Toxicidad imperial

Dice Mister danger que la crisis se veía venir años atrás. Claro que si; desde sus últimas “guerras preventivas” contra los “terroristas”. Hoy son pocos quienes desconocen que no había armas químicas y mucho menos atómicas en Irak; solo a quienes conviene especular, insisten en lo de la liberación de un pueblo en manos de un tirano ¿Quién crió ese cuervo?

La demolición de las torres gemelas (bueno, benefíciense de la duda si quieren) ha sido utilizada en aras de una libertad unilateral, como fetiche en la prosternación del planeta ante la nueva inquisición de sacerdotes capitalistas. Desde que ocurrió tan cruel suceso desconfié de que fuese un grupo terrorista, por “el hallazgo” al día siguiente del pasaporte del piloto entre los escombros calcinados, casi intacto ¿No se les parece a algo que ocurrió con una laptop en Sucumbíos?

Cuando CNN y todos sus retoños venenosos tratan a diario de incorporar imágenes y mensajes sobre los intereses imperiales para estamparnos su verdad, hago el ejercicio de pensar en alternativas como resultado del análisis de los acontecimientos. De modo he imaginado a las torres gemelas como las piernas de la “gran manzana” abatida por el golpe de hacha de una mano gigantesca e invisible: la del mercado. Le dio por los tobillos para aterrorizar al mundo.

Es imaginación, lo admito, pero vea cómo quienes abogaron por esas guerras preventivas, por golpes y derrocamientos, por magnicidios y recetarios para nuestra salud económica y pare de contar, son los mismos que ahora solicitan dinero para los pantagruélicos entes financieros del neoliberalismo salvaje. Yo difiero de quienes opinan que serán inorgánicos los billetes verdes que emitirá Washington para el auxilio; se los van a sacar al pueblo estadounidense de las entrañas.

Tampoco creo mucho eso de que anden los venados tras los perros por la estatización de los bancos yankees, pues se trata simplemente de aplicar una de las máximas capitalistas: todo lo que gano es mío, todo lo que pierdo es tuyo. Pérdidas es lo único que ellos son capaces de socializar y estimo que no serán justos en la repartición.

No es verdad que esta crisis fue creada por ese pueblo. Que son malos pagadores y por eso les ejecutan las hipotecas, que estamos en recesión y no te puedo dar trabajo, pero si no trabajas no tienes derecho a la salud ni a casa. Es una espiral de sufrimiento creada que indefectiblemente llevará a estallidos sociales. A menos que el imperio deje de ser imperio por convicción ¿Qué es más fácil?

Esta crisis que es una mezcla de crisis de todos los órdenes, es la consecuencia directa de que “los invencibles ejércitos imperiales” no han podido triunfar en Afganistán, en Irak, ni en nuestra Patria. Los recursos energéticos que contienen estos tres países son los botines prometidos a trasnacionales que especulan en Wall Street y en otras bolsas. No es casualidad que básicamente cayeran las de los países invasores. Están famélicos los vampiros bursátiles.

Son tan cínicos, que ellos mismos califican a los papeles con los cuales especulaban y que ahora nadie quiere, de “tóxicos”. Alerta entonces, sabemos que hacen con sus desechos: contaminar el orbe.

pladel@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1247 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor