La Gebelión global de 2011: no es el momento de hacer la paz con el Sistema

En 2011 hemos experimentado levantamientos revolucionarios y levantamientos de masas que han profundizado aún más la crisis del capitalismo global. El impacto ha sido la profundización de la crisis política del sistema capitalista internacional y el debilitamiento de su influencia ideológica y su legitimidad. Las desigualdades del "Sueño Americano", por ejemplo, son ahora comúnmente conocidas: que el 1% obtiene más del 20% del ingreso nacional. Quizás el aspecto más revelador es que la décima parte de esa parte superior del 1% - alrededor de 400 familias - ganan tanto como 120 millones de personas.

Todo comenzó con Túnez, y luego a Egipto y la primavera árabe, luego se extendió a España y el movimiento de los Indignados, a Chile con la movilización estudiantil enorme para poner fin a una educación con fines de lucro, a Inglaterra con las manifestaciones estudiantiles seguidos por los disturbios de jóvenes urbanos, a Atenas con la ola de huelgas generales y movilizaciones masivas en contra de la imposición de soluciones capitalistas a la crisis económica, o el neoliberalismo "sobre zancos": desde la plaza Tahrir de Zuccotti Park, y más allá.

Las revoluciones árabes, impulsadas ​​por las demandas de mayor democracia en un contexto de desempleo juvenil masivo y aumento de la pobreza, han derrocado dictaduras apoyadas desde hace décadas por el imperialismo, especialmente en el caso de Egipto y Túnez, creando así una crisis política en una región de gran importancia estratégica para la supervivencia del sistema capitalista internacional. La dictadura de Arabia Saudí, un baluarte de la intervención imperialista en la región, tiene ya además un tajo en la cabeza con la especulación abierta entre los círculos imperialistas de su caída inevitable e inminente, y la búsqueda de una aceptable alternativa pro-imperialista. Una lección clave de las revoluciones árabes es que no puede haber verdadera democracia sin revoluciones: sin levantamientos revolucionarios que derrocar viejos regímenes políticos y sistemas de gobierno de la elite.

En este sentido, estas revoluciones han sido comparados con las grandes revoluciones democráticas de la época anterior: por la libertad y la igualdad de la Revolución Francesa de 1789, las revoluciones de 1848 en Europa, que intentaron derrocar a los monarcas y autócratas y durante las cuales Marx y Engels escribieron el Manifiesto del Partido Comunista, a la Revolución Rusa de 1917, contra la autocracia zarista feudal combinadas con las exigencias de paz, pan y tierra, y la rebelión juvenil de la década de 1960, el pináculo de la cual fue la rebelión de mayo-junio de 1968 en Francia. Incluso en los casos que no tomaron el poder, cambiaron la sociedad de manera profunda. Las revoluciones árabes demuestran que la lucha por la verdadera democracia, incluso en nuestros tiempos, tiene que ser una lucha revolucionaria. Las luchas de las masas árabes aguanta y sigue profundizándose a medida que vuelven a las calles una y otra vez. La movilización de las masas egipcias en noviembre pasado nos enseña una lección importante, cuando muestra que la revolución de noviembre es una continuación de la primera revolución en enero, es decir, que la revolución es un proceso.

En Europa, las luchas masivas han sido provocadas por la crisis económica capitalista y la imposición de medidas de austeridad salvaje capitalista - neoliberal - atacando las condiciones de vida de la clase obrera. Éstas comenzaron en 2008 y 2009 - Islandia, Irlanda, Grecia, Francia, España, Portugal, Italia - y no han disminuido, llegando cada vez a secciones más grandes de la población: hay nuevas fuerzas y nuevas formas de lucha, como los Indignados en España. Estos son más que movimientos de masas - tienen el carácter de auge de masas y rebeliones populares - en combinación con formas tradicionales de lucha de la clase obrera, como la huelga general. La huelga general de dos días en Grecia en octubre pasado movilizó a más de 90% de la población activa, como la lucha que derrocó la dictadura de los generales en 1974. La situación en Grecia ha sido descrita como pre-revolucionaria, por parte de la izquierda.

El Movimiento Occupy en los EE.UU. es muy importante ya que es la primera rebelión popular contra el sistema en las últimas décadas dentro del "vientre de la bestia '. Se ha descrito como "más que un movimiento, pero menos que una revolución". Sus eslóganes anti-capitalistas - el 99% de las personas que trabajan contra el 1% que es la clase de los capitalistas - es un reto ideológico al sistema capitalista. Su impacto es exponer el sistema y debilitar su influencia ideológica, no sólo en los EE.UU., sino a escala global. Este movimiento fue adoptado en todo el mundo con tanta solidaridad porque estaba en el vientre de la bestia. Y aunque los campamentos se han terminado en la mayoría de ciudades de los EE.UU., ahora hay una gran discusión que está teniendo lugar sobre cómo mantener las movilizaciones y qué pasos seguir. Se han hecho llamamientos para construir un amplio partido radical,. Las asambleas electorales de partido que actualmente hay en el período previo a las elecciones presidenciales de EE.UU. se han convertido en objetivos para una nueva ola de protestas, con activistas argumentando que "No importa si son republicanos o demócratas: representan a las corporaciones ” . El genio ha salido de la botella y no se puede volver a poner dentro. Como los propios ocupantes explicar, "No se puede desalojar a una idea cuyo tiempo ha llegado".

El pasado año también marcó el estallido de una rebelión juvenil global. En Egipto la mayoría de la población es menor de 25 años de edad. En España, el Indignados eran principalmente jóvenes, desempleados entre 20 y 30 años: una nueva generación de jóvenes están liderando la lucha. Un factor de radicalización importante es el desempleo mundial juvenil de masas: el desempleo de los jóvenes en Oriente Medio es de alrededor de 50%; España y Grecia, alrededor del 45%. Son jóvenes desempleados que han sido completamente marginados de los procesos políticos de la democracia burguesa liberal, incluso de los sindicatos, cuyo papel ha sido por lo general actúar como mediadores de las luchas obreras bajo el capitalismo. Los jóvenes desempleados o con empleos precarios, que incluso han sido clasificados como el 'precariado' por sociólogos y que han sido descritos por algunos como la "nueva clase peligrosa ', están completamente alejados de los movimientos sindicales cuyos dirigentes no tienen control o influencia sobre ellos. Los Indignados en España surgieron fuera de la órbita del movimiento sindical. En los EE.UU., donde el desempleo oficial de los jóvenes es de alrededor de 18%, los estudiantes de universidades de primer nivel, muy endeudados debido a las tasas de matrícula y con sólo la perspectiva futura del empleo precario, están en el liderazgo informal del Movimiento Ocuppy, junto con los que se han caído entre las grietas en el sistema, o los que Karl Marx describió una vez como el "lumpen-proletariado".

La respuesta imperialista ha oscilado entre los ataques frontales, es decir, la intervención militar en Libia, con Siria e Irán también en su radar, y la dispersión violenta, a las tácticas de cooptación para que los movimientos caigan bajo el control de los partidos capitalistas tradicionales. Aunque el proceso de cooptación no es tan fácil, porque los partidos tradicionales están muy expuestos: los "socialistas" del partido PASOK en Grecia ha sido el principal ejecutor del FMI, las medidas de austeridad de la UE; o a pesar de la retórica populista de Obama, el Partido Demócrata ha comenzado a oler mal por la decadencia de la vieja política. La mayoría de los alcaldes que dispersaron violentamente a los ocupaciones fueron alcaldes del Partido Demócrata. En Egipto y Túnez, los resultados electorales han favorecido a los partidos establecidos, por la sencilla razón de que el movimiento revolucionario de masas tuvo muy poco tiempo para organizar e intervenir en las elecciones para intentar una apuesta seria para tomar el poder gubernamental y político. En Egipto han sido los Hermanos Musulmanes y el Partido de la Justicia, tolerado por la dictadura de Mubarak, que a pesar de que se negó a apoyar el movimiento de noviembre aumentó su popularidad durante su campaña electoral. Los Hermanos Musulmanes podrían ser el puntal utilizado por los militares para mantener su dominio. El poder de la calle, no las elecciones, sigue siendo el principal contrapoder al gobierno militar en Egipto.

Lo más importante es esta revuelta mundial está teniendo lugar en el contexto de la profundización de las luchas en América Latina, donde se está realizando una sociedad alternativa al capitalismo y estableciendo las bases del "socialismo para el siglo 21" están siendo construidas por gobiernos revolucionarios, como como los de Venezuela y Bolivia. La reciente creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) con 33 países miembros excepto en los EE.UU., en una reunión en Caracas en diciembre de 2011, es un importante contrapeso a la Organización de Estados Americanos (que incluye los EE.UU.), y es un paso más en el fortalecimiento del movimiento revolucionario y el proyecto socialista en esa región.

La revuelta mundial de 2011 tiene consecuencias potencialmente enormes para las luchas aquí en las Filipinas, en especial su impacto ideológico y político, por no hablar de los impactos en la economía de Filipinas. El impacto ideológico potencial es indicado por el periódico Inquirer con titulares de primera página sobre la avaricia corporativa y la ampliación de la "brecha entre ricos y pobres". El lema de la 99% en comparación con el 1% hace que sea más fácil y popular, incluso para la izquierda aquí para discutir el sistema de gobierno de la elite en las Filipinas.

Esto es especialmente así como la clase capitalista de Filipinas, en general, actúa como una extensión del sistema de los EE.UU. (aunque algunas secciones de la misma están, posiblemente, mirando a China). Se perdió el barco de los NIC (nuevos países en desarrollo), derrotados por Corea del Sur, Singapur, Hong Kong, Malasia, Taiwán y ahora hasta Tailandia y, posiblemente, Vietnam. Y mientras que la élite de países como China e India todavía esperan arañar y conseguir su camino hasta el status de “súper poderosos países industrializados ", a expensas de su propio pueblo, la burguesía filipina no tiene ninguno de estos proyectos en perspectiva. Su única esperanza es que seguir aferrándose a la cola de un poder más grande y vivir de su benevolencia y bajo su sombra. Para la mayoría de ella este poder sigue siendo los EE.UU..

La disputa sobre Spratleys con China ilustra esto, cuando el gobierno Noynoy quería a los EE.UU. que participara en su defensa. En cualquier caso, se trata de cómo la relación colonial ha funcionado y es probable que esto se reafirme, con toda su fuerza. La otra cara de esto es que, con el debilitamiento del capitalismo de EE.UU. y de la dominación capitalista, invariablemente, se debilitará el sistema de elite en las Filipinas, sin duda ideológica y políticamente también. Así que para la izquierda aquí, la solidaridad activa con estas revueltas mundiales anti-capitalistas debe ser una prioridad.

La revuelta global de 2011 es un punto de inflexión histórico. Tenemos que ser guiados por estos desarrollos internacionales en el trazado de nuestro curso nacional. Este no es el momento de hacer la paz con el sistema. Es el momento de desafío.

Reihana Mohideen
PLM-Asuntos Internacionales



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2816 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Indignados, protestas contra el capitalismo mundial

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Indignados, protestas contra el capitalismo mundial


Otros artículos sobre el tema Crisis Económica Internacional

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Crisis Económica Internacional



Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a136423.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO