"Chavistas de Alcurnia o Burgueses Disfrazados"

Aunque usted no lo crea, en el campo de la revolución coexisten cosas y personajes increíbles, uno de los mayores males infringidos a la población mundial por el capitalismo depredador, es haber influido de manera determinante en el estilo de vida aunque de pobres se trate, la ideología disfrazada en una hamburguesa, en una gaseosa Light, en unos zapatos de marca, en un vehículo último modelo, en un móvil celular de última generación, en estudiar en una universidad privada, en alcanzar el tan cacareado éxito económico, en vivir en una urbanización que de caché, entre muchas otras cosas, ha sido influenciado por miles de horas en los medios de comunicación, campañas dirigidas a desestimar al país de origen en nombre de un sueño americano fuera de su tierra, amistades que permitan insertarse en la sociedad de consumo con cierta posición y pedigree, en fin la transformación vivencial hacia un lugar donde resolverse y encontrar la felicidad para los hijos y familiares más cercanos, buenos estudios, estudios en el exterior, EEUU o Europa.

Lo observamos en Europa, donde sociedades congeladas en el tiempo ofrecen poca alternabilidad para los jóvenes en general, la tendencia a posiciones fascistas engendradas luego de la segunda guerra mundial por el horror al “comunismo soviético”, han minado el noble patriotismo del pueblo europeo, desde Suecia donde repetidamente se suicidan jóvenes que no alcanzan a comprender a esa sociedad que se denomina socialista pero practica el más claro capitalismo salvaje, hasta España donde en ciertas zonas turísticas el dominio lo ejercen fundamentalmente alemanes como el caso de Palma de Mallorca, que casi falta poco para hacer oficial dicho idioma,. Sin dejar de mencionar las conocidas mafias rumanas y rusas que dominan buena parte del mercado turístico, de drogas y traficantes de ilegales, el mundo está al revés como diría algún sensato de este siglo XXI, en otros países de la vieja Europa ocurren cosas parecidas o más graves como la división entre nacionales por regionalismo a veces absurdos aupados por los sectores interesados en expandirse económicamente. Efectivamente el regreso al mal llamado canibalismo cavernícola, como si este mundo de esta forma no lo fuera y practicara.

En América y particularmente en nuestro país, no escapamos para nada de la vorágine idiotizadora, alienante y contumaz, a partir de la propaganda que desde siempre sembró en nuestra población costumbres y expectativas de vida distintas a las originarias de nuestros pueblos, construyendo una ideología burguesa de aspecto multiétnico pero de carácter individualista y egoísta que lamentablemente llevamos internalizada a veces hasta los tuétanos y demostrada en algún acto de nuestras vidas a veces imperceptible y de difícil detectación.

Lo anterior lo vemos a diario en las pantallas de televisión, en cualquier conversación, en la adopción de posturas críticas de lo que está pasando hoy en la defensa de cosas increíbles como un canal de televisión, o el no te metas con mi patrono, en ir al centro de la ciudad y caminar por sus calles…ayyy.. no, eso raya a cualquiera, ni imaginarse adentrarse en un barrio, inclusive pasar por ejemplo por la intercomunal del Valle o por el 23 de Enero. Cuando escribimos esto, son innumerables las vicisitudes que suceden a la sazón de estas complejidades humanas de origen cartesiano y que está directamente relacionadas con la forma de concebir y aceptar a la sociedad que tenemos.

Hasta cierto punto es aceptable este tipo de conducta en la gente que está contaminada con la comodidad burguesa que no tiene nada que ver con que se viva en el este de Caracas, o se estudie en el exterior o en la Universidad Metropolitana, lo que si debe llamar poderosamente la atención, que quien se dice chavista y defensor de este proceso en su interior corra sangre con estos gérmenes inducidos por lo que sabemos se ha constituido en una forma de vida, en lo particular puedo ser amigo del alma de un escuálido de confesión vertical, honesto y trabajador, que de alguien que se hace llamar socialista pero por dentro piensa en los atributos que para el capitalismo debe reunir un ser humano de carne y hueso.

Un chavista a esta hora del juego, no puede denigrar de la condición socialista y mucho menos oponerse a la revolución cubana, con aquello de que soy socialista pero jamás comunista, nadie y mucho menos el presidente ha dicho en escenario alguno que abraza el comunismo, o que quiera hacer un socialismo como el cubano, no obstante, merece respeto la revolución cubana y en lo particular su comandante en jefe, porque gracias a ello, se han logrado los avances que hoy muestra la revolución bolivariana en campos diversos y concretos.

Sí es cierto, existe una especie de chavistas de alcurnia que si obedecen al lugar donde viven, aunque en su seno hay muchos que reúnen estas características y actúan de manera solapada sobremanera en la administración pública y en los ofertantes de servicios al Estado. Generalmente están conectados a factores de poder y por su habilidad se insertan en el seno de la estructura del gobierno por sus condiciones de “conocimiento técnico”, son designados para cubrir cargos de importancia. El espíritu burgués no se aprende en texto alguno, es la influencia de la sociedad generalmente a través del núcleo familiar y se repite de generación en generación, de allí deriva en buena parte la conducta opositora de la llamada clase media.

rafaelfebles@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2363 veces.



Rafael Febles Fajardo

Economista. Msc. Seguridad Social. U.C.V.. Militante revolucionario. Locutor. Articulista Correo del Orinoco. Poeta y escritor de la revolución bolivariana

 rafaelfebles@yahoo.com      @rafael_febles

Visite el perfil de Rafael Febles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Febles

Rafael Febles

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /oposicion/a37972.htmlCd0NV CAC = Y co = US