Es culpechávez lo de la Corina

Sentimos una pequeña esperanza para Anzoátegui y por favor no le echen la culpa a los Patrulleros

¡Qué tal, camarada! Orgulloso de ser un venezolano de los que pudimos (o podemos) vivir los cambios estructurales que se están produciendo en la Venezuela de hoy.

Cambios progresivos y tal vez lentos porque no podremos olvidar que los estamos haciendo (por eso la llamamos revolución) no sangrientamente en su aplicación pero con la voracidad latente del capitalismo en su máxima agresión nacional e internacional.

Nuestro orgullo, por fin,  se complementa y crece cuando, sin llamarnos a engaños, apreciamos en Chávez no un presidente como los de la democracia representativa, sino a un líder de gran magnitud continental.

Sin embargo, con tristeza vemos cómo unos imberbes de la política sana, visionaria, se suponen iguales a él. Y una damisela, recién incorporada al contacto con la gente del pueblo, sin piel ni sudor, se atreve a tratar de desacreditar a Chávez.

Por cierto, esa torpe situación con maría flacabush no se explica sino como parte de su actuación en el juego medio macabro de seguir buscando cómo ascender sólo apoyándose en los asesoramientos estadounidenses, como los otros pitiyanquis mudistas.

Los dirigentes de la oposición, marcados de la escualidez desesperada, por supina ignorancia o por principios de la negación rechazan el hermoso panorama que por vez primera se vislumbra en Venezuela como nación soberana. ¡Ni entienden qué es eso!

Esperemos que nuestro presidente, que parece aprenda a los trancazos, no les dé más oportunidad a estos fenómenos para que participen en una tribuna que los proyecte a sus expensas. La situación de la Asamblea bastaba con tumbarle a mariquina el letrerito.

Bien. Cuando estuvo el presidente Chávez en la Faja Petrolífera del Orinoco, aun cuando la temática era el desarrollo de esa zona, nos mantuvo en vilo cuando tenía sentado al frente a dos de los gobernadores orientales rojitos (el otro es el de Sucre) cuestionados por muchos chavistas ya que nos asustaba escuchar que los respaldaría para sus reelecciones.

Basta leer lo que le advierten a Chávez por este medio con relación a la situación en Bolívar como para decirle que ya estuvo bien. Del de Anzoátegui o al de Sucre se requiere que las constate personalmente, porque en estas regiones consideramos que son deficientes, aunque mencionen que han hecho obras, porque son nada revolucionarias ni socialistas y sólo lo digan en los medios que manejan con propiedad.

Sin embargo, cuando renombró a nuestros (sus) tremendos candidatos para Táchira, para Carabobo, para Miranda, dijo hizo algunas loas para su compañero de armas y nos sacudió por la solidaridad que hemos tenido con los que exponen sus angustias en estas páginas.

Pero no dijo nada del de Anzoátegui ni cantó la “pegajosa cancioncita” mediátiquera. Que suena buena cuando es efectiva para mostrar la acción y tonta cuando es tapativa de la ineficiencia.

No se puede dejar la preselección de los candidatos, empezar a escuchar nombres buenos, para más adelante ya que en esta perversión para la escogencia de los premajunches mayores se colearon todos los menores y están en campaña desde hace meses. ¡Nos han cogido… ventaja!

La presencia de la nueva vicepresidente del PSUV para oriente, la camarada Yelitza Santaella, en esta recta de fuego presidencial, tal vez no le permitirá observar fallas, que son estructurales, ya que tiene que apoyarse en esa anquilosada figura de dirección partidista y en sus patrulleros para asegurar los resultados presidenciales.

Fíjense, camaradas, las presidenciales las gana Chávez, y más nadie. Será visto como un triunfo del partido y sus dirigentes, así como nuestros patrulleros que dan la cara, aunque no los tomen en cuenta empoderándolos pa´un coño.

Pero cuando se pierdan las de gobernaciones y de alcaldías, como perdimos a los asambleístas, menos uno de vaina, Earle, ya se buscarán los chivos expiatorios y que los patrulleros no le pusieron: no buscaron el 1 por 10, etc.
La verdadera campaña, a  mi juicio, se hace y se demuestra con la eficiencia gubernamental supervisada y controlada por vergatarios del partido, y del Polo Patriótico, de los programas y acciones efectivas y efectistas -aunque nos critiquen por ello-, de los malos gobiernos locales y estadales.    
 
  edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2169 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad