Profunda oscuridad se cierne en el país

"Como el mismo infierno del que hablan y crearon, cientos de almas vociferan maldiciones, levantando consignas impregnadas del más vil pensamiento. Lejanos aullidos se oyen de los que imitan sin percatarse de que no podrán salir del abismo en donde han caído". (Fuente www.elloslosvisitantesdelespacio.com).

A igual que usted querido hermano y amigo se ha quedado sorprendido(a) de los actos de odio que grupos de personas vienen ejecutando desde hace casi 2 meses en nuestra amada nación. Nunca había visto un odio sin igual cargado de muertes, heridos, destrucción, convenciéndome que esto no es cultura del venezolano, es un odio exportado. La capacidad de destrucción vista que ha escandalizado la opinión pública nacional e internacional no puede ser totalmente de los venezolanos que han participado en las protestas, sean justificables o no. Es un odio por decirlo sínicamente APATRIDA.

Una oscuridad de alma tan profunda que aún no ha mostrado su total esencia y que el Gobierno con sus cuerpos de inteligencia y seguridad han evitado a toda costa aunque se habla de una fase superior de agresión al país como podría ser atentados masivos o selectivos con el solo fin de tumbar al gobierno. Si buscamos este tipo de violencia no cabe dudas de que viene de nuestro vecino país Colombia ya conocida de los Paramilitares así como de otros países donde se ha conocido de los llamados Mercenarios que son asesinos a sueldo, práctica muy utilizada por el Gobierno de las potencias imperiales, en especial los Estados Unidos.

Cuando un compatriota defiende a ultranza las guarimbas y este tipo de protesta está demostrando un nivel de ignorancia muy profunda de los casos de Irak, Afganistán, Libia y Siria donde las potencias imperiales han contratado mercenarios para sembrar estas naciones de terror y muerte cosa que quieren instaurar en Latinoamérica en este caso Venezuela.

Una cosa es que jóvenes estudiantes salgan a protestar contra las políticas del Estado, sean las que sean, hay plena libertad para esto, pero lo que se ha evidenciado que detrás de estas protestas está todo un plan maligno de destrucción y muerte que ha golpeado a todos sin distingo partidista, credo y condición social. Los medios privados no sacan a la luz esta gran verdad sino que en la línea conspirativa tergiversan los hechos inculpando al gobierno señalándolo de opresor.

Esta nueva fase de guarimbas vino con todo, más cruenta que la de los años 2002 y 2003. hay un odio desmedido en los que protesta que ya da miedo hacer una crítica directa ante la obstrucción del tráfico y el fastidio de todos los días que cambian nuestra agenda de recreación, cultura y vida normal. Apenas emites una opinión contraria a uno de estos grupos que protestan y si no te linchan físicamente lo hacen emocionalmente. Esto nunca se había visto.

Nuestra oposición venezolana ha cometido el grave error de importar a nuestro suelo grupos de mercenarios y delincuentes que no piensan mucho a la hora de salir a determinada hora a destruir instituciones públicas, propiedad privada, dispararles a oficiales que buscan mantener el orden y la seguridad o comenzar a cometer asesinatos selectivos que ya vienen realizando.

Si nos oponemos a que el Estado avance en las investigaciones y captura de este tipo de personas lo que logramos es ponernos un cuchillo en nuestras gargantas porque si no se evita que estos grupos se instales y consoliden en esta manera de hacer política estamos ante la triste realidad de la colombianización política del país de la que nadie va a escapar.

Lamentable que haya personas sea consientes o no hayan caído en este tipo de violencia en la protesta. Cuántas personas jóvenes están ya presas y enjuiciadas porque pensaron que protestar con violencia era el camino, no sería este el CAMINO del que tanto habló Capriles. Reflexionemos y brindemos todo el apoyo al Estado como al Gobierno de que esta barbaridad prosiga porque la mortandad será enorme y aquí no habrá distinción de colores políticos.

Estoy absolutamente convencido que gran parte de los asesinatos en nuestro país desde hace años en las zonas populares como urbanizaciones fueron cometido por paramilitares y que ahora han entrado en una fase de mayor concentración política como la que está en marcha.

Juliocesar1221@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2932 veces.



Julio César Colmenares

Comunicador alternativo.

 juliocesar1221@gmail.com

Visite el perfil de Julio César Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Colmenares

Julio César Colmenares

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /oposicion/a185986.htmlCd0NV CAC = Y co = US