La eterna lucha de nuestro pueblo. Resistir es existir

Después del 27 de Febrero de 1989, salieron a matar a todo un pueblo. Después del 27 de febrero de 2013, mataron a Sabino, que representa la lucha histórica de todo todo un pueblo también. Y cuidado de acusarnos de románticos indigenistas, cuidado con hacer burla o minimizar éste sentimiento de indignación, pues quienes lo hicieren, dejarían al descubierto su visión ante el conflicto, y como revolucionarios dejarían mucho que desear. Por tanto hoy más que nunca debemos impulsar un debate conceptual, relacionado con las formas de poder que aun siguen vivas, y la impostergable necesidad de construir cosas nuevas, las cuales, salvando algunos detalles, se encuentran en la filosofía ancestral. La crisis de la modernidad, se hace evidente una vez más, cuando observamos la ejecución de lo que ha venido siendo un actuar sistemático del poder, institucional, económico y aliado entre sí, para desmantelar las voces colectivas, quienes le disputan territorios o espacios vitales. En ese sentido, sabemos que el debate es espinoso, sin embargo, no por ello debemos huir por las Derechas, y hacernos los de oídos sordos.

Hay una cosa que muchos no entendemos. Por ejemplo, ¿Como afirmar que en una revolución “democrática” y supuestamente “pacífica” hayan más 300 dirigentes de base caídos por las balas de los intereses de la burguesía, algunas veces opositora de Derecha y otras más enquistada ( pero que no deja ser de Derecha, aunque se vista de rojo y diga lo contrario) dentro del proceso revolucionario. La cuestión es básica, aunque no simple, pues el momento que vive nuestro proceso, en medio de la recuperación del presidente Chávez, que ha sido lenta, por lo grave de su cuadro clínico, disparan a mansalva al cacique Yukpa Sabino Romero, asestando un golpe bajo al movimiento popular de resistencia indígena, dejando ene videncia de esta forma que la vida sigue siendo el coste de quienes luchan por intereses colectivos, los cuales por cierto no están reconocidos por la jurisprudencia burguesa, la cual sigue dando prioridad a la propiedad individual por sobre lo colectivo. Hay que rescatar, el llamado que vienen haciendo muchos militantes revolucionarios, a la unión, a la unidad revolucionaria, pues es la unidad lo único que salvará al proyecto revolucionario; una unidad que se refleje en la organización popular, que luche por la memoria histórica, que impulse un proceso de denuncia colectiva y popular para que haya justicia, y así poner en su sitio a los miles de verdugos de los cientos de Sabinos que han sido pisoteados por sus intereses mezquinos y sus balas asesinas.

La muerte del Cacique Sabino Romero es un golpe bajo, trapero, sin nombre, a la dignidad de todo un pueblo, que como es conocido ya, tiene más de 500 años combatiendo y resistiendo a los embates de cuanto imperio se le antoja hacer de las suyas en los territorios que coloniza. Pero el problema deja de ser claro oscuro y se torna variopinto, en el momento que el colonialismo se recubre de otras vestimentas, y comienza a adoptar formas domésticas. El “endoracismo”, por ejemplo, se convierte en uno de los reflejos con los que se expresa la maldición de Malinche, y terminamos adorando al opresor (externo o interno) y odiándonos a nuestros adentros. Por más que queramos esconder la realidad el caso Sabino Romero, destapa lo que filosóficamente somos cómo sociedad, una cantidad de gentes que miran a los pueblo indígenas como sus enemigos de clase, pues les disputan los territorios y sus medios de producción rentista, otra cantidad mucho mayor, indolente, que le dan la espalda al problema y que de paso no reconoce como su lucha, la batalla que desde hace mucho años vienen enfrentando los pueblos indígenas, y otro sector, bastante minoritario, por cierto, que se solidariza con la lucha histórica de los pueblos indígenas. Parece que el problema, tiene que ver con la ontología y el ser, del sujeto que vive en el socialismo del siglo XXI.

Preocupa, tremendamente, que en medio, de éste gran debate nacional, algunas voces de la oficialidad “revolucionaria”, salgan a recriminar los gritos valientes de quienes denuncian el asesinato del Yukpa Sabino, tildándolos de quinta columna o contra-revolucionarios, matando la posibilidad de agudizar las contradicciones necesarias que permitan impulsar avances cualitativos a lo interno de la revolución. Esconder la discusión no es de revolucionarios, todo lo contrario.

Hay mucho que decir, y lamentablemente mucho que callar. Esperemos que podamos decir lo que otros callen, para que la lucha de Sabino, como la de muchos otros no sea en vano, incluyendo la del presidente Chávez, pues éste pueblo, no sólo es Chávez! También es Sabino, también es Yukpa, también es rostro de los miles que han sido criminalizados y ajusticiados por los verdugos de la utopía. Movilización y organización, debería ser el lenguaje del movimiento popular, para no permitirla traición que bombardea la revolución socialista desde todos los flancos. Y para que no se nos acuse de románticos, nos despedimos con el Alí que gritaba a todas voces no basta rezar, hacen falta muchas cosas para conseguir la Paz. La justicia es una de ellas!!!

Organización popular para enfrentar lo que se venga, pues la historia puede tener regresiones, y en esos conflictos, los muertos siempre los pone el pueblo.


Hoy la patria grande está de luto,
La muerte de Sabino es la muerte de nuestras raíces,
La lucha de Sabino no era otra que por la tierra, por su territorio.
Yukpa que cantas a la lluvia, que adoras la tierra, que sueñas con los árboles.
Hoy tus voces de reclamo tienen que volverse en miles de rosas por la vida.
La lucha de los pueblos indígenas es la lucha por la vida, por el futuro, por lo nuevo.
No podemos permitir que lo viejo haga mella a los luchadores de base,
No podemos correr el riesgo de quedarnos callados, de esa forma también seremos cómplices.
Tenemos que meter las barbas en remojo, Sabino significaba la dignidad de muchos pueblos.
Desde el Colectivo de Acción Revolucionaria pedimos justicia, no a la impunidad.
CAR en Lucha...



Vocero del Colectivo de Acción Revolucionaria CAR-Mérida

carlos_rivas_45@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2024 veces.



Carlos Javier Rivas

Escuela Popular de Comunicación ?Eulogio Paredes?. Vocero de la Casa del Costurero.

 carlos_rivas_45@hotmail.com

Visite el perfil de Carlos Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a160440.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO