“Balde de agua fría”

Se observa con estupor cómo la derecha recalcitrante haciendo gala del
más grande de los histrionismos, amparado en sus grandes medios de
comunicación globalizados, arremete cual jauría contra un digno
general patriota de nuestra Fuerza Armada Bolivariana, por expresar
con alto sentido humanista estar consustanciado con las más nobles
causas del pueblo venezolano en su inmenso sueño de redención social.

Asumiendo como proyecto de vida el desafío histórico de hacerlo
realidad, aunado a la manifestación de irrestricta subordinación y
lealtad completa al comandante en jefe, recalcando con especial
énfasis que la Fuerza Armada Nacional no tiene lealtades a medias y
por lo tanto está casada con este proyecto de país.

Obviamente, tanto a la oposición nacional como internacional esto les
cae como un balde de agua fría, pues tienen años cazando efectos de la
coyuntura y con grandes financiamientos tratan de lograr la generación
de condiciones internas que permitan cabalgar sobre escenarios de
desestabilización, para materializar una ruptura del orden
constitucional y sacar de la Presidencia al compañero Chávez, como la
Fuerza Armada es determinante para la concreción de esos nefastos
planes, apelan a una sistemática campaña de infamias contra el general
Rangel Silva, utilizando como cascaron de proa al secretario general
de Organización de Estados Americanos, quien con infeliz ligereza
calificó las declaraciones del general Rangel de acto de
insubordinación a priori cuando el principio democrático de
subordinación del poder militar al poder civil, viene establecido
sobre la base del respeto a la soberanía popular, ejercida a través
del voto y para el caso venezolano, por si no lo sabe o se le olvidó
al señor Insulza, el gobierno lo ejerce Chávez y por tanto es el
comandante en jefe de la Fuerza Armada y no la oposición.

Llama la atención que esta alharaca, cual cortina de humo, coincide
con la presentación de las memorias del ex presidente de Estados
Unidos George W. Bush, tituladas Decision Points (Puntos de decisión)
donde hace manifestación de acciones que no sólo generan indignación,
sino que se constituyen en confesión de parte para abrirle juicio en
un tribunal penal internacional, puesto que autorizó la Guerra en
Irak, basándose en pruebas falsas, presentadas por el interés
comercial de sus asesores Dick Cheney (el petróleo) o Donald Rumsfeld
(la industria de las armas).

También revela la aplicación de torturas para obtener información de
hipotéticos terroristas, como el abominable tormento de toca
(waterboarding) que consiste en simular que se ahoga a una persona.

Refiriendo inhumanamente al respecto, que el uso de esas torturas le
permitió salvar vidas, porque su labor consistía en proteger a Estados
Unidos.

Con esas aborrecibles confesiones y el silencio cómplice de las
grandes empresas mediáticas globalizadas, organizaciones no
gubernamentales de derechos humanos y organizaciones como ONU y OEA,
que embisten a diario contra pueblos y gobiernos progresistas, para
estigmatizarlos por amenazas a la democracia y a los derechos humanos,
queda en clara evidencia que su objetivo fundamental es tratar por
todos los medios de ponerles las manos a nuestras riquezas minerales y
naturales y procurar salvar el insostenible modelo capitalista, pero
bien lo dijo Fidel Castro en sus reflexiones: Cuando el enfermo está
muy grave, según es práctica de la Iglesia Católica, después de la
confesión viene la extremaunción a partir de eso, quizás procedan a
darle cristiana sepultura o a incinerar los restos de la absurda
ilusión de que sea posible mantener un sistema social incompatible con
la vida de la humanidad.


pedrocarrenoe@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2815 veces.



Pedro Carreño


Visite el perfil de Pedro Carreño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Carreño

Pedro Carreño

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición