Eduardo Samán: Sectarismo o temor

En estos diecisiete años de proceso Bolivariano es indiscutible la formación y transformación de diversas fuerzas políticas, como todo proceso histórico-social ha dado paso a nuevas fuerzas o formaciones políticas y a la desaparición de otras. En el caso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), legado y creación de nuestro eterno comandante Hugo Chávez, se ha transformado en la primera fuerza política-electoral del país, que más allá de los números fríos y cómputos, representa una responsabilidad, como fuerza mayoritaria en la conducción y orientación del Proceso que hemos denominado Revolución Bolivariana, la última del siglo XX y la primera del siglo XXI.

Dado la magnitud de las amenazas, las enseñanzas histórico-sociales nos demuestran la imperiosa necesidad de la conformación de una poderosa fuerza que contenga al enemigo y garantice el desarrollo y consolidación del proceso, lo cual no es solo electoral, que implica entrar en el juego del aparataje político-ideológico del Estado Burgués, debería ser una etapa circunstancial dentro del proceso de acumulación de fuerzas del proletariado para la construcción del socialismo del siglo XXI y en concreto el Estado Comunal. No en balde el comandante Chávez planteo la conformación del Gran Polo Patriótico, basado en las experiencias históricas y que magistralmente plantea Antonio Gramsci en el Frente Social, lo cual podemos definir como la imperiosa necesidad de la conformación de una política de alianzas que unifique a todas las fuerzas y expresiones sociales afines al proceso y bajo la orientación del proletariado como sujeto histórico.

Reconociendo las acertadas y magistrales jugadas políticas del compañero presidente Nicolás Maduro del cual la historia se encargará de reivindicar, a nivel de la política concreta, de la acción militante cotidiana hay que amalgamar fuerzas afines al proceso bolivariano, eso que se ha denominado Poder Popular, que no es más que una resultante y consecuencia de políticas aplicadas. Para el caso que ocupa y preocupa que son las Elecciones de Alcaldes, debemos comenzar diciendo que el desempeño y desarrollo de las alcaldías en el proceso Bolivariano deja mucho que desear por su inepta y desacertada gestión (con las honrosas excepciones), de lo cual no escapa el municipio Libertador de nuestra querida Caracas.

Sin dejar de reconocer los aportes de la gestión anterior del alcalde de Caracas , en la cotidianidad la Alcaldía de la capital esta eclipsada en hechos tan importantes como el servicio de transporte público, aseo urbano y la lucha contra la especulación y el acaparamiento que tiene expresiones locales como lo es Imerca (Integral de Mercados y Almacenes) y sus catorce mercados municipales, asumiendo contundentemente la responsabilidad de la Cámara Municipal y sus concejales, que son inexistentes y desconocidos para la mayoría del Pueblo caraqueño.

La Candidatura a la alcaldía de Caracas, del Profesor Eduardo Samán, más allá de las discrepancias políticas es una expresión de fuerzas afines al proceso Bolivariano y no contrarias y menos sediciosas, dado la ausencia de la derecha, aunado a sus derrotas recientes a nivel de la constituyente y gobernadores. ¿Cuál es lo pecaminoso de otra candidatura afín al proceso...?, independientemente de que sea E. Samán u otro camarada, no desmerece ni descalifica a la camarada Erika Farías, ante la carencia de políticas de alianza como ha debido ser y más aún el candidato ha de ser la resultante de la consulta a las bases de los factores Bolivarianos, como una muestra de alta política y desarrollo evolutivo de las fuerzas revolucionarias.

Hay que transcender lo electoral que se desarrolla en el marco del Estado Burgués, la gestión de gobierno de las alcaldías debe obedecer a una acción programática de conformación del Estado Comunal y no del reformismo y fortalecimiento de instituciones desgastadas y corruptas. Las Fuerzas Bolivarianas y las expresiones del Movimiento Popular tienen que engranar un programa y gestión de Gobierno local que dé como resultante la mayor suma de felicidad y haga inexpugnable la Revolución Bolivariana, lo que no se hizo en ocho años de gestión municipal en Caracas no se puede forzar en quince días de campaña electoral.

Necesitamos políticas de alianza hacia la conformación de Estado Comunal y los objetivos del Plan de la Patria, legado del comandante Chávez. El espectáculo que estamos dando deja mucho que desear, hay que deponer arrogancias y sectarismos de poder, cual es el temor a la confrontación política y la diatriba entre revolucionarios, lo que está en juego es la patria y más trascendente el referente histórico para la humanidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1425 veces.



Luis Salazar

Comunicador comunitario. Conductor del programa "Historia, Hechos y Protagonistas" en Catia Tve y Radio Libre Negro Primero. Miembro del Colectivo Somos Ambiente.

 lfsalazar5@hotmail.com

Visite el perfil de Luis Salazar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Elecciones Municipales, de Alcaldes, Noviembre 2017

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Elecciones Municipales, de Alcaldes, Noviembre 2017



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a255276.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO