Cortoplacismo imperial

Solemos pensar que el Imperio es infalible y que tiene unos tanques de pensamiento bien nutridos y mejor entrenados en gimnasios biónicos.

Pues no. Recuerda sus numerosos desastres. Con excepciones, como el derrocamiento de Allende, impecable, porque todo hay que decirlo. O la Guerra del Golfo ejecutada y frenada por Bush Padre. O las confortables invasiones de países pequeños como Granada y Panamá.

Hay desatinos que pasman. La oposición venezolana, que no hace nada sin permiso de la Embajada, se lanza contra la banca. Algún burócrata en Washington dispuso que con eso Chávez cae. Y si no cae, se debilita. Pero lo que debilitan es a sus bancos, algunos de los cuales financian golpes, paros, guarimbas, peladeras de nalgas, ignominias mediáticas y otras esmeradas prácticas democráticas.

Ahora reinvaden a Afganistán. El escandaloso cenagal de mentiras que rodea esa y otras invasiones es ignorado minuciosamente por los think tanks: aumentó la producción de heroína; no han capturado a Ben Laden, pretexto de la invasión; el conflicto ya se está rebosando hacia Paquistán, donde hay bombas atómicas --ellos, que tanto se preocupan por las de Irán; no han logrado controlar el territorio; varios imperios se han estrellado en esas montañas; en fin. Nada de eso se menciona en las declaraciones de los irresponsables que justifican esto, empezando por el Premio Nobel 2009.

Propongo despejar el misterio pillando que el aparato industrial-militar presiona para ampliar allí uno de sus mercados-nichos en cuyo microclima se venden armas, que hay que reponer constantemente y para reemplazarlas con mayor eficiencia es necesaria una guerra. Y para prolongar el negocio es necesario crear el empantanamiento en que están Colombia, Palestina, Iraq, Afganistán, Paquistán. Es increíble: si la ganancia es abundante no les importa que mañana se hunda Manhattan por el recalentamiento de los polos. Lo que les vale es vender las armas ya, ya, ya, sin considerar consecuencias inminentes, como encharcar a un país con poder nuclear como Paquistán.

No debemos descuidarnos por esos disparates porque para perder son capaces de destruir países, incluyendo el tuyo, amigo opositor que andas de compras.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2955 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a91649.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO