Cinco cosas que el gobierno no hará, haya o no diálogo…

Una de los resultados de la meticulosa torpeza  con la que ha actuado la oposición venezolana, ha permitido que luego de casi once meses de la paliza electoral que nos propinaron y de poner prácticamente al gobierno contra las cuerdas; sea ahora la oposición que marcha dividida y probablemente, con una sensible merma en su apoyo popular, el cual aún se mantiene en niveles relativamente altos solo gracias a la complicada situación económica que vive el país.

    Sin embargo y a pesar de los increíbles errores cometidos por la dirigencia opositora; en el seno del  gobierno no parece existir verdadera voluntad para acometer las acciones que realmente solucionen los problemas que aquejan al país, sobre todo los de carácter económico.

    El equipo que encabeza el presidente Maduro, no termina de aplicar eficientemente las diferentes políticas que ha formulado para dinamizar el aparato productivo y diversificar nuestras fuentes de ingreso.

    Debemos estar claros que los resultados en temas como la producción agrícola, la de distintos bienes y servicios, no serán palpables  en breve lapso, sin embargo, desde el mismo gobierno se ha anunciado en reiteradas oportunidades la importación de diversos rubros de primera necesidad y los índices de abastecimiento no han mejorado sustancialmente, en algunas regiones incluso han empeorado.

    Por lo tanto, no es exagerado afirmar que a pesar de algunos esfuerzos mal aplicados y de la miopía de la oposición para encarar la situación del país, el gobierno no tomará decisiones que pueden ser vistas positivamente por la opinión pública e influyan no solo en el mejoramiento de la situación del país, sino en el retorno de la confianza en el gobierno y en la Revolución Bolivariana; algunas de ellas serían:

1.- Que el gobierno asuma el problema de la corrupción como una bandera, pero que la asuma realmente.

    La investigación que la Asamblea Nacional venía realizando al ex-ministro Rafael Ramírez cuando estuvo al frente de Pdvsa fue anulada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Pero hubiese sido más saludable que antes de eso, el miso gobierno la hubiese solicitado a través del a fiscalía o incluso el mismo Tribunal Supremo, por tratarse de un alto funcionario. Si el actual embajador en la ONU es una blanca paloma cuyo paso por la petrolera solo dejó una estela de honestidad, eficiencia y probidad, cuál es el miedo!!??? Si la gestión de Ramírez al frente de Pdvsa  no tiene tacha alguna, por qué recurrió al TSJ para que anulara la investigación que venía realizando la comisión de contraloría del legislativo?. Estoy claro que ni Freddy Guevara ni el saltimbanqui  de Ismael García tienen credencial moral alguna para acusar a nadie de ningún delito en este país; pero que el máximo tribunal se preste para anular la investigación que este par de querubes venían adelantando es por decir menos, sospechoso. Sobre todo porque aún debe revolotear en la memoria de algunos venezolanos (como en la mía), como al ex mandamás de la petrolera se le enredó la lengua cuando el propio García, en una memoria y cuenta del año 2011 (si mal no recuerdo) lo interpeló por aquellos 500 millones de dólares que sin justificación alguna, colocó la estatal petrolera –con la venia de Ramírez- en manos de Francisco Illaramendi para que este hiciera unos negocios de dudosa reputación que provocaron el congelamiento de los mismos por parte del Departamento del Tesoro gringo y la posterior pérdida para los pensionados de la corporación petrolera.

    La reciente anulación de la investigación, dictada por parte del TSJ, solo sirve para que la derecha acuse al gobierno (y con razón) de manejar el resto de los poderes a su antojo; cuando debería no solo promover dicha investigación, sino además replicarla contra otros funcionarios que han pasado o están en el gabinete.

2.-Que atienda las demandas en torno al diálogo, pero también las nuestras.

 Si el gobierno libera a algunos políticos presos, también debería hacer justicia con los más de cien dirigentes campesinos asesinados por la derecha y con otros líderes que aún se encuentran desaparecidos, como por ejemplo el gocho Alcedo Mora; que rápido y eficiente ha sido la Revolución para cumplir con las exigencias de sus enemigos, pero para atender el clamor de sus simpatizantes frente a sus propios errores, la dirigencia “revolucionaria” se muestra asquerosamente indiferente y apática, cuando no represiva.

3.- Que los ministros trabajen en equipo

En esto el gobierno se parece bastante a la MUD, cada quien va por su lado; la diferencia es que al parecer los ineptos de la MUD son más chouceros y no pueden dejar de drenar la arrechera que les produce el no ser el centro de atención en determinado momento a través de twitter instagram, periscope o Facebook, en cambio nuestros ministros, no se dan mala vida por eso, porque al parecer se conforman con los que puedan extraer de su “parcelita”. Pero bien le harían un favor al país, y se harían un favor con ellos mismos si dejaran de ser tan agallúos y se pusieran de acuerdo no solo para no sabotearse los negocios que están haciendo a costillas del Estado, sino hacer cumplir las responsabilidades que les han sido asignadas. A veces uno ve a un ministro o a un alto funcionario  anunciando el arranque de un plan de cualquier cosa y uno se pregunta, esa vaina podrá avanzar más de dos semanas? Coño, Pónganse de acuerdo!

4.- Que alguien ponga orden en la economía! Pero ya!

Un día llega el general Marco Torres, que dejó la economía más escoñetada de lo que la recibió, pero sigue mandando desde el Banco de Venezuela y el Ministerio de Alimentación (amén de otras instancias que controla a través de mediopollos suyos, como los que están a cargo del Ministerio de banca pública, la del Banco del Tesoro y el Cencoex….) y le ordena que paguen esto o aquello, para que haya “abastecimiento pleno” en el país y Freddy Bernal pueda seguir prometiendo demagógicamente que este mes sí habrá abastecimiento pleno de arroz, azúcar, trigo, carne, leche, aspirinas y hasta nutella; luego llega Pérez Abad y le propone al gobierno que endeude aún más al bicentenario para complacer unos créditos demagógicos que darán a unas comunas a las que no se les brinda asesoramiento y sobre las que no se ejerce seguimiento ni control; así mismo, el presidente del BCV, luego de haber retozado con alguna carajita decide, -por fin- mandar a imprimir billetes de más alta denominación, para que podamos hacer nuestras transacciones de forma más fácil, siempre y cuando la Sudeban deje de cabronear todas las vagabunderías que cometen los banco de este país; al rato sale Pdvsa con otra emisión de papel para que diversos bancos públicos le presten divisas rápidamente y pueda pagar sus compromisos con acreedores internacionales. Mientras todo esto sucede tenemos un vicepresidente para el área económica que no sabemos si él sabe la magnitud de los manejos económicos que todos deberíamos saber y cuyas consecuencias no sabremos sino hasta que volvamos a ir a un supermercado…..

5.- Que pongan a trabajar al Psuv

Están muy buenas las concentraciones que se tira Diosdado en todo el país, pero coño, es él solo!, será muy difícil que la partida de jalabolas que siempre tiene detrás pueda hacer por su lado alguna actividad de acompañamiento al pueblo? Llevar un termo con agua y unas sillitas a alguna cola para que las mujeres preñadas y los viejitos puedan esperar sentados e hidratados? Entiendo que como el Capitán anda encampañado, todos quieran cuadrarse para luego del 2018, pero dejen de ser tan arrastrados y entiendan que la función del dirigente del partido no es solo estar pelando el dientero detrás de Diosdado mientras éste se desgañita predicando una vaina que ustedes en su jalabolística vida no practican!

    Estas son cosas sencillas, realizables y que para nada representan un “radical giro a la izquierda” como han vociferado que harán algunos dirigentes en tono amenazante. Fíjense que no estoy exigiendo cosas realmente revolucionarias, como la estatización de toda la banca privada nacional, enjuiciamiento de empresarios parásitos como Lorenzo Mendoza, expropiación (sin pagar ni medio), de oligopolios como la Polar, procesar penalmente a toda la caterva de golpistas cobardes que dirigen la Asamblea Nacional, así como a todos los ministros, exministros y generales que son corresponsables de la tragedia económica que estamos viviendo y que en algunos casos son premiados con nuevos cargos una vez que han puesto la gran plasta donde han estado; ni tampoco llamar a una nueva constituyente para realmente redactar una constitución revolucionaria y hacer irreversible el socialismo, no.

   Lo que estoy proponiendo son solo medidas que le darán cierta asepsia a la gestión del gobierno y lo harán más digerible para la opinión pública y más creíble para quienes mantenemos alguna esperanza de construir una sociedad realmente justa, sin pretender sumarnos a los intentos desestabilizadores que la derecha y algunos dizque de “izquierda” vienen promoviendo en aras de una supuesta “gobernabilidad” y “salvar la revolución”. Hay que rectificar desde el gobierno de Maduro, aunque nos cueste muchas veces creer posible tal cosa….



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3719 veces.



Neftalí Reyes


Visite el perfil de Neftalí Reyes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Neftalí Reyes

Neftalí Reyes

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a236529.htmlCd0NV CAC = Y co = US