El día que nos apagaron la información

EL  DÍA  QUE  NOS  APAGARON  LA  INFORMACIÓN

 

Cada  año  debemos  conmemorar  el  golpe  de  abril  de  2002,  cuando  nos  apagaron  la  información,  cuando  se  masacraba  al  pueblo  en  las  calles  y  nadie  pudo  informarlo.

Tomadas  las  calles  por  el  pueblo,  los  medios  abandonaron  las  calles.  En  un  momento  de  trascendencia  histórica  y  de  sucesos  de  elevada  naturaleza  e  importancia  noticiosa  y  periodística  que  ningún  reportero  de  radio,  prensa  o  televisión  quisiera  perderse,  los  medios  brillaron  por  su  ausencia.  La  más  importante  noticia  periodística  venezolana  del  siglo  XXI,  no  encontró  quien  la  cubriera.  O  mejor  dicho,  la  cubrieron  los  medios  comunitarios  y  alternativos  que  lucharon  duro  por  el  rescate  de  la  democracia,  pero  la  gran  prensa  hizo  silencio  cuando  la  historia  la  convocó.  Los  grandes  medios  estaban  hechos  para  la  pequeña  historia.  Esa  que  se  teje  en  la  intriga,  la  difamación,  el  servilismo  al  gran  capital,  la  discriminación  y  el  desprecio  de  clase,  de  raza,  de  credo  y  de  género.

Los  días  12,  13  y  14  de  abril  de  2002,  cuando  el  pueblo  venezolano  libraba  una  heroica  batalla  por  el  rescate  de  la  dignidad  y  la  democracia,  los  medios  radioeléctricos  se  dedicaron a  transmitir  tiras  cómicas  y  la  prensa  no  salió  de  los  talleres.  Quisieron  hacer  del  venezolano  un  pueblo  invisible,  que  no  se  viera  ni  se  oyera.  Conculcaron  la  libertad  de  expresión  y  el  derecho  a  la  información.  Pensaron  que  dejando  al  pueblo  incomunicado,  cundiría  la  incertidumbre,  la  desorganización  y  la  situación  podría  revertirse  a  favor  de  los  golpistas.  Tampoco  le  funcionó  el  silencio  como  arma.  El  pueblo  con  sus  poderes  creadores,  ya  había  instrumentado  sus  formas  y  mecanismos  de  comunicación.  Si  algo  escribió  el  silencio  mediático  como  arma,  fue  una  de  las  páginas  más  tristes  y  vergonzosas  del  periodismo  venezolano.

Restituido  el  hilo  constitucional,  los  propietarios  y  magnates  de  la  televisión  aparecieron  ante  las  cámaras  de  sus  canales,  menos  para  pronunciar  un  mea  culpa  que  para  justificarse.  Se  hicieron  entrevistar  por  sus  propios  empleados,  inaugurando  un  nuevo  género  periodístico  que  bien  podríamos  llamar  “auto-entrevista”  o  “ego-periodismo”.  Explicaron  torpemente  que  no  salieron  al  aire  ni  circularon  los  periódicos  debido  a  la  inseguridad  que  reinaba  en  las  calles.  Penosa  explicación,  o  como  estamos  frente  a  un  delito,  más  propio  es  llamarla  coartada.  De  modo  que  en  situaciones  de  inseguridad,  los  grandes  medios  desaparecen.  Quedan  descartados  entonces  en  Venezuela,  en  caso  de  conflicto  armado,  los  reporteros  y  corresponsales  de  guerra.  La  coartada  se  cae  si  recordamos  que  durante  la  década  violenta  de  los  años  60,  Venezuela  vivió  entre  levantamientos  militares  y  guerra  de  guerrillas.  Y  la  noticia  nunca  fue  una  baja.  Varios  periodistas  fueron  a  dar  a  la  cárcel  y  sometidos  por  la  llamada  democracia  representativa  a  juicios  militares…por  informar.  Por  cumplir  con  su  deber.

Hay  que  superar  el  modelo  corporativista  de  empresas  de  comunicación  que  defienden  sus  propios  intereses  y  los  intereses  de  grupos  económicos  específicos,  excluyentes  de  los  intereses  de  la  población  en  general.  Se  sigue  pisoteando  el  Código  de  Ética  del  periodista  venezolano,  por  quienes  creen  que  ese  modelo  corporativista  de  comunicación  es  el  modelo  a  seguir,  quienes  asocian  la  libertad  de  expresión  con  la  libertad  de  empresa,  y  que  pretenden  convertir  un  derecho  humano  fundamental-como  la  comunicación-en  un  coto  exclusivo  de  los  defensores  de  las  empresas  mediática.

En  Venezuela  se  evidencia  un  aumento  de  las  emisoras  comunitarias  alternativas,  de  cero,   en  1999  a  más  300  emisoras  habilitadas,  y  de  cero  de  televisoras  a  más d  37  actualmente.

Lamentablemente,  hoy  día  en  Monagas,  Los  periodistas,  columnistas  y  algunos  medios  de  comunicación,  estamos  viviendo  un  momento  de  incertidumbre  por  las  amenazas  en  contra  de la  libertad  de  expresión,  ejercidas   por algunos dueños  de medios  de comunicación  que han restringido sus publicaciones echándoles  todas las culpas al Gobierno  por la carencia de papel,  cuando sabemos  que se les  han otorgado millones de  dólares preferenciales a empresas privadas que se encargan de la  distribución del papel a periódicos locales en todo el país,  además lo hacen con sobre precio. Estamos consientes que el Gobierno tiene una cuota de  responsabilidad, por no haberle hecho  el   seguimiento adecuado  a la distribución de dichos recursos,  como  también  ha  ocurrido  con otros  frentes.  Esto  se debe a  la  desorganización e improvisaciones  que todavía existen en algunas dependencias  del   Estado  y  que  hay  que  corregir  a  la  mayor  brevedad  posible;  lo que  ha  motivado,  la  suspensión  ‘’temporal”  de  nuestros artículos de  opinión  en  algunos periódicos. La  censura,  practica  criticada  en  forma  recurrente,  siempre  atribuida  a  la  responsabilidad  del  periodista,  en  la  mayoría  de  los  casos  se  da  por  decisión  de  las  autoridades  de  los  medios,  que  en  razón  de  sus  intereses  que  entran  en juego  en  la  materia  de  que  se  trata,  determina  lo  que  conviene  y  lo  que  no  conviene  publicar.  Así  tenemos  que  la  censura  es  una  especie  de  hecho  solapado  en  donde  unas  veces  el  censor  es  el  periodista  frente  al  sujeto  pasivo  de la  información  y  otras  veces  es  el  medio  frente  al  periodista  que  busca  inútilmente  la  información;  en  otras  es  la  combinación  de  ambos  tipos,  creando  la  insólita  figura  del  comunicador  censor  al  mismo  tiempo  que  es  censurado  por  su  propio  medio.

Si  hemos  sido  críticos  a  los  gobiernos  anteriores,  por  ser  violadores  de  la  libertad  de  expresión,  con  mayor razón lo seremos ahora para que no se sigan cometiendo tales delitos.

Raúl  Ramírez

rauljoseramirez@hotmail.com     



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1612 veces.



Raúl Ramírez

Abogado, profesor y escritor. Ex-guerrillero.

 rauljoseramirez@hotmail.com

Visite el perfil de Raúl Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Ramirez

Raúl Ramirez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /medios/a185960.htmlCd0NV CAC = Y co = US