El lado más oscuro de la oposición

El lado oscuro de la oposición fue responsable de la planificación y ejecución del golpe de Estado y asesinatos de manifestantes el 11 de abril de 2002. Dirigió también el sabotaje criminal contra la industria petrolera que causó la quiebra de pequeños y medianos empresarios, pérdidas por más de 14 mil millones de dólares, el cierre de exportaciones, graves daños a la infraestructura de PDVSA y una contracción histórica de 28% en la economía.

El lado oscuro de la oposición estuvo involucrada en el abominable crimen de tres jóvenes soldados disidentes de la plaza Altamira – tomada por militares de alto rango que abiertamente llamaban al golpe de Estado -, en los actos terroristas perpetrados contra misiones diplomáticas de Colombia y España y otros recintos, en el asentamiento de un campamento paramilitar con más de 400 mercenarios preparados para asaltar el plació presidencial, el asesinato de cientos de dirigentes campesinos y activistas de derechos humanos, y un sin fin de intentos de golpes magnicidas.

Al mejor estilo del "Ku Klux Klan", el lado oscuro de la oposición ha colgado muñecos ahorcados de dirigentes chavistas, incluso presidentes, en puentes y torres de alumbrado. Celebró a lo grande la muerte del Presidente Chávez para luego ordenar a sus simpatizantes que vertieran su rabia en las calles cuando Nicolás Maduro fue electo presidente en 2013, ocasionando así la muerte de 11 personas, entre ellas dos niños. Un año más tarde, fue la encargada de dirigir las guarimbas y acciones vandálicas que ocasionaron la muerte de más de 40 personas, una de ellas degollada por un cable de acero colocado precisamente para descuartizar a los motorizados chavistas.

El lado oscuro de la oposición siempre ha actuado con total impunidad y cuenta con el silencio cómplice de los medios de comunicación y la aquiescencia de los gobiernos de Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y la OEA, entre otros.

Hoy la oposición ha mostrado su lado aun más oscuro.

Un reciente estudio de opinión de la firma Hinterlaces sobre la situación en Venezuela presenta un dato tan revelador como aterrador y preocupante, en tanto que muestra el deterioro que atraviesa su tejido social producto de la inoculación de la violencia fascista: el 96% de los entrevistados que se autodenominan "chavistas" y apoyan al presidente Maduro están en total desacuerdo con el uso de la violencia para dirimir las divergencias políticas. En el mismo sentido opina un 83% que se considera "independiente". Pero tan solo el 57% de quienes respaldan a la oposición piensan de la misma manera. Prácticamente la mitad del antichavismo está de acuerdo con la violencia.

Una enfermera del Hospital Sor Juana Inés de Mérida publicó un mensaje en su cuenta de twitter ordenando el asesinato de los chavistas que ingresaran a centros de salud: "Dejen morir a esos malditos Tupamaros (…) que se mueran, jódanlos, métanle KCL pa’ que se infarten", fue la instrucción que le daba a sus colegas para que le suministraran una inyección letal de Cloruro de Potasio a todos los que divergieran de su opinión política.

Días antes, el conocido sociólogo Tulio Hernández, articulista por largos años en diarios y páginas web del país, miembro de la junta directiva del diario El Nacional y vicepresidente de Asuntos Públicos del Banco Occidental de Descuento, pidió a sus seguidores que neutralizaran a manifestantes chavistas lanzando "hasta materos". No pasó mucho tiempo cuando una señora fue impactada mortalmente en la cabeza con una botella congelada lanzada desde un edificio contra un grupo de simpatizantes del gobierno, lo que Hernández justificó por la necesidad de que "defendamos nuestros hogares con materos".

Un video aficionado tomado durante una marcha opositora revela al diputado Freddy Guevara del partido de extrema derecha Voluntad Popular de Leopoldo López, dirigiendo las acciones de un grupo de encapuchados que posteriormente protagonizarían episodios de violencia y destrucción: "Chamos, hey, los de la capucha, pónganse en segunda línea para que puedan defender a los diputados, pónganse en segunda línea," decía el diputado.

Precisamente, la esposa del también diputado y dirigente socialdemócrata de la oposición, Henry Ramos Allup, revela en una conversación telefónica con su padre difundida en televisión, que el ala extremista que controla a la oposición y dirige, entre otros, el propio diputado Guevara, fomenta las acciones vandálicas que han causado decenas de muertes y cientos de heridos en los últimos días. Para la señora de Allup, manifestantes opositores destruyen todo lo que ven a su lado y, "si ellos pudieran quemar a Venezuela hoy, lo harían".

Durante años, la extrema derecha venezolana ha señalado a las organizaciones populares que desarrollan una labor social y constructiva en diferentes ámbitos del país, como agrupaciones terroristas que amenazan la estabilidad y entorno familiar de las clases medias y medias altas, sembrando así una matriz de odio en contra de éstas, lo que a su vez revela una deplorable discriminación social y racial. En el pasado fueron los "círculos bolivarianos del terror", aquellos grupos de discusión política surgidos del proceso constituyente de 1999, quienes estaban dispuestos, según inculcaba la derecha, a penetrar los hogares de la familia venezolana, destrozar sus viviendas, violar a sus hijas y asesinar matrimonios. Durante el sabotaje petrolero posterior al golpe de 2002, organizaciones vecinales, victimas del mensaje distorsionado de la oposición, llegaron a diseñar un plan de defensa que consistía en levantar barricadas al frente de sus edificios, secuestrar a los trabajadores residenciales para un posible "intercambio de rehenes" y repartir un "kit" de canicas para tirarlas a los pies de los chavistas que intentaran invadir los edificios, y un martillo que atestarían contra su cráneo al momento en que perdieran el equilibrio.

El mensaje perverso que hoy difunde sistemáticamente la oposición es aun más perturbador. Su blanco ahora son los "colectivos armados", lo que ha indignado y puesto en peligro la seguridad de agrupaciones, tales como el movimiento teatral Cesar Rengifo que cuenta con numerosos núcleos a nivel nacional, o el Colectivo Diversidad Sexual que trabaja en la defensa de los derechos de la comunidad LGBTI, entre otros colectivos que realizan una labor social y cultural en el contexto de la democracia participativa venezolana.

El bombardeo sistemático de mensajes neuróticos a través de medios y redes sociales han ocasionado una histeria colectiva entre la población antichavista, y aquellos que no tienen las herramientas culturales para discernir entre la realidad de su entorno inmediato y el mensaje distorsionado que recibe, entra en un proceso de disociación que la hace considerar como normal y hasta necesario la extinción de la "raza chavista".

En "El Origen de la Violencia", Mariló Hidalgo (2001) sostiene que "la violencia nace a partir de la separación del hombre de su entorno natural", y ese ha sido precisamente el objetivo de una oposición que hoy muestra su lado más oscuro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1624 veces.



Antonio García Danglades


Visite el perfil de Antonio García Danglades para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a245161.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO