El Esequibo a la AN. No lo volvamos olvidar, ni tomarlo para distraer y demagogia. ¡Ya basta!

Este trabajo fue escrito hace meses y hace tres ó cuatro días, antes de la instalación de la AN, le recompuse para publicarlo ahora por razones que abajo se explican. Hoy, cuando ya había enviado el relativo a la guarimba de Trump en Washington, escuché a Jorge Rodríguez proponer la creación de una comisión permanente para ocuparse de lo relativo al Esequibo y esto me obligó a poner este ahora.

------------------------

Si, propongo, porque hay gente que suele decir que le gusta que uno proponga que ya, la AN, tome el asunto del Esequibo como clavo caliente.

He dicho antes que no hay un asunto más ajustado para aplicarle aquello de "la gente sólo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena", que el tema del Esequibo. De él nos acordamos por ráfagas y casi siempre cuando es la otra parte, Guyana, la que toma alguna iniciativa. De resto lo olvidamos por completo hasta que del otro lado hagan o digan algo.

Si alguna ventaja tiene quien escribe es que deja por allí regadas, aunque sea broza en prosa, para sino para la posteridad, si pruebas para poder respaldar que aquello dijo o sostuvo. No lo deja en manos de la gente, memoria individual o colectiva que suele olvidar y escudarse "en verdad no recuerdo", si no es que se niega contundentemente lo que en realidad se dijo o sucedió. Lo que no necesariamente mal habla de quienes esta actitud asumen, pues eso está asociado a la "fragilidad" de la memoria.

Digo lo anterior para repetir ahora que siempre estuve en oposición del gobierno dictatorial de Marcos Pérez Jiménez y lo que ahora pueda decir no significa un respaldo a ese "Mandatario", en este caso la palabra está como muy bien utilizada, sino un reconocimiento a lo verdadero. Aquel gobierno tuvo una mejor escuela, quizás muy buena, y justamente por eso, en buena medida le tumbaron los estudiantes.

He observado, y esto lo dice un docente de larga vida, que en los últimos cuarenta años, el Esequibo, cuando más, no ha sido sino una especie de "moco de pavo", algo mórbido, anexado a lo que bien se define como presunto y "verdadero territorio" nacional, pegado a nuestro mapa. Es decir, el mejor de los mapas, pone al Esequibo hasta como una entelequia o algo que fue y pudo haber sido, pero que no es; tan es la poca fuerza que el mapa transmite, esa forma de concebir el asunto. Parece ese pegamento difuso, como un "bacalao", sobre el hombro de un hombre cansado que se escora cual barco a la deriva. No hay en él, nada convincente ni que entusiasme al venezolano, sobre todo a los jóvenes.

Nombré a Pérez Jiménez, porque bajo su férrea dictadura, a nosotros, los jóvenes estudiantes de la época, nuestros maestros nos enseñaron los motivos del conflicto fronterizo en detalle, la falsificada línea "Schomburk" y el principio determinante que siendo nuestro territorio el mismo de la Capitanía General de Venezuela para 1810, el Esequibo era entonces de manera indiscutible Venezolano y que la apropiación indebida de ese territorio por Inglaterra, bajo ninguna circunstancia negaba nuestro derecho y soberanía sobre él. Contrario a la idea que pregona el gobierno de Guyana y solapadamente la Exxon-Mobil y sus servidores de todo pelo y rango, según la cual nuestro derecho aparece algo más difuso por el tiempo y la débil insistencia.

Periódicamente, en aquella extraña ciudad mansa en que se convirtió Cumaná, después de la guerra de independencia, quizás por tanto guerrear y sufrir los azotes de los enemigos de la independencia y el distanciamiento de los terremotos y antes persistentes temblores, hacíamos por nuestra cuenta y en veces guiados por docentes como Fermina Álvarez, jornadas de propaganda para dejar constancia que el Esequibo es nuestro. Todavía recuerdo aquel excelente ejercicio que consistía en comparar los límites según la línea trazada por el agente británico y los correspondientes a la Capitanía General de Venezuela, para dejar clara la idea acerca del territorio que se intentaba e intenta despojarnos.

Esa concepción bolivariana de la unidad latinoamericana que es ahora, La "Patria Grande", como debió serlo antes también, nuestra adorada y ansiada barrera contra el avance del capitalismo arrogante, arruinador de las economías pequeñas y lleno de racismo, fue manejada por nuestros gobiernos, los de antes, de todo el siglo 19, 20 y en también en el 21, de manera ingenua y en veces hasta oportunista, con fines electorales. Tanto que, gran parte del pasivo social de América Latina y sobre todo de los vecinos y más cercanos a nuestras fronteras, por años lo habíamos venido recogiendo nosotros solos.

Chávez, por adherir los principios bolivarianos, que se enlazaron con las luchas antimperialistas, pensó en darle un contenido más profundo, menos populista, sensiblero o ajeno "al papel de pendejos", que según muchos hemos jugado, a esa relación y tradicional conducta solidaria y de buena fe del venezolano que es, con orgullo, una herencia de los libertadores. ¡Y miren en qué terminó todo esto! El venezolano está siendo víctima de toda la xenofobia que cabe en los humanos.

No dejo de pensar, en el Mariscal Sucre, aquel carajito, muchachito, casi un infante, que deja la bucólica Cumaná de su tiempo, para irse a combatir allá lejos, donde se devuelve el viento y alto, tanto como para tocar el cielo. ¡Y miren qué le tocó! Aunque con los suyos, en los días de diciembre, no dejó de cantar:

"¡Ay Cumaná! ¡Quién te viera!"

No quiso la dichosa fortuna, para decirlo a lo clásico, que "Toñito" pudiese volver a su tierra a recorrer la vieja ciudad con sus amigos, como tanto ansió.

Eso, la unidad continental, soñó y adelantó Chávez, allí están el ALBA, CELAC, PETROCARIBE y tantas cosas en esa materia que conocemos, pese estas no tengan los resultados y correspondencia necesaria. Pero, aun así, por esa misma solidaridad, buena fe, cariño por los hombres de nuestro continente, el propio presidente Chávez, no puso sobre el Esequibo la atención a que nos obligaba la rapacidad capitalista. Claro, le veo, pienso, como Bolívar, intentando construir la Gran Colombia, la unidad latinoamericana de ahora para contener al imperialismo, sobre todo en la era Bush, nada distinto por supuesto a la Obama, tratando de encontrar puntos de unión y "archivando", "por ahora", aquello que podía engendrar divisionismo.

Pero hagámonos una pregunta. ¿La parte del pueblo venezolano que conforman los grupos etarios dentro de lo que podríamos llamar la juventud, está suficientemente informada, como lo estábamos los estudiantes del liceo Antonio José de Sucre de mi tiempo? ¿Han aprendido lo suficiente, cuanto de valor, aparte de lo económico, hay en ese territorio, ligado a la soberanía, sobre todo en lo relativo al intento de despojo del imperio británico? Creo que no. Si algo dejamos, para que ellos pudieran preguntarse el significado, fue apenas ese "moco de pavo" frío y como bamboleante, pegado a nuestro mapa.

Por años, hemos venido dándole largas al asunto, tanto que el presidente Caldera, en su momento, para quitarse aquel fastidio o incordio de encima, firmó un tratado que pospuso por largo tiempo la discusión de la materia y después de vencido éste, los gobiernos siguientes optaron por ver el "moco de pavo" como una reliquia o quizás pústula que era mejor no jorungar.

Pero resulta que, cuidando la tranquilidad para la obra grande, aquella que debía contener al enemigo gigantesco, este que no cesa, se nos "metió por los palos", como dicen los hípicos. El despojo británico, y no es cosa azarosa ni de pura coincidencia, sino muy natural, tiene ahora su intento de remate con la intromisión del capital gringo, como debieron prever nuestros gobernantes, a través de la Exxon-Mobil.

La posibilidad que el Esequibo tiene de energía, aparte de otras riquezas, era nada difícil preverlo o saberlo. He dicho muchas veces que los muchachos cumaneses de mi tiempo, desde hace algo más de cincuenta años, sabíamos que en las costas sucrenses había una enorme riqueza oculta; esa de la reserva de gas de las más grandes del mundo. En aquellos tiempos, llegaron a mi noble pueblo, unos cuantos jóvenes ingenieros, militares y pilotos gringos a estudiar el área. Cumaná era el centro del cual operaban. Nuestras muchachas que, hicieron amistad con los extraños, les sustrajeron el secreto. Entonces no sabíamos, exactamente si era petróleo o gas; aunque allí hay de las dos cosas.

La Exxon-Mobil, más pragmática, menos soñadora y a quien le importa un bledo la unidad nuestra o para mejor decirlo, la aborrece, se aprovechó del "descuido" venezolano, actitud de buena fe, de esa hermandad que tanto nos embarga por nuestros libertadores, para meterse en el Esequibo, sin duda con una muy buena oferta a quien hubiese que hacerla para que la República Corporativa de Guyana optase por violar no sólo el "Acuerdo de Ginebra", sino la amistad que le hemos brindado por años. No se trata pienso yo, de pedirle a ese vecino país y su gobierno, que acepte nuestro reclamo y reconozca la soberanía venezolana sobre todo ese territorio, sino que actuase conforme a la tradición, las buenas y generosas relaciones y hasta la hermandad, en lo cual, aun tratándose de los gobiernos anteriores, como hasta el de Pérez Jiménez, los venezolanos nos hemos desbordado; por supuesto, sin dejar a un lado los compromisos que se derivan de los acuerdos diplomáticos, en beneficio de la amistad que estamos obligados a profesarnos por razones políticas, geográficas, históricas y el beneficio común.

Es el momento, no habrá otro, de retomar ese reclamo con la fuerza debida sin obviar la necesidad de avanzar en la unidad latinoamericana y mantener la paz entre nosotros, pues al capital imperial le encanta, es obvio, miremos al medio oriente, "pescar en río revuelto". Esa fuerza siniestra revuelve las aguas, es su natural comportamiento.

Si algo debería llamar la atención de la AN que se instala mañana, es este asunto y hasta ponerlo en la agenda como tema de alta importancia para que, ya mañana, no pase a segundo plano y hasta el olvido.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1442 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema El Esequibo es nuestro

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre El Esequibo es nuestro