¡Que sea el amor lo que nos conduzca a la victoria. Invictos y aplastantes este 7-O!

¡Que sea el amor lo que nos conduzca a la victoria. Invictos y aplastantes este 7-O! Cada campaña electoral tiene varias etapas de desarrollo fácilmente definibles dentro del marco estratégico de cada bando político. El principio de una campaña electoral debe ser recio, buscando levantar del letargo a todos los partidarios y votos “duros” de cada sector. El transcurso de la campaña debe mantener un nivel de tensión política en la sociedad; ya que no se busca despertar el voto fijo, sino convencer a ese sector bastante numeroso de la sociedad que no esta ideologizado ni partidizado, sino que escoge su candidato partiendo de las opciones que se presentan y de un análisis en el que se manifiestan tanto razones objetivas, como subjetivas. Por último, el final de una campaña ya no busca nuevas adhesiones, sino motivar a los electores, y garantizar con esto que el resultado logrado sea óptimo. En esta campaña el comando Carabobo, encabezado por el presidente Chávez, fue bastante efectivo, a pesar de las dificultades de salud que el presidente tuvo que afrontar, en demostrar que el socialismo es la ruta a seguir, y a su vez desenmascarar al sector opositor, y sus planes neoliberales. Los partidarios del gobierno que sentimos el socialismo como una necesidad histórica que debemos cumplir y para lo que se necesita obligatoriamente la victoria del 7-O, nos plegamos de inmediato a la candidatura del presidente Chávez. Los indecisos que hasta hace poco no sabían a ciencia cierta por quién votar, ahora tienen dentro de su análisis las variables, no solo de inclusión demostradas por el presidente Chávez, sino las diferentes demostraciones de corrupción, de paquetes económicos ocultos, falta de liderazgo y otras circunstancias que seguramente les harán tomar la decisión correcta. Faltando 7 días para las elecciones, hay razones, tanto cualitativas como cuantitativas para pensar en una victoria contundente del presidente Chávez el 7-O. Las encuestas serias del país dan un margen de victoria contundente al candidato Hugo Chávez, además el nivel de aprobación permiten ser optimistas. A su vez los denominados axiomas o leyes políticas, se han exacerbado increíblemente en el sector opositor, dando demostraciones de su desespero ante la derrota. La creación, por ejemplo, de las encuestas de maletín para dar bases científicas a una candidatura que no tiene bases ni metafísicas; la petición casi desesperada de un debate faltando menos de 15 días para la elección -vaya usted a saber para que un candidato que va ganando quiere arriesgar su victoria en un debate-; la “fotodependencia” como forma de hacer creer a sus electores que esas imágenes que aparecen publicadas en la prensa opositora o que transmite Globovisión son suficientes para creer, como en un acto de fe cristiana católica, que con Capriles esta el “pueblo”; los increíblemente absurdos análisis de elecciones pasadas, tratando de mezclar elecciones estatales y parlamentarias con presidenciales; y por último, pero no menos importante, la muy reciente y obligada utilización de autobuses para poder realizar un cierre de campaña aceptable en la capital. Imaginen el desespero opositor y la carencia de pueblo, que aun cuando tienen 4 meses criticando la campaña del Comando Carabobo y su supuesta utilización de autobuses para todas las marchas y concentraciones, no les quedo otra opción que hacer lo mismo que critican y callar. Imaginen el desespero y la nulidad de Radonski en los sectores populares, que volvieron a las ya conocidas marchas sólo por las zonas más elitescas de la capital. ¿Por qué no salió una marcha de Catia y otra de Petare en el cierre de campaña de Radonski? Hasta aquí todo indica que la llamada por el presidente “Victoria Perfecta” esta a la vuelta de la esquina. Logramos trabajar con certeza las dos primeras instancias de una campaña electoral. Tenemos la confianza científica de las encuestas, a su vez las últimas concentraciones en apoyo al presidente han dejado boquiabiertos incluso a los opositores más radicales. Pero ninguna victoria puede declararse antes de lograrse, como dijo el pelotero Yogi Berra en una frase que por obvia no deja de ser absolutamente referible “el juego no se acaba hasta que se termina”. La verdad histórica nos dice que el mayor error de la revolución ha sido el triunfalismo. En 2007, durante la única derrota electoral que ha sufrido este gobierno, pudo obtenerse una victoria contundente, pero no se motivó al elector poco antes de la elección. En las elecciones parlamentarias muchos pensaron, por el triunfalismo generado en las filas del gobierno, que la cuota de diputados estaba totalmente garantizada, pero no fue así. De aquellos días a la actualidad han pasado varios años, que deben obligatoriamente invitarnos a reflexionar. Siempre la motivación de los electores que quieren el fin de la revolución tendrá mucha intensidad; son 14 años de derrotas, 14 años de lavado mediático de cerebro, 14 años de odios madurados a partir de la desinformación, son 14 años de mentiras los que convierten al sector opositor, en un grupo con muy poca abstención interna. No podemos permitir que nuestros votantes bajen la guardia, mientras la motivación de los opositores es el odio, nuestra motivación debe ser el fervor por la vida, la alegría, el amor a la patria, el amor a nuestros hijos y a nuestros padres, EL RECUERDO DE LO QUE QUEREMOS EVITAR Y LO QUE QUEREMOS MANTENER. Es nuestra obligación como electores, como militantes no solo de un partido político, sino de una forma de vida, levantarnos y levantar el animo de cada uno de los electores que darán con su voto VIDA a la Venezuela Bolivariana, Socialista y Soberana. El presidente Chávez con sus palabras lo ha dejado muy en claro, lo que esta en juego es la vida de la Patria. En estos pocos días nos toca darle vida al Huracán Bolivariano, más allá de las palabras, nos toca ser un Huracán humano verdadero, y recordar al Che Guevara cuando dijo “…a riesgo de parecer ridículo, el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor”. Es imposible una mejor motivación que el amor, vamos con ella hacia la victoria, con la certeza de que nuestro voto es necesario, con la seguridad de que somos mayoría y a la vez con el deseo de ser invictos el 7-O!! Moydavyd@hotmail.com @moiseijas


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1440 veces.



Moisés González


Visite el perfil de Moises González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas