A propósito de la masacre en tierra yukpa

Breve carta a Nicia Maldonado Ministra de los Pueblos Indígenas



En los brazos de Kemoko
Crédito: Clorofila azul


Sabemos, nosotras mujeres de esta tierra, hijas de la luna y del sol, que desde hace tiempo ya los bachacos del poder, la impunidad y el olvido comieron tus raíces, aquellas que han debido florecer para recordarte la gran tarea histórica de acompañar a los pueblos indígenas de Venezuela en sus gritos de tierra, salud, justicia.

Te empeñaste con Sabino Romero. Lo ignoraste cuando fue a pedir apoyo en las puertas de tu despacho. De allí en adelante te has dedicado a vilipendiar la lucha por la tierra, a acusar los aliados de contrarrevolucionarios y sobre todo no has escatimado esfuerzo ni recursos para dividir al pueblo yukpa entre funcionarios del ministerio y “salvajes” que según tú ,son los que están manipulados.

Siendo inocentes Sabino Romero y Alexander Fernández fueron a la cárcel. Soportaron meses sin ver luz de día, bebieron agua sucia hasta vomitar y defecar sangre, sus familiares soportaron vejaciones por parte del ejército y guardias de seguridad cuando iban a las visitas en sus celdas privados de libertad, sus compañeras, madres, esposas tuvieron que aguantar el irrespeto de los hombres que les requisaban sus partes íntimas burlándose de su dolor. De lo contrarió, no las dejaban ver a sus presos. Y siempre, aun y cuando mucho pudiste haber hecho para demostrar su inocencia, nada hiciste para que la verdad saliera.

El pasado mes de abril, dos hermanos yukpas fueron asesinados en plena jornada de cacería. Ayer, sicarios apagaron la vida de tres hermanos más. A Alexander Fernández, el fuego de las balas les atravesaron sus ojos, los mismos ojos que te negaste a ver. Estará quizá con su creador Kemoko, ojalá atravesando la Sierra con su compañera asesinada también estando aun embarazada.

Nos indignamos ante tanta injusticia. Y nos indignamos más al saberte tan ajena del dolor del pueblo yukpa. No te solicitamos ningún pronunciamiento porque sabemos que tu árbol está sostenido por la colonialidad del poder que has heredado y que has expuesto como la mejor de las alumnas.

Solo tu conciencia la verás al verte desnuda sin cargo, sin título, sin asistentes, solo tu conciencia…mientras tanto sé, sabemos que

Nada hiciste. Nada dijiste. Nada dirás.


popularfreedom@yahoo.com.mx


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4709 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Pueblos Indigenas

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Pueblos Indigenas


Otros artículos sobre el tema Demarcación de tierras indígenas

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Demarcación de tierras indígenas