Bolivia al acecho

Como era de esperarse se ha iniciado de modo rastrero y cruel el ataque y la persecución del pueblo hermano de Bolivia. El flanco quizás más sensible y vulnerable de todo el insurgente bastión nacionalista de países que armados de dignidad se han sublevado de los imperativos de sumisión y oscurantismo colonial que les ha impuesto el fascista y corrosivo gobierno de los Estados Unidos.

Desenterrando la putrefacción fratricida de la maldición de Malinche y el monstruoso y vergonzante legado del fascismo nazi, en pleno siglo XXI han comenzado sanguinariamente a enfrentar entre sí al pueblo boliviano. Parecen orientados a querer hacer de la hija predilecta de Bolívar (Bolivia) una nueva Yugoslavia en Latinoamérica.

Realmente indigna el modo como la Embajada de los Estados Unidos promueve, financia y esconde por medio de sus poderosas cadenas “informativas”, la realidad de lo que acontece en esas regiones “alzadas”. Al igual que en Irak y Afganistán mercenarios, sanguinarios paramilitares colombianos, adiestran y reclutan jóvenes bolivianos para que con bates y palos “aderezados” con clavos y alambres de púas, arremetan y siembren el terror en la mayoría de sus hermanos que, irónicamente, no hace sino escasos meses soberana y aplastantemente re-legitimaron la presencia y la política de Estado de Evo Morales en la presidencia.

Al igual como salvajemente se pretendía doblegar la voluntad indómita de nuestros antepasados originarios en la Conquista, y después la de nuestros ilustres precursores independentistas, creen poder detener el creciente despertar de nuestra-Latinoamérica majestuosa. Dignifica y conforta la valentía asumida por los presidentes de Argentina, Brasil, Venezuela, Ecuador y Honduras.

De manera esperanzadora reivindicamos las palabras de Martí, no hay pueblos indignos, en la posición valiente tomada por el presidente Celaya de Honduras. De manera franca y a pesar de las evidentes presiones ha resarcido históricamente y de manera desafiante la manera como los otrora gobiernos de su país habían venido tristemente siendo utilizados en los diferentes procesos emancipadores de nuestro continente.

El más franco y enfático de todos, con la característica de su explosivo temperamento, en la que algunas veces preso de la indignidad que produce la rastrera y cobarde forma como el gobierno de los Estados Unidos pretende imponer sus intereses en el mundo, permite que la “zorra” escurridizamente se le meta en los bolsillos en plena cacería, haciendo eso de la manera como diariamente se les conoce a estos “señores” en el mundo, ha expresado una gran realidad. No se debe continuar permitiendo, a costa de cualquier precio, que la soberanía y la autodeterminación de los pueblos del mundo siga siendo pisoteada y mancillada como en los años 70.



waldomunizaga@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1816 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor


Notas relacionadas