras el principio de dispersión y concentración de las fuerzas.
  • El manejo táctico del terreno: montañas, cuevas, túneles, piedras, senderos escarpados, permite mantener la iniciativa y compensar la escasez de recursos logísticos, atacar sorpresivamente y preservar las fuerzas. Control territorial y manejo de corredores estratégicos, construcción de bases de apoyo. 
  • El empleo generalizado de las redes de inteligencia social es otra dimensión de esta guerra asimétrica, lo cual garantiza la información oportuna, conociendo con antelación planes enemigos, sus movimientos y desplazamientos.
  • Desarrollo de una Estrategia Comunicativa Integral, basada en el conocimiento del enemigo, el despliegue de nuestra propia agenda, el empleo de toda nuestra capacidad comunicativa, la diversificación de vocería y el marcaje de actores oponentes.
  • Seguridad en el sistema de comunicación y enlace, acudiendo  a la creatividad y la improvisación para neutralizar la inteligencia tecnológica que emplea el imperio, particularmente la vigilancia electrónica. En tal dirección, es clave la compartimentación rigurosa en los organismos de dirección y la adopción de un sistema de contactos impersonales en los enlaces (uso de buzones y escondrijos), medidas de contrainteligencia en el empleo de teléfonos, transmisiones radiales y la utilización de la web.
  • Combates de decisión rápida que evitan ser fijado en el terreno y de esta manera neutralizar la movilización (fundamentalmente aerotransportadas ) y el poder de fuego enemigo
  • Contundencia operativa con el empleo masivo de explosivos populares que puedan garantizar la cobertura de fuego con minas y metrallas de todo tipo, los cuales tienen efectos devastadores en tropas de a pies o en vehículos. Articulación orgánica del armamento popular con los recursos bélicos como el AK, RPG, Minas. Nos toca a nosotros, los revolucionarios y revolucionarias en todo el continente, prepararnos al calor de estas premisas, no por afanes guerreristas, sino por una simple enseñanza de la historia: el imperio hoy no respeta frontera, no tiene controles ni límites.
  • Concreción de las anteriores líneas táctico-estratégicas en el control territorial:
    • Alerta temprana y acuartelamiento
    • Movilización con arreglo al plan de contingencia.
    • Despliegue en áreas asignadas: puntos de control, observadores adelantados, posiciones de contención en el marco de la guerra de movimiento o combates de decisión rápida.
    • Movimientos y desplazamientos en correspondencia con la situación: avances y retrocesos escalonados, retirada estratégica.
    • Principios de concentración y dispersión de las fuerzas: ser fuerte en un punto estratégico, tal como se indica en la gráfica:

    • Ubicación de vías de acceso y de retiradas: puntos de control o barricadas, bloqueo o apertura de las principales arterias viales
    • Anillos de seguridad combinando diversas formas de lucha: pacíficas y no pacíficas, armamento popular y convencional, sujetos sociales diversos: Jóvenes, Viejos, Mujeres.
  • Tareas de las Redes de Movilización Inmediata ( REMI)
  1. Funciones básicas: inteligencia, operaciones psicológicas, organización del control territorial y las movilizaciones.
  2. Organización REMI: estructura mínima entre 5 y 7 miembros. Definición de mecanismos de funcionamiento, contactos y enlaces.
  3. Formación y preservación de las fuerzas: educación socio-política y técnico-militar.
E/Carlos Lanz Rodríguez
11 de Octubre de 2011


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4227 veces.



Carlos Lanz Rodríguez


Visite el perfil de Carlos Lanz Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Lanz Rodríguez

Carlos Lanz Rodríguez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US Y ab = '0' /tiburon/a131580.htmlCd0NV CAC = Y co = US