EEUU abandera propuestas injerencistas en la ONU

Caracas, 13 Sep. ABN (Marisela Capriles).- El Gobierno de Estados Unidos, que sufre una crisis de popularidad creciente a causa de la guerra en Irak , y que es objeto de críticas por su mala gestión en materia de desastres, lleva al seno de Naciones Unidas una serie de propuestas de corte injerencista que contrastan con las defendidas por la mayoría de los países del continente y a las que Venezuela se opone.

Estas propuestas se resumen en dar al secretario general, Kofi Annan, más poder de gestión; en ampliar los órganos de control de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y en contratar más auditores independientes, tras el reciente escándalo del programa petróleo por alimentos de Irak.

Según destaca el diario madrileño El País en su edición de este martes, las potencias occidentales se han adherido a las propuestas de EEUU en el tema de los derechos humanos y proponen en conjunto, reemplazar la actual Comisión de Derechos Humanos, formada por 53 países, con sede en Ginebra, por un consejo.

Este organismo lo constituiría un grupo más reducido de estados, que sería el encargado de revisar los asuntos relacionados con esta materia a lo largo de todo el año.

Los miembros de este consejo serían elegidos por dos tercios de los delegados de los 191 países que integran la Asamblea General, en lugar de grupos regionales.

El borrador final de la propuesta recoge la creación del organismo pero omite los detalles sobre su funcionamiento.

Venezuela rechaza propuestas intervencionistas

El embajador venezolano ante la ONU, Fermín Toro Jiménez, ya dijo este lunes que Venezuela se opone a las propuestas de reforma de la institución por considerarlas intervencionistas.

El diplomático explicó que Venezuela considera que los proyectos de reforma constituyen una "amenaza" para la seguridad del país y de otras naciones.

Un despacho de la agencia noticiosa Reuters, publicado este martes en la edición online del diario The New York Times, refiere que un grupo de 32 embajadores estuvo negociando hasta último momento el borrador de declaración de la cumbre, que también aborda temas como seguridad global y pobreza extrema.

“Muchos estados no quieren ningún consejo”, dijo Ilya Rogachev, representante ruso, citado por Reuters.

Toro Jiménez cree que el peligro radica en que ese consejo podría decidir una intervención de cualquier país donde determine que se están violando los derechos humanos.

"Hemos estado sometidos a un bombardeo creciente de ser violadores de derechos humanos por parte de los órganos interamericanos. De esto, a ser calificados, evaluados y enjuiciados por ese consejo de las Naciones Unidas, habría muy poca distancia", alertó el representante venezolano.

Doctrinas disfrazadas

Aunque el borrador de la cumbre establece un calendario para reducir a la mitad la pobreza de los más necesitados, para proveer de educación básica a todos los habitantes del planeta, para reducir el número de niños que mueren al nacer y para rebajar en 50% la extensión de la epidemia de Sida en 2015, estos temas no se encuentran en la lista de prioridades de Estados Unidos.

Los países en desarrollo también piden la reducción de las barreras comerciales, a lo que se opone frontalmente Washington.

En contrapartida, entre las propuestas que Estados Unidos cabildea se encuentra la de que Annan y sus sucesores tengan más poder para establecer prioridades en el gasto y en los mandatos de la Asamblea.

Ello porque la investigación sobre el desaparecido programa de petróleo por comida de la ONU para la preguerra en Irak arrojó que fue la falta de supervisión lo que permitió a Saddam Hussein desviar miles de millones de dólares de ese esquema.

“No podemos seguir con una Asamblea General que opera como un negocio. Esto no ha funcionado”, dijo a Reuters este martes Richard Grenell, vocero del embajador estadounidense ante la ONU, John Bolton.

Asimismo, EEUU hace hincapié en los temas que apuntalan las doctrinas belicistas de la administración de presidente George W. Bush, hecho que el embajador Toro Jiménez calificó como un reflejo de la "doctrina Bush disfrazada de multilateralismo".

Por ejemplo, el texto propuesto dice que la proliferación y el riesgo de que los terroristas obtengan armas no convencionales son los mayores peligros para la paz mundial. Pero la administración Bush, secundada por otros países, quiere eliminar las referencias al desarme nuclear.

El representante venezolano también se refirió al denominado nuevo concepto del uso de la fuerza, el cual establece que si el Consejo de Seguridad califica a un Estado como una amenaza a la paz y a la seguridad internacional, aunque no haya cometido un acto de agresión será intervenido anticipadamente.

También criticó el llamado Fondo para la Democracia, el cual estaría integrado por países en desarrollo y organizaciones no gubernamentales (ONG), lo que calificó de "injerto" a favor del imperio.

Explicó que con ello se pretende remplazar a las asociaciones de Estado, como el Movimiento de los No Alineados y el Grupo de los 77, que abogan por los intereses de los países más pobres.

Toro Jiménez también hizo alusión a la creación de una comisión de la paz propuesta por EEUU, "una suerte de aparato político que pretende instalar la ONU para que el Consejo de Seguridad reconstruya las instituciones fundamentales de un país".

La perspectiva para la Asamblea, que abre sus discusiones esta noche, parece difícil y todo un desafío para una organización que negocia y aprueba por consenso, lo cual hace que una minoría bloquee un posible acuerdo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6371 veces.


La fuente original de este documento es:
Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) (http://www.abn.info.ve)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter