A la Machado el curul no le sirve. Es muy estrecho

No ofendo a la señora Machado. Es obvio que su talla pareciera mejor que apropiada a su edad; quizás si algo no le sobra sean kilos o talla, medida ésta en centímetros. De manera que el curul de María Corina me refiero a la silla parlamentaria-, más bien podría quedarle grande.

De donde uno también puede concluir que esa posición en el aparato del Estado, a la Machado, no le sirve. Ahora le estorba y la obliga atarse a formas por ella desechadas.

No comparto la intención dada a la expresión de Diosdado cuando dijo que la Machado, como Chacumbele, ella misma se mató. Eso parte de un supuesto que la supone inocente, pueril y peor asesorada. Es difícil creer eso y malo que lo creamos.

Sus asesores, con certeza, al ofrecérsele aquella alternativa de hablar en la OEA como embajadora alterna, le advirtieron el riesgo a que se sometía. Me niego a admitir que entre ellos no hubiese alguno competente para percibirlo. El artículo 149 es demasiado claro y contundente. Allí se prohíbe a un funcionario, como lo es la Machado, aceptar ese cargo y hasta honores, si de esa manera quiere vérsele, sin autorización de la Asamblea Nacional. Si no hubo quien lo hiciese, opción que reitero, rechazo por completo, debería mirar bien a su alrededor, pues mejor es andar sólo que mal acompañado.

Pero si sabía lo que estaba haciendo. A ella, esa curul no le calza y, repito, no porque esté gorda, sino más bien le estorba para sus planes inmediatos, le impide moverse tal cual quiere, como pez en el agua. En ese sentido pues le queda estrecho y demasiado apretado.

Empecemos por admitir que ella no es de esas oradoras, encantadoras de serpientes, como solía llamarse a brillantes tribunos, que en la Asamblea Nacional luce por hacer joyas oratorias que atraen, embelesan, confunden y hasta atrapan a sus escuchas; si fuese eso, tomando en cuenta cómo se difunden por TV las sesiones del organismo, sería una bella oportunidad para quien tiene en la palabra un don. ¿Cuánto hubiese ganado entre el pueblo Domingo Alberto Rangel, por sólo nombrar uno de la izquierda, si la derecha le hubiese brindado esa oportunidad?

Pero no. María Corina no calza los puntos de aquellos oradores brillantes que la derecha y godarria tuvieron, como Juan Vicente González o Uslar. Su lenguaje es menguado y en exceso brusco y amenazante; lo que aburre, distrae o provoca rechazo; a menos que alguien esté predispuesto y amarrado como para oír lo poco que le interesa. Y estos, no son muy abundantes.

Ir allí, cada vez que hay sesiones, sin ideas nuevas ni nada interesante que plantear para atraer a la gran mayoría y el interés de quienes andan en incesante búsqueda; además con una gestualización que la exhibe desagradable y persona de pocas pulgas, que se niega a reír o apenas sonreír, gesto que a todo el mundo agrada, en lugar de beneficiarla la daña. Son pocos quienes buscan la compañía de los aburridos o amargados. Los políticos exitosos suelen ser cordiales y afectuosos en el trato con sus adversarios, sobre todo estando frente a frente, verbi gracias, Chávez.

Además, la ex diputada sabía bien que en el TSJ hay un antejuicio de mérito o solicitud, para que le sea allanada la inmunidad parlamentaria y se le someta a juicio por un montón de acusaciones. Es decir, estaba consciente, que si la pelaba el chingo, la agarraba el sin nariz. De donde optó tomar el camino que la pareció más honroso, le brinda mayor sustento y pertinencia para seguir en la nueva etapa de la lucha que ha asumido. Además, eso de hablar en la OEA y decir que aquí hay una dictadura feroz, donde nadie puede hablar, manifestar ni hacer guarimbas, le atraía como aquellos juguetes que de niña solían obsequiarle.

Que le apliquen el artículo 149 constitucional, para ella es una ganancia. ¿Quién ha dicho o pensado sensatamente que esté interesada en luchar dentro de lo que la constitución impone? Y el pírrico sueldo de diputada a ella no le cubre los más pequeños gastos.

Sabe bien, que eso de ganarle unas elecciones a los chavistas, aún con todo la guerra económica y el saboteo es bastante cuesta arriba.

Tonto aquel que piensa que ella esté dispuesta a esperar los lapsos constitucionales para terminar perdiendo. Además, en esa lucha democrática, tiene que lidiar dentro de la MUD con mucho tigre cebao que se las saben todas y a ella llevan una morena.

Los gringos, hasta ahora, desde Bush, le han dado muestras de confianza y hasta sueñan verla en Miraflores. ¡En esas condiciones si es verdad que ellos harían los negocios que anhelan! Saben que para complacer a socialdemócratas y populistas, los otros que en la MUD toman asiento, tendrían que tirarle pequeñas, pero al fin onerosas limosnas, a los trabajadores.

Así las cosas, es mejor esa salida por el 149. Queda como víctima de una violación constitucional hasta personal de Diosdado, el personaje a quien más odian quienes a ella siguen. La medida del TSJ la dejaría también sin inmunidad, fuera del Congreso y ya no sería una aparente venganza del Capitancito. Eso, le daría la magia del héroe perseguido.

También tendría más cancha, al quitarse ese estrecha armadura y argumentos para sustentar su lucha de Maduro vete ya, usando todos los medios a su alcance; y si se cuida, apareciendo un poco un poco lejos, con la práctica de la gatica de María Ramos, afinando el lenguaje para decir mucho sin decir nada, aparecer como no fui y darle argumentos a quienes, por distintos motivos, no siempre nobles, estarían prestos a excusarla. Si llegase a armar aspavientos, como fingiendo reclamar su curul, sólo lo hace por aprovechar la circunstancia para desarrollar la forma de lucha en la que está embebida.

En todo caso, hay muchos aviones y hasta pistas que pueden pasar desapercibidas para el satélite Simón Bolívar y el momento que la vaina apriete,  para volar pajarito hasta donde, como a Charles Chaplin, en El Dictador, la reciban no sólo como demócrata, sino Juana de Arco.

Aunque haya dicho ese curul es mío, para nada le sirve si su estrategia es acabar con todo eso.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1328 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /oposicion/a185482.htmlCd0NV CAC = Y co = US