¿Transición al socialismo en Venezuela?

En algunos espacios de la clase obrera, y en otros sectores del país que desde una posición critica apoyan al proceso antiimperialista bolivariano, se empiezan a perfilar una serie de debates necesarios, y hasta ahora retrasados, sobre aspectos teóricos y prácticos referidos al socialismo.

Estos debates, que aplaudimos y acompañamos, se vienen dando en empresas, redes sociales, etc,.

Desde hace algunas semanas se inició uno realmente profundo: la transición al socialismo y gracias a él hemos percibido que aun en buena parte del movimiento popular y revolucionario existen serias tergiversaciones de la teoría y práctica de esta importante etapa insoslayable para la edificación de una nueva sociedad.

Una de las preocupaciones que he manifestado es que pareciese existir interés en algunos compañeros en evitar las “diferencias” con el confuso discurso oficial sobre el tema del socialismo asumiendo como reales una serie de premisas que son de difícil comprobación práctica.

Si en Venezuela, más allá de los innegables e inmensos avances antimperialistas y en la liberación nacional conseguidos en estos 14 años de proceso bolivariano, casi todo el poder económico está en manos de la vieja y parasitaria oligarquía especuladora y casi la totalidad del poder político se encuentra repartido entre una burguesía nacionalista emergente y la vieja oligarquía, ¿cómo puede alguien afirmar entonces que en nuestro país se está en plena etapa de transición al socialismo?, ¿llevará implícita esta afirmación, por parte de quienes la hagan, que el “socialismo venezolano” es tan “sui géneris” que es impulsado y construido por clases y capas que por su naturaleza e intereses concretos más bien deberían adversarlo?; en definitiva, ¿el socialismo en Venezuela está siendo construido por la burocracia de un Estado aún capitalista y por su burguesía atrasada e improductiva?.

El marxismo-leninismo, como ciencia para la acción, enseña y demuestra que la única clase objetiva y subjetivamente interesada y dispuesta a derrotar al capitalismo y construir una nueva sociedad es la clase obrera quien deberá construir alianzas con otras capas de oprimidos y explotados para sumar fuerzas y lograr el poder político (tener un Presidente Obrero y un proceso antiimperialista es una gran oportunidad real de avance pero eso no es igual a clase obrera en el poder).

Plantear que las tareas propias de la clase obrera en la construcción del socialismo están siendo adelantadas por nuestra burguesía es el surgimiento de una nueva y peligrosa teoría social que eleva a condición de revolucionaria a la burguesía y a otros estamentos reaccionarios del sistema.

Para algunos escuchar y leer estas cosas les resulta odioso, incluso algunos oportunistas quieren tomar disertaciones de este tipo, que en el caso de los comunistas están afianzadas en la línea política de nuestra organización, como muestra de sectarismo y de no reconocimiento al proceso bolivariano, a ellos les decimos: los muy grandes y útiles logros del proceso bolivariano, en buena medida debidos al liderazgo del Presidente Chávez, además de ser resultado de un proceso largo y heroico del pueblo venezolano en su camino revolucionario se engrandecen precisamente valorándolos en su justa medida y no pretendiendo hacer pasar gato por liebre, en este caso liberación nacional por socialismo.

Creo que la revisión profunda de los logros, planes y alcances de nuestro proceso político demuestran claramente que no estamos en transición al socialismo lo cual no indica que las fuerzas patrióticas y revolucionarias no lo acompañen: por el contrario, la construcción del socialismo en los países dependientes pasa por la liquidación de la hegemonía imperialista por eso este proceso es tan útil y tan necesario.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7413 veces.



Edgar Meléndez


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: