Termina uno, tal vez, diciendo estupideces

Que me perdone Andrés de Chene, pero es cuestión de criterios, de humanitarismo

Con el debido respeto a este insigne venezolano voy, por ahora, o por hoy, a copiar su estilo de “toquecitos”. Seguro que no podré hacerlo con su fluidez.

Partimos de lo Oriental, ahora desde Palestina ya que Irak pasó a la cotidianidad de la estupidez. De la agresión consensuada por la ONU. La gente de la oposición a nuestra Revolución –no a cualquier gobierno de alternabilidad– definitivamente no tiene sangre. Le corre horchata por venas y arterias ¿Será por eso que le gustan los hechos de violencia donde corre sangre, bien en Venezuela o en el plano internacional? Manifestaciones, golpes, genocidios.

A estos compatriotas no les duele nada. O por lo menos nada de lo que nos duele a nosotros, que de paso nos duele todo. Están esperando que muera uno de sus partidarios, con preferencia los que pueden ser achacados a deficiencias o influencia del gobierno, mejor dicho, de Chávez, para colocar cintas negras en las imágenes televisivas. Y algun@ que otr@ ridícul@ le coloca una cintica negra en la antena del vehículo.

Las masacres, los genocidios, no les importan, mucho menos en países que Chávez nombra. No sólo por invasiones –ya que guerras no son– sino que tampoco por hambrunas o desastres naturales. Claro, si nunca entendieron ni a la pobreza. Fueron incapaces de ver piernas varicosas de tanto subir cerro cargando barrigas o agua en las cabezas, ya que para ell@s la pobreza es un simple concepto. Casi una virtualidad.

Por eso no podemos parecernos. Y no es de extrañar esta apreciación porque ocurre hasta con hermanos que viven en un mismo techo. Lo que sucede con ellos es que ni siquiera hacen un esfuerzo, aunque sea de mentirilla, para medio convivir.


Cuando estaban alzados, todavía con restos del manejo de la IV y esperanzas de volver, las agresiones eran permanentes. En restaurantes, en aviones, en la calle, a los hijos de revolucionarios en los colegios, en fin, recurrían a cualquier tipo de desahogo, de drenaje emocional cargado de odio ancestral más el acumulado por el terrorismo mediático.

Cada uno de nuestros triunfos eleccionarios los fue amansando.

Pero… cada vez que cogen aire, inmediatamente nos agreden. ¿Recuerdan el Carmonagolpe? Sí el de los meritócratas, el golpe fedecamarista y cetevista y de los militachetistas.

Allanamientos, golpes, persecuciones, etc. Y eso que fue sólo por un ratico. Además, a todos nos cacerolearon.

Bien. Haciendo memoria con lo que le ocurrió a varios personajes de nuestra política, destacamos a Ronald Blanco la Cruz, hasta le dieron unos cogotazos (estilo frecuente de agresión escuálida) siendo gobernador.

Viene a colación por la reciente agresión a los Psuvistas del Táchira que le acompañaron para entregarle el poder al “pateador de Iris” (y no es nombre de una narración mitológica griega). Cuando esa dulzura de político cuartarrepublicano llega –por fin para él– a gobernador.

Fascismo puro. No pueden volver. ¡No volverán!

Analicen bien, en especial aquellos que dudan y piensan en la alternabilidad, y que más bien, sin vacilar, deben hacerle saber a sus cercanos el gran peo que se formaría en Venezuela si cayésemos en manos de ese latente nazismo.

La conferencia episcopal opina contra la enmienda y no menciona nada sobre la matanza de niñ@s en Palestina. Tal vez dejarán que su autismo espiritual recaiga en el papa y haga, tardíamente, el reconocimiento como del holocausto nazi. O la pena por Galileo.

Hoy 09, cumplimos nuevamente con el oriente Medio (hace 2 años fue por el Líbano) desde nuestro Oriente. La zona metropolitana norte de Anzoátegui respondió uniéndonos a la protesta contra los genocidas sionistas y, junto al gobernador Tarek, animadamente arrechos caminamos hasta la Plaza Bolívar de Pto. La Cruz.

Hubiésemos querido ver más “árabes” pero como dijo humorísticamente un camarada “muchos, por su visión económica, no abandonan sus negocios (tiendas)”

Según información de la prensa calificada, los israelíes siguen adiestrando a paramilitares colombianos cerca de nuestra frontera y hay denuncias de que San Francisco, en el Zulia, con apoyo del filósofo, sirvió de puente para traficar con armas y municiones venidas de allá. Y del Reino Unido.

Por otra parte, ¿qué pasa con la formación ideológica de nuestros cuadros? Sigue siendo el punto débil de nuestro accionar revolucionario. Seguimos avanzando y ganado a “Chávezlimpio”, que será siempre cuesta arriba.

Y sigue fallando. Es muy débil la información de la gran obra de gobierno. Está muy dispersa y es poco promovida. Vaya usted a las oficinas donde hay funcionarios con esquemas mentales de la IV, o donde se atiende a mucho público, la información de nuestra maravillosa obra brilla por su ausencia. Es más, vaya a instalaciones de empresas petroleras, ojo, ahora nuestras, y ve pocos, en algunas ninguno, afiches de Chávez; mucho menos encontrará información de la extraordinaria gestión nacional.

Es necesario que los pedvesistas que ahora apoyan (o medio) al sistema revolucionario –muchos no se unieron al paro por rechazo a jefes meritócratas que los tenían marginados, otros por miedo, etc.– salgan de su mundo petrolero y se incorporen globalmente al conocimiento de toda la obra donde, por cierto, ellos son importante factor de apoyo. Pero no como simples empleados, con conciencia de servicio revolucionario. Socialista, además.

Es parte de la ideologización, creo.

Así como la necesidad de internalizar al PSUV, casi como los adecos y copeyanos. “Voy al partido”, “todo depende del partido”, “hagamos la reunión en el partido”, el partido, el partido. Casi nadie lo nombra.

Tenía muchos “toquecitos” pero para no fastidiar culminaré con una crítica a uno de los colaboradores de estas páginas revolucionarias. No me gusta esa descargadera, frecuente en muchos con y por sus razones, pero creo que el amigo Fuenmayor Toro ahora está coleado dentro de los columnistas de respaldo al liderazgo del presidente Chávez. Casi talanqueando. Ojo, aunque pienso que no podemos ser unos eunucos de la opinión, debemos tener un sentido solidario de respeto, pero… Díganme que opinan ustedes de esto que expresó un día de diciembre, en “La enmienda (I)”:

“Independientemente de considerar que buena parte de los tropiezos de la revolución son responsabilidad directa del Presidente, quien no sabe escoger sus colaboradores y parece no tener semáforo entre el cerebro y la lengua, opino también que la mayoría de los aciertos obtenidos son producto de las ejecutorias presidenciales. Existe, además, un genuino liderazgo nacional de Chávez y la necesidad de éste para poder seguir adelante con la misma meta, aunque la marcha no sea siempre acertada, sino plagada de conductas y decisiones ambiguas, muchas veces incorrectas y con las distorsiones y perversiones del pasado”

Apreciados camaradas, me disculpan si por apasionamiento caí en el grupo de los criticones de articulistas (ya me caerán encima), pero me atreví a hacerlo ya que luego en su artículo “2009-1989” en Aporrea, pienso, opino, me parece que se le fue la mano al comparar que la situación de hoy, con Chávez, es igual a la del 2009, con CAP. Establece una similitud que aterra. No diferencia entre la democracia representativa del 1989 con la participativa que adelantamos, con todo y algunos errores. Que la inflación afectará a los más humildes (?) Por cierto, sin mencionar que es ministro, a El Troudi lo llama la “estrella”.

Lean el artículo, por favor, hasta llegué a concluir que piensa que CAP y Chávez son casi lo mismo.

¡Patria, Socialismo o muerte! Si actuamos responsablemente y no nos pisamos la manguera con tanta frecuencia, e ideologizamos a gran parte de nuestros compatriotas (con menos consumismo, por lo menos) ¡TRIUNFAREMOS!

(**) Para De Chene: lo conocí en un viaje a Curazao, yo era un chamo, y me toco ir al lado, nada menos, que de Ricardito Zuloaga. Su padre pilotaba una nueva Cessna vendida por Nicomedes, distribuidor de esa marca, quien lo orientaba en las maniobras (aumentaba el susto de mi primer vuelo) Detrás de ellos Andrés y mi papá que fue el primer gerente de producción del Diario La Verdad. La visita fue para observar el sistema OFFSET, para instalarlo por vez primera en Venezuela. ¡Saludos, Andrés, soy el mismo chamo que pasó inadvertido pero, por ahora, con 64.


edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2721 veces.



Eduardo Palacios Sevillano*

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad