Alertas sobre el fascismo

Benito Mussolini (1883-1945). Su padre toma el nombre de Benito del Presidente mejicano Benito Juárez. Luego de varios fallidos intentos, se alista como soldado durante la I Guerra Mundial,  su comportamiento le amerita el rango de Cabo. Cae herido y pronto es dado de baja. En 1900 hace sus primeros escarceos públicos en política, inscribiéndose en el Partido Socialista Italiano. Sus actividades callejeras en políticas, le causaron varias detenciones policiales. Mostró clara admiración por el intelectual socialista Italiano Arturo Labriola. Se le vio muy vinculado al sindicalismo socialista. Fue profesor de italiano y de francés. Editó el periódico La lucha de clases, y el periódico milanés Avanti órgano del  Partido Socialista de la región. En 1913, fundó la revista La Utopía. La neutralidad de su  partido socialista italiano frente a la I Guerra Mundial, fue el detonante que  enfureció a Benito Mussolini, el era partidario del ingreso de Italia a la Guerra.  Fundó el periódico El pueblo de Italia, de corte  fuertemente ultranacionalista, por lo que definitivamente fue expulsado del Partido Socialista Italiano. De inmediato se dedica a la política de calle, provocando numerosos choques con la policía y partidarios socialistas y socialdemócratas. En él como en buena parte del pueblo italiano venía creciendo un descontento, por los malos gobiernos de su país. Tempranamente los partidos  socialdemócratas fueron señalados como culpables de los males que aquejaban a Italia. El 23 de marzo de l919, creó el Fascismo Italiano de Combatientes, germen del Partido Nacional Fascista Italiano. Funda los CAMISAS NEGRAS, que eran jóvenes pandilleros de la clase media y pequeña burguesía italiana. Que se encargaban de atacar con fiereza a los trabajadores huelguistas, a los socialistas, comunistas y socialdemócratas. Promovió el miedo para sacar provecho de él. Inicia su carrera hacia la criminalidad fascista en 1920. En 1921 crea el Partido Fascista de Italia, y lo convierte en  un partido de masas. Un año después, el 28 de octubre de  1922, con miles de seguidores, toma la ciudad  de Roma. El 24 de noviembre solicita y obtiene del Parlamento, plenos poderes (Ley habilitante). Apela al populismo, mejorando temporalmente la condición de vida de los trabajadores, para luego quitarle sus derechos laborales. Realizó sustanciales inversiones en el campo, apoyando a los terratenientes, lo que le dio un fuerte sabor agrario al fascismo italiano. . La violencia diaria de los Camisas Negras ya molestaba seriamente a toda la población Italiana. Con rigor, logró darle un orden severo a su gestión de gobierno, a tal punto, que los nazistas alemanes, decían que en Italia, llegan a tiempo los trenes. Mussolini  eliminó el derecho a huelga. Creó una importante protección para las mujeres embarazadas. Este y otros mecanismos envolventes y populistas eran para atraer a las masas. Se planteó insólitamente la reconstrucción del Imperio Romano. Ayudó en la construcción del eje Berlín-Japón- Italia. Sus vínculos con el fascista español Franco fueron abiertos y cordiales. La cantidad de marchantes y la fuerza que esto generó, obligo al Rey Víctor Manuel III, a entregarle el poder al DUCE. La exaltación del nacionalismo italiano había concentrado miles y miles de seguidores. En Junio de 1940, Italia entra en la II Guerra Mundial apoyando a Alemania.

Entre 1922 a 1943, Benito Mussolini, fue Primer Ministro de Italia. Nacionalismo, militarismo, anticomunismo, racismo, y profunda irracionalidad práctica, lograron que Mussolini se convirtiera en el líder indiscutible y fuerte de Italia. Prometió e impuso un Estado fuerte, con un corporativismo estatal totalitario, apoyado con un  exitoso aparato de propaganda. Lograron confundir al pueblo al señalar que ellos  no defendían el capitalismo, pero tampoco eran socialistas.  Cuestionaron la incapacidad de los socialdemócratas para gobernar. El pensamiento liberal, era para ellos decadente. Se enfrentaron a los movimientos huelguistas de obreros italianos, entre otros se encontraban Antonio Gramsci y Palmiro Togliati, fundadores del Partido Comunista Italiano. Su racismo y xenofobia fue  abierto, beligerante y muy fuerte. Promovieron un Estado donde el pueblo era el cuerpo del Estado, y el Estado era el espíritu del pueblo, una unidad  sólida al frente de la cual estaba él; el máximo y único gran líder: Benito Mussolini

En 1933, Benito Mussolini, deja conocer públicamente su doctrina sobre el fascismo. En 1939, invade a Albania y a Etiopia. Era la insólita idea de intentar reconstruir el Imperio Romano. Su gobierno jugó al  paternalista, con un fuerte anticomunismo. Sus buenos vínculos con la iglesia católica, le dieron las bendiciones del Papa  Pio XII para que invadiera a África. En nuestra América, los partidos social cristianos, están históricamente vinculados a ésta alianza. No es de extrañar que hoy Primero Justicia venga de un partido social cristiano.  Su alianza con la iglesia, fue tan firme, como su  odio a los comunistas.  Un Estado corporativo  que lograba la articulación entre el Estado, El Capital y La Fuerza de trabajo. Esta última fue la gran derrotada. De aquí salió  la muy conocida triada ultra reaccionaria: Estado-familia y propiedad. Todo dentro del Estado, nada fuera de él. Al igual que los nazis, los fascistas italianos quemaron por doquiera libros de sus opositores, en particular libros comunistas. Como los nazis, los italianos fascistas le tuvieron pánico y odio a la revolución bolchevique. Apelaron a las movilizaciones de masas, con marchas, cánticos, consignas, lemas ultranacionalistas, con  exaltación del pasado histórico  imperial, llevando consigo siempre la supuesta superioridad racial, de esta manera unían a sus seguidores, y la política de Mussolini, parecía ser producto del consenso nacional. Como en Alemania, se  difundió con carácter obligante, la superioridad de la raza blanca. En l945, un comando de la Resistencia Italiana, detuvo a Mussolini, su mujer y amigos más cercanos, cuando pretendían huir hacia Suiza, y todos fueron fusilados, y expuestos en una plaza pública, con la cabeza hacia abajo. Con su vida no pagó tantos crueles asesinatos ordenados por él y cometidos por sus seguidores.

La Italia, la del Renacimiento, la de  genios como Petrarca, Bocaccio, Tomás de Aquino, San Francisco de Asís, Pico de la Mirándola, Pirandello, Maquiavelo, Miguel Ángel, Leonardo, Rafael, Dónatelo, Verdi, Vivaldi, Paganini, Rossini, Vivaldi, y muchos más, era mancillada, por el pensamiento bestial de este potencial criminal, que supo manipular la crisis general de su país, común a toda Europa, expresión del crisis mundial del capitalismo que estaba transitando su paso de un capitalismo de libre concurrencia liberal, a un capitalismo imperialista de concentración ,particularmente bancario.

De los Fascistas Francisco Franco (España) y Lázaro Salazar (Portugal), ya se encargó el infierno. En la historia están al lado de terribles criminales, como Hitler, Mussolini, y toda la triada degenerada de nazis y fascistas.

La razón es la muerte del fascismo Miguel de Unamuno.

El fascismo no es solo de la clase media y alta, llega también al pueblo y se hace masa.

Antonio Gramsci.Jesús M Vivas.  Historiador y Profesor Universitario

jesusm_vivas@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1497 veces.



Jesús Vivas

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas