Oligarquía criolla esclava de Bush

“La revolución se lleva en el corazón, no en la boca para vivir de ella”

Ernesto Che Guevara.

En un clima de virtual desestabilización, son los medios privados los que insisten en el “vacío de poder” utilizando tanto a instituciones internacionales como a las familias “adoctrinadas” por la ultraderecha fascista usando a mujeres, niños y adolescentes como frente de batalla en las recientes manifestaciones. De manera violenta, con una falsa identidad nacional, faltando el respeto a los símbolos patrios, invierten los valores históricos, confunden a los más inocentes, y se apoyan de los medios masivos de difusión social para atacar al gobierno bolivariano. Trancas, desabastecimiento, especulación, acaparamiento, guarimba, desinformación, terrorismo mediático, y político son los esquemas del plan fascista y golpista con el dinero de Bush. Por su parte, el gobierno revolucionario ha dado muestras de una portentosa paciencia frente a los insultos, provocaciones, amenazas, ataques, manipulación, humillación y violencia descargada sobre ellos por parte de civiles y uniformados al servicio de algunos gobernadores y alcaldes que están identificados como contrarrevolucionarios.

El pueblo socialista de Bolívar sabe muy bien que estos funcionarios gubernamentales fascistas han perdido autoridad y legitimidad frente al proceso revolucionario; y los tiene bien precisados. En muchas ciudades, los dineros de estos terroristas políticos, mal llamados defensores de la democracia, se utilizan para fomentar el caos, la desestabilización, y el golpismo disfrazado de “protesta popular”; usan las fuerzas de seguridad del Estado para contener a las manifestaciones en contra de sus violaciones a los derechos humanos que quedan impunes por los lazos políticos que aún mantienen en el gobierno. Los bolivarianos revolucionarios están claros y no pierden la razón, y no tienen la desesperación que manifiestan estos funcionarios gubernamentales de derecha llamando al desorden social, junto a los empresarios golpistas, cuyas familias invierten con sus propios hijos para que salgan a la calle a expresar el odio, la agresión, la violencia y la falta de respeto a un país soberano cuya autoridad no será mancillada. Todo esto demuestra una sola cosa, la oligarquía esquizofrénica sale a la calle defendiendo un canal privado y quemando la bandera nacional.

Este sólo gesto manifiesta más que muchas marchas y pitos, cacerolas y griterío: la burguesía imperialista, trabaja para los gringos porque odia Venezuela, no tienen amor por la patria, porque su patria está en EEUU. Vestidos de negro, con el emblema de la televisión prostituta y pervertidora, dando vuelta la bandera nacional, trancando calles y autopistas, centros educativos y universidades, mintiendo y engañando porque están engañados ellos mismos, dan la muestra vergonzosa de una minoría subversiva, que al no tener eco en el pueblo, sólo tienen como apoyo al imperio norteamericano y a sus lacayos para protestar contra la revolución socialista bolivariana. Nuestra misión es dejar que se consuman en la furia que les invade por dentro, que se derritan en el calor de sus propias frustraciones, que se desgasten con sus disociadas mentes consumistas.

El país revolucionario tiene la sagrada misión de no caer en la trampa golpista dándole elementos a los contrarrevolucionarios. No olvidemos la estrategia fundamental, nuestra respuesta es el contraataque. ¡RCTV NUNCA MAS! Golpìstas: ¡No pasarán! ¡Viva Chávez! ¡Patria Socialismo o Muerte! ¡Venceremos!

Mforti9@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5467 veces.



Mario Forti

Astrólogo, filósofo, músico, tatankisi, escritor, poeta, critico, ddhh, tarotista, taoista, lector, meditación, yoga, sanación, terapias shamánicas integradoras

 mforti9@gmail.com      @mforti9

Visite el perfil de Mario Forti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Oposición



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a35692.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO