Diferencias políticas entre Obama el el Gral. MacChrystal sobrepasan los intereses de la NATO y del Partido Republicano Norteamericano y su relación con Venezuela

El líder es líder porque, entre otras razones, ve más allá de las cotidianas realidades políticas que dirige, las analiza, las corrige, propone y convence a su entorno político para que se desarrollen y así, sucesivamente, se van imponiendo las perfectibilidades necesarias que la dialéctica de las decisiones y sus praxis imponen en el buscado desarrollo horizontal en la verticalidad social y política a pesar tanto de las oposiciones externas como las limitaciones a lo interno del aparato político. En última instancia, el líder además de ejercer como tal, gerencia sus propias realidades ejecutivas.

En recientes fechas, se han presentado varias realidades relacionadas, directamente, con Barack Obama; la primera es el tan mentado premio nobel de la paz ¿cuál paz? La segunda fue en enfrentamiento con el responsable militar tanto de las fuerzas armadas norteamericanas como de la NATO en Afganistán, general McChrystal. Al otorgarle la Academia sueca el mencionado “galardón” con reconocimiento a futuro como en la Bolsa de Nueva York, lo colocó, queriéndolo o inquiriéndolo, “contra la pared” sin preguntarle si Obama deseaba que le echaran tamaña “broma”. El análisis que nos presenta José Vicente Rangel en su columna ElEspejo, en Ultimas Noticias (26 de octubre, 2009, pág. 16), titulado: “Guerra o paz”, nos lleva al “castillo kafkiano”. Nadie podría predecir si aquella apuesta al futuro de la Academia sueca tendrá un final feliz jolibusense o acabará como aquel film de Akira Kurosawa: “Kagemusha”.

Ese escenario de reciente fecha, está íntimamente relacionado el uno con el otro; es decir, el significado explícito del premio sueco que, en última instancia, es una estrofa por la Paz, tendrá que tener expresiones concretas como bien las señala JVRangel. El Presidente Obama no podría escapar a ninguna de ellas si viviera en el “País de las Utopías” pero es evidente que ese apuntar a lo concreto de JVR cuando hace referencia a Tocqueville pareciera ir caminando hacia un “cul de sac”; para expresarlo con la cita referida en la columna en mención expresada por Winston Churchill: “…me siento muy solo sin una guerra…” Definitivamente, estamos en presencia de un “drama chesperiano”.

Mencionamos la relación entre ambas realidades que se podrían resumir en una sola frase: “guerra o paz” (JVR dixit) porque frente al evidente significado ideológico-práctico como es el Nobel de la Paz (si es que tiene, actualmente, alguna vigencia real) está la tangible propuesta del Departamento de Defensa y Pentágono norteamericanos a través de las palabras del general McChrystal: “más soldados, mas guerra, más muertes”. En última instancia, es el enfrentamiento entre la realidad real y la realidad utópica. Pero ¿cuál es la realidad real y cuál sería la realidad utópica? En ese escenario hay, fundamental y visualmente, varios actores importantes: el Poder (Müller Rojas dixit); los poderes del Estado norteamericano; la sociedad norteamericana. El Poder es el “órgano vivo y global” que tiene que sustentar, a su vez, dos realidades, a saber: el sistema capitalista y la relación “Imperio-imperialismo” norteamericano. Los “poderes del Estado” son los ejecutores de las políticas que se deciden en el seno del Poder aunque ello signifiquen las contradicciones que como las actuales se presentan entre el programa ejecutado desde Ronald Reagan hasta George W Bush y las aspiraciones de ciertos sectores políticos en el seno del partido demócrata norteamericano de promover “políticas sociales”; esas son las contradicciones mencionadas por JVR en su columna ElEspejo, las noticias “colgadas” en todas las páginas web de información y opinión de los EEUU de América y las opiniones, a favor, la minoría, y en contra, expresadas a través de Twitter. Frente a esas imposiciones reales en la alienación, se viene desarrollando en la sociedad norteamericana: la legal, la migrante y la perseguida y humillada, una matriz de opinión de impredecibles resultados. Los más optimistas se acercan a aquellas famosas manifestaciones contra la “Guerra de Vietnam”; pero ¿cuál son las variables que estarían afectando, actualmente, a la sociedad norteamericana como un todo? El “melting pot” social que se está cocinando a lo interno de los EEUU de América es, además de muy interesante, muy grave. La sociedad norteamericana está impactada por su propia “quiebra social financiera” que se está expresando en desempleo, pérdida de vivienda, humillación adosada con la pérdida de la dignidad nacional, es decir, del significado subliminal del “american way of life”, suicidios, “drop out” (deserción) estudiantil, sociedad cercana a la desesperanza y un sistema de seguridad social que está tocando techo, en el mejor de los casos, por no decir que está en franca bancarrota.

Pero ¿qué produjo esta crisis estructural del “ser norteamericano”? ¿Porqué el Poder (Müller Rojas dixit) colocó los intereses del sistema capitalista y del Imperio-imperialismo por encima de la sociedad norteamericana? ¿Cuál era el proyecto y en que realidades objetivas se sustentaba? ¿Cuál era el papel que jugaría Venezuela en ese escenario geopolítico? ¿Por qué era fundamental la “Caída del Muro” de Berlín? ¿Por qué era fundamental que Yeltsin y Gorbachov implementaran las políticas del glasnost y la perestroika? ¿Calculó correctamente el Poder la relación dialéctica entre la política de Deng Xiaoping y el impacto, a futuro, de las inversiones y transferencias de tecnologías norteamericanas a China?

En la conversación sostenida por JVRangel y el Presidente de la Comisión de Energía de la Asamblea Nacional, en el programa dominical: “José Vicente hoy” (domingo, 25 de octubre, 2009), se mencionaban los factores externos e internos que desarrollaban una política de “crítica malsana y mentiras” contra PDVSA, por ende, contra el Estado venezolano y, en última instancia, contra la Patria. Bajo un análisis puntual sobre la denuncia expuesta en el referido programa cabría la pregunta ¿Por qué esos factores opositores al Gobierno del Presidente Chávez están desarrollando acciones que podríamos calificarlas de “traición a la Patria”? ¿No sienten al País? ¿No son nacionalistas?

Al separar los objetivos que habían sido diseñados para PDVSA para el escenario que el Poder (Müller Rojas dixit) había diseñado para sus políticas globalizadas post-Berlín y los actuales comportamientos y actitudes antinacionalista de ex–ejecutivos de PDVSA denunciadas en el programa televisivo arriba referido, se podrían cometer algunos errores de diseño de políticas; es decir, las decisiones políticas que en geopolítica deberían ser asumidas por el equipo se podrían superponer “lo urgente sobre lo importante”; para evitar “caer en esa tentación” es importante y necesario asumir y aceptar que Venezuela está, conjuntamente con Irán, en el “centro de decisiones” geopolíticas del Poder referido en su necesidad de mantenerse no solo como Poder Imperial sino recuperar y consolidar al sistema capitalista en su actual etapa de profunda reingeniería.

En ese orden, lo primero que tenemos que “concientizar” es que el “crudo/petróleo” es el “commodity” fundamental para el funcionamiento lógico del sistema capitalista. Tenemos que aceptar dos variables fundamentales: somos el país con reservas “probadas y probables” de “crudo/petróleo/gas” que nos colocaría en el tope de la tabla de países con reservas petroleras a nivel planetario de reservas petroleras y uno de los países principales en reservas de gas; y, en segundo lugar, además de asumirlo, profundizar la actual política revolucionaria, bolivariana y socialista, de solidaridad con los pueblos, cercanos y allende, para, primeramente, llevar a la práctica nuestra ideología tanto a lo interno de Venezuela como internacionalmente, y, seguidamente, aceptar con conciencia revolucionaria y socialista la responsabilidad como “ser natural y social” del colectivo nacional de paz y progreso sico-social (antropología social) ante la Comunidad Internacional.

Frente a esas objetivas realidades y las continuas propuestas de “paz y colaboración” del Presidente Chávez Frías a la Comunidad Internacional y Nacional, las reacciones negativas son conocidas. Entonces ¿Por qué los factores revolucionarios estamos fallando en nuestras actitudes y percepciones? Nos decía un buen amigo y excelente revolucionario, el “Gordo Hugo”, que “…mientras haya un paquete de harina Pan y un kilo de arroz, nunca habría revolución en Venezuela…”; quizás lo que nos quería enseñar que con actitudes “pequeño-burguesas” nunca asumiríamos una conciencia revolucionaria y bolivariana, nacionalista y socialista (conciencia, sacrificio y trabajo). Chávez Frías, el Presidente del PSUV, acaba de repetirlo: “confrontación de ideas”. Pero ¿cuáles son las tesis ideológicas y cuáles son los textos que debemos estudiar, analizar, proponer para la discusión? Mientras que el referido Poder norteamericano busca consolidar, de nuevo, el sistema capitalista a cualesquiera sean los costos en vidas humanas, en impacto en el ecosistema mundial, en la “guerra sicológica” antimarxista y pro-ideología positivista, alienante y consumista, los revolucionarios no ejercemos con seriedad y sin piedad la “autocrítica”.

El Gobierno que preside Hugo Rafael Chávez Frías no es un gobierno gobernado por “mencheviques” sino bolivariano, revolucionario y socialista, le guste o le disguste a “tirios y troyanos”.

delpozo14@gmail.com 

  
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1733 veces.



Miguel Ángel del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a89042.htmlCd0NV CAC = Y co = US