Nicolás Maduro Moros, la Ley Habilitante y Las Derechas

Es, verdaderamente, avergonzante las argumentaciones de los parlamentarios de las derechas en los razonamientos y los porqué de su voto negativo a la aprobación de la muy necesaria Ley Habilitante que solicitaría, en el marco constitucional y de la democracia participativa que viene impulsando el desarrollo de la Revolución Bolivariana desde el mismísimo momento del triunfo de nuestro Comandante en Jefe, Hugo Rafael Chávez Frías, en el marco de los paradigmas que se circunscriben aún en las actuales realidades de las bases fundamentales del Estado capitalista-burgués-moderno, el Presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros.

Lo expresamos porque desde las bases conceptuales que justifican los paradigmas del sistema capitalista las derechas parlamentarias tenían argumentos para sustentar no solo ideológicamente sino también académicamente los razonamientos como clase social burguesa, burguesa-empresarial y adeptos por las diferentes y justificadas razones de clase del sub-conjunto legislativo que, supuestamente, representan a un importante sector de la sociedad venezolana quienes, por su misma naturaleza, son extremadamente “variopinta” no solo por sus posicionamientos como “ser social” de clases sociales específicas sino por las asimetrías de lógicos intereses de clase social que cada sub-conjunto anti-revolucionario-bolivariano-chavista expresan sociológico-político-ideológico-alienante.

Razonemos nuestras argumentaciones. El “think tank”: RAND-organization publicó un texto cuyo desarrollo se sustenta en “the perception” (“la percepción”) como idea fundamental para “suponer realidades semi-previsibles” como podrían ser los escenarios referidos a los accionares de las delincuencias y similares pero que nos consideramos que es una propuesta teórica sobre los posibles escenarios de las posibles realidades por acción de grupos terroristas. Es una propuesta que, en última instancia, se enmarca dentro de la “teoría de las probabilidades” donde un sinnúmero de factores están presentes en su aplicación posible a pesar de las ayudas actuales de las computadoras.

En esa base conceptual en nuestra praxis analítica podríamos haber supuesto que esos legisladores de las derechas venezolanas tendrían y aprovecharían la extraordinaria oportunidad de exponer sus argumentos sistémicos capitalista-burgueses preferentemente empresariales en tanto y cuanto estaban presentes algún que otro empresario legislador presente y, en conjunto legislador de derechas, también, estaba presente la legisladora quien suscribe las tesis del sector del partido republicano estadounidense denominado como el “Tea Party” que se expresa en los EEUU de América como el sector de ultra-derecha con evidente expresiones facho-nazistas. Era la oportunidad de las derechas legislativas de exponer las “cualidades socio-económicas” del sistema capitalista como un todo; es decir, cómo es y se expresa el sistema capitalista en sus obligados paradigmas históricos.

Para ser más precisos. Los legisladores de las derechas venezolanas tuvieron todas las oportunidades no solo en el suelo legislativo sino a nivel nacional gracias a las transmisiones realizadas por los medios públicos para exponerle y demostrarle a toda la sociedad venezolana sus argumentos político-ideológicos y económicos que ellos y ellas suponen son los correctos para el progreso actual de Venezuela. Ellos y las legisladores no supieron ni siquiera argumentar sobre los “supuestos parabienes” del sistema capitalista menos aún demostrar las ventajas de su expresión histórico-venezolana en el marco de la calidad del estado bien definido por Asdrúbal Batista bajo el concepto definitorio para el estado venezolano cuando el rreferido lo define como un “Estado rentista”. Una vergüenza y pena ajena. El reflexivo comentador de El Universal, Clodovaldo Hernández, en su semanal texto titulado: “Honrados que defienden a ladrones” (Idem, 15 noviembre 2013) expone la opinión de “…mi amigo el Estrangulador de Urapal…” (Ibidem) quien considera que Roig, presidente de Fedecámaras, le está sucediendo lo idéntico de la realidad por la que está caminando Barack Obama, Presidente de los EEUU de América, transcribiendo dicho pensamiento del señor Estrangulador de Urapal: “…los verdaderos poderosos de Estados Unidos pueden permitir que un afroamericano medio árabe llegue a la Casa Blanca, siempre y cuando gobierne como un blanco anglosajón protestante…” (cursivas nuestras) Continua Hernández exponiendo los pensares en voz alta de su amigo antes referido: “…quienes encarnas los intereses del gran capital en Venezuela pueden dejar que un industrial mediano, medio izquierdoso que alguna vez estuvo en La Causa R, dirija Fedecámaras, siempre y cuando lo haga como sí fuera [don] Pedro Estanga…” (Idem).

Precisamente a ello nos estamos refiriendo en estas letras pero con la diferencia de que el empresario-legislador (no el legislador-empresario) tiene por detrás al sub-conjunto de la más rancia oligarquía criolla tanto caraqueña como provincial que lo sustenta y apoya como un “primo inter pares” y no como el personaje descrito por el señor Estrangulador de Urapal; pero es así como se expresa el sector calificado de burguesía venezolano-criolla en el transcrito texto: “…quienes encarnan los intereses del gran capital en Venezuela…”; en ese marco referente, cualquier curioso de la política venezolana le podría preguntar a cualquiera de esos historiadores que se auto-adscriben como ideólogos defensores de la clase burguesa venezolana pero, preferentemente, más a ese sector de esa oligarquía criolla que se auto-califica como “herederos de la Corona borbónica” quienes, en el marco de la “división del trabajo ideológico-burgués”, convertirse en los “trovadores de las derechas” para así, respetado lector y lectora, comprender las profundas y fundamentales diferencias entre quienes han sido presidentes de Fedecámaras y quienes han desarrollado verdadera y ejecutivamente el “poder detrás del trono”. Es decir, el referido empresario-legislador, repetimos, tiene todas las solidaridades de sus colegas y coterráneos para expresar, cuando raramente lo realiza, las opiniones e ideas de su clase social; en ese contexto, Diosdado Cabello se refirió a dicho empresario-legislador como “…el único que expuso los pensamientos del gran capital venezolano-criollo en sus propios intereses de clase social capitalista (sic)…” argumentación en exposición parlamentaria muy mal sustentada, elaborada y argumentada en tanto y cuando no defendió evadiendo esa responsabilidad como vocero autorizado de las tesis del gran capital venezolano-criollo ante la importancia y significación de los significados que representa la Ley Habilitante para el sistema capitalista actual-venezolano entransformación de dependencia y sumisión de y hacia intereses ajeno-territoriales cuando, por decisión del Ejecutivo nacional, en la persona del Presidente Nicolás Maduro Moros, se prepondera a la profundización de los cambios super-estructurales con profundas e importantes incidencias en la estructura del Estado venezolano en su caminar hacia la constitución del Estado socialista-venezolano; es decir, significa la aplicación en praxis del “pensamiento Chávez Frías”.

El resto de los banderilleros, simplemente, fueron “relleno argumental” cuasi-ideologizado sí se nos permite darle, generosamente, esa calificación. Pero nos preguntamos: ¿fue un falló argumental lo expresado por el empresario-legislador en el marco paradigmático de su conceptual-ideario e ideológico personal; fue, sencillamente, una “argumentación basura en el marco del golpe de estado contra Nicolás Maduro Moros”; expuso sus argumentos en negando, implícitamente, la necesidad aún en el marco del Estado capitalista-burgués de la necesidad de desarrollar el Estado capitalista rentista hacia el Estado capitalista-global-neo-liberal en el marco de la actual reingeniería del sistema capitalista post-Crisis de Wall Street?

En el primer caso referido en la pregunta nos consideramos que es muy grave argumentar sobre tesis superadas desde Reagan para acá; por tanto, la exposición del referido está en consonancia con la ideología de la “burguesía-colonial-criolla”. En el segundo caso, en tanto y cuanto están en “la nota del golpe” es de toda lógica la “aparentemente” pobre pero muy precisa y bien dirigida argumentación en el marco teórico-práctico de una de las tesis que sustentan la “Guerra Política” cuando ella está dirigida a profundizar los paradigmas que conllevan en su seno la argumentación golpista cual no ha cesado desde el mismo momento de las realidades y expresiones cívico-militar del 04 de febrero cuando aquel grito argumental del “…por ahora…”. El tercer escenario significa la demostración teórico-práctica que se vienen expresando desde cuando Hugo Rafael Chávez Frías expuso las calidades objetivas de la burguesía venezolana.

En ese orden, cabe la pregunta: ¿qué significa el actual escenario que en nuestra percepción podrían desarrollar las derechas venezolanas y las derechas internacionales no solo para Venezuela como un ente geográfico continental-americano (geografía física) sino como la realidad sociológica en revolución? En primer lugar, el noticiero de la televisión española informó muy sesgadamente y con medias verdades cómo se desarrolló el debate de la discusión sobre la Ley Habilitante. Sí nos vamos a los artículos “colgados” por los diferentes “think tank” estadounidenses podríamos sustentar las mismas ideas conclusivas obtenidas de la televisión española; es decir, que en el marco del proceso del golpe de estado, como bien lo expondría Diosdado Cabello, no se ha detenido, sigue su propio desarrollo: saboteos, saboteos y más saboteos. Entonces cabe inquirirnos: ¿cuál es la siguiente etapa que, necesariamente, tendrán que desarrollar las derechas, propias y extrañas, para poder alcanzar el “caos profundo conjuntamente con el caos continuado” que concluya, obligatoriamente, a la intervención de la UNASUR y, gracias a la política propagada como solidaridad humanitaria estadounidense, podríamos conocer sobre las propuestas “hondureñas” en el seno de la OEA buscando salvaguardar a la sociedad venezolana (léase: petróleo)?

Es demostrable la necesidad de que todos los cuadros revolucionarios deben permanecer en la calle, deben colaborar con las informaciones que se escuchen independientemente que parezcan inofensivas, deben llamar a organizarse en grupos disciplinados desarmados para actuar en el marco de una estrategia y una táctica que permita reactualizar el “movimiento social” que trajo de vuelta a nuestro Comandante en Jefe, Chávez Frías, cuando fuera secuestrado por los golpistas. ¿Por qué exponemos en proposición lo inmediato anterior?

La Ley Habilitante permitirá transformar al Estado burgués-capitalista-rentista en un Estado en transición hacia el Estado socialista que permitirá los equilibrios obligantes en las relaciones estructurales y permitirá las profundización en los paradigmas super-estructurales; es decir, para desarrollar la frase que expresó Diosdado Cabello en el programa dominical: “José Vicente hoy” a requerimiento indirecto expuesto y propuesto por José Vicente Rangel Vale cuando nos dijo que nuestra revolución es socialista a la venezolana; es decir, no es solamente al estilo de la apertura soviética a lo Gorbachov ni nuestra realidad es comparativa con la “reforma y apertura” impulsada por Deng Xiaoping.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2445 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Guerra Económica 2013

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Guerra Económica 2013


Otros artículos sobre el tema Aporrea a la especulación

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Aporrea a la especulación



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a177032.htmlCd0NV CAC = Y co = US