En honor a la verdad

El momento actual por el que atraviesa ideológicamente el proceso bolivariano, es realmente interesante para los que estamos convencidos de la justeza teórico-práctica de la teoría revolucionaria que representa el marxismo-leninismo; es este momento sin lugar a dudas un momento de agudización de las contradicciones, que evidentemente se están manifestando con muchísima fuerza en el plano conceptual y que dejan al desnudo no solo la común ignorancia que muchos lideres, escritores, diputados, ministros, etc. tienen en cuanto a la teoría revolucionaria sino la intención bien macada por parte de algunos sectores de derecha enquistados en el “proceso” de dejar a un lado la teoría marxista como elemento no solo valido sino vigente de avance al socialismo en nuestra Patria.

Sin lugar a dudas, que a partir de ciertas expresiones desajustadas por parte del Presidente hacia el Parido Comunista de Venezuela, la derecha contrarrevolucionaria presente en el proceso, se ha frotado las manos y ha pretendido (mejor dicho pretende), por la vía del “golpe moral”, liquidar la presencia de los comunistas en el proceso revolucionario venezolano, por eso me permitiré hacer algunas reflexiones, que creo ayudarán un poco a aclarar el debate.

En primer lugar, nadie puede acusar al PCV de no participar en la conformación y consolidación de un instrumento tan importante para el proceso como un partido unido, de hecho ha sido la única organización política que convocó a un profundo debate democrático de sus bases y amigos por espacio de tres meses que culminó en un evento ideológico importantísimo para la política venezolana como fue nuestro XIII Congreso, realizado entre el 3 y 4 de marzo del presente año. De hecho lo que digo es tan evidente que el único (dije único), documento político para la discusión en torno al Partido de la Revolución que está en la calle desde el mes de enero lo ha elaborado el Partido Comunista

Segundo, no es cierto que nuestra Organización se debata entre chavistas y no chavistas, desde el mismo momento en que el Presidente Hugo Chávez decidió participar como candidato a la presidencia de la República por allá por el año 98, ha contado con el apoyo total de los y las comunistas, de hecho fue el PCV la primera organización en inscribir a Hugo Chávez como candidato (si, incluso antes del MVR), cuando otras organizaciones discutian ese apoyo. Lo que sucede es que para nosotros, los y las comunistas venezolan@s, este proceso hermoso, importante, referencial, es tan importante que no queremos dejarnos llevar por el seguidísimo que afecta a otras organizaciones, la enorme responsabilidad que sobre todos los venezolanos de esta hora pesa, pasa incluso por internalizar que en gran medida todo el movimiento internacional antiimperialista pasa en la actualidad por Venezuela y lo que aquí acontezca, por eso no debemos ser irresponsables, y plantear una unidad orgánica variopinta, prometiéndole a la gente que con un Partido Policlasista se avanzará al socialismo, es algo más que una ilusión con muy pocas probabilidades de convertirse en realidad; cabría preguntarle a la burguesía si está dispuesta a acabar con el estado burgués que le da sustento como clase (eso suena utópico). Lo que hemos dicho los comunistas, es que articulemos un espacio de acción común de los “interesados”, en un Frente Antiimperialista (amplio por definición) y a la par trabajemos en la conformación de un espacio que desemboque en una organización clasista, como única vía (probado históricamente), para derrumbar el estado Burgués, paso sin el cual no tendremos socialismo, más allá de los deseos.

En tercer lugar, no se de dónde, algunas personas les ha dado por llamar dogmático al PCV, de verdad que no lo entiendo, ha sido nuestro Partido, la organización que más ha entendido al Presidente incluso cuando otros cuestionan sus decisiones y posturas, porque desde siempre hemos entendido que el proceso de liberación nacional que vivimos requiere de ciertas alianzas incomodas pero necesarias, hemos impulsado el trabajo de acercamiento con esa burguesía no monopólica (pero burguesía al fin), entendiendo como ya dije la necesidad objetiva de superar la etapa de liberación, dónde frente a las amenazas del imperialismo el factor fuerza juega un papel importantísimo. Una de las expresiones mas acabadas del dogmatismo es el sectarismo, bastaría saber cual ha sido la política sectaria aplicada por el Partido Comunista en los frentes electorales que hasta ahora han existido en el proceso?? (Llamados comandos)...realmente las políticas sectarias en estos escenarios han venido precisamente desde otras organizaciones que hoy se rasgan las vestiduras.

Lo que sucede apreciados camaradas, es que un proceso revolucionario que se fortalezca, profundice y que pretenda trascender al socialismo, necesariamente pasará (como está pasando el nuestro), por una etapa de definición ideológica, dónde cada quien defenderá la ideología de su clase (lógicamente); y en esto quiero ser bien enfático, existe dentro del proceso una intensión bien marcada por parte de algunos sectores de hacer desaparecer de la escena del debate al Partido Comunista, podemos debatir posturas, interpretaciones, podemos aceptar errores históricos de nuestra organización, pero nunca vamos a aceptar que se cuestione, con argumentos bien valuados el carácter revolucionario y desprendido de los militantes del Partido Comunista. Hemos dado un debate bien interesante sobre lo que a nuestro juicio debería ser un Partido efectivo para la revolución que no termine siendo un instrumento de los oportunistas contrarrevolucionarios o finalice en un estruendoso fracaso organizativo como tantas buenas iniciativas del presidente han sucumbido producto del desconocimiento de la praxis revolucionaria por parte de los “impulsores” nacionales y regionales, ahora que cada organización, colectivo, individuo dé su opinión, ¿cual es el miedo al sano debate?, el PCV propone entre otras cosas que el Partido de la revolución sea Marxista-Leninista, y que querían que propusiéramos, que fuera socialdemócrata??, que cada quien lance al ruedo su propuesta y debatámosla pero sin descalificaciones insanas, molestas e innecesarias; los comunistas venezolanos nos sentimos muy identificados con este proceso, por este proceso murieron muchos de nuestros cuadros históricos, en este proceso creemos que se está logrando una de nuestras consignas como lo es PODER POPULAR, sin embargo creemos que el seguidísimo no es sano, debatamos, solo así superaremos la contradicción y avanzaremos.


(*)Dirigente Regional PCV- Bolívar

edgarml79@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1712 veces.



Edgar Meléndez(*)


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas