Sin Coba

¡La Tortuosa espera de Assange!

I    
Seguramente presto a escribir el artículo más determinante de su atrevida historia, Julián Assange sobre todo ahora trata de no sucumbir a la manera como lo han venido matando a cuenta gota durante todos estos años. Esperando una condena a 175 años en una prisión donde sus muy vengativos enemigos podrían disponer de su humanidad para toda clase de torturas. Su reloj no parece aún marcar las horas.
 
De qué podrían valer todas las garantías diplomáticas de trato humano que está brindando el gobierno de EEUU para que lo extraditen a una de sus mazmorras; cuando resultó el propio Assange el que denunció ante el mundo (publicando millares de páginas de documentos militares ultra secretos) como desde sus tantas cárceles ilegales alrededor del mundo se torturaba y se violaban sistemáticamente los DDHH.
 
Acaso en DAVOS no se le  sentenció por adelantado a Julián Assange cuando la muy envalentonada Úrsula Van der Leyen buscaba comprometer a los gobiernos del mundo para enfrentar y combatir (a juicio de los que se creen los amos del mundo) al peor de los principales peligros que hoy en día enfrenta la humanidad: nada menos que la desinformación. Aquella que denuncia las mentiras de su verdad única.
 
II
El mismo día que se transmitió la entrevista que le realizó Tucker Carlson a Putin (y que todavía hoy sigue siendo tan vista como estudiada) alertamos lo que le podría estar esperando a Carlson desde el supuesto reino de la libertad de expresión. La misma tortura como por bluetooth se le asesina desde Londres a Assange. Ya hace algunos días Putin alertó que en EEUU se le podría estar tramando algo por demás parecido.
 
Más grave e imperdonable aún les podría resultar aquellas futuras entrevistas que en el mismo tenor y ejemplo terminaran de demoler la hoy debilitada cortina de hierro con la cual EEUU mantiene secuestrado a su población de la verdad. Por lo que hoy les resulta obligado y urgente sentar un nuevo y más aleccionador precedente. Lo que hoy resulta un hecho es que los EEUU le han declarado la guerra a los Assange.
 
Y de por fin lograr su extradición lo más seguro fuera que Carlson no sería el último periodista preso. Realmente les hundió el dedo en la llaga mostrando un Moscú para nada en ruinas como las principales ciudades de EEUU. Cumbre resultaron las imágenes y comentarios que haría comparando el Metro de Moscú, toda una galería de arte, con el de New York, peor que la peor y maloliente calle del Bronx.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 665 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: